Eres el Peregrino Número

lunes, 8 de julio de 2013

A COVA DE XAN RATA. ALLANDE (ASTURIAS)


   Dice una tradición legendaria que Xan Rata fue vecino de Montefurao (Allande bajando del Altu'l Palu), quien mató al cuélebre o gran serpiente alada mitológica, que aquí habitaba, comiéndose el ganado de la gente y deshaciendo las huertas. Xan Rata le arrojó una gran piedra caliente que el cuélebre tomó por una enorme hogaza de pan, tragándola y aullando de dolor, corriendo a las profundidades de esta cueva, no volviéndosele a ver más. Hasta aquí la leyenda. La realidad es que se trata de una galería de la minería del oro en tiempos del dominio de Roma: se practicaban profundas perforaciones en la montaña, se encendían grandes hogueras en su interior, alcanzando altísimas temperaturas. Es entonces cuando, por medio de un sistema de canales hechos en la ladera del monte, algunos de gran longitud (varios kilómetros), se arrojaban al interior de estas galerías incendiadas cientos de hectólitros de agua procedentes de las fuentes de la cima, embalsada previamente en piscinas artificiales. La reacción que se provocaba era similar a un terremoto, desprendiéndose con el tiempo cordilleras enteras, extrayéndose luego de la roca madre el preciado mineral del metal aurífero.

A Cova de Xan Rata puede visitarse (con cuidado, pues el firme es resbaloso y hay un socavón a la entrada) si hacemos la Variante o Ruta de los Hospitales (Sierra de Fonfaraón) por tierras allandesas: llegados al Altu La Marta las flechas del recorrido oficial nos hacen subir a La Freita (gran tajada del monte también ocasionada por estas minas) y al Altu'l Palu. Pero si nos fijamos, al cruzar la carretera que llega a La Marta, unas flechas más pequeñas indican bajar por la ladera de la derecha, llegando a una laguna que es una de las mencionadas piscinas. Luego, aunque se pierden las flechas, se baja sin dificultad hacia una pista de tierra donde hallamos flechas y mojones jacobeos, así como un cartel explicativo. Seguimos hacia Montefurao, bien visible al fondo de frente y tras pasar sobre la braña de Vallinadosa, abajo a la derecha de nuestra pista entre los árboles, en un tramo de cuesta encontramos un cartel indicador a la izquierda señalizando la entrada de esta cueva