Eres el Peregrino Número

jueves, 31 de julio de 2014

EL PALACIO DE LA CONDESA DE CASARES, LA CASA DE XANZO Y LA CAPILLA DE SAN ROQUE (SALAS, ASTURIAS)

Capilla de San Roque, que fue del hospital de peregrinos y Casa de Xanzo, antigua parada de las diligencias.
Entrando en Salas
Llegando desde Mallecín por el Camino Primitivo de Santiago en sus primeras etapas asturianas, estamos entrando en el centro histórico de la villa de Salas, capital del concejo asturiano del mismo nombre y, antes de su famosa Colegiata y Torre-Castillo, tenemos otros monumentos de interés que no queremos pasen desapercibidos.


Uno de ellos, siempre en el mismo Camino, es el Palacio de los Condes de Casares, soberbia mansión del siglo XVII con capilla propia y llagar de sidra. Al otro lado del palacio, la fachada que mira para el Parque de Carmen Zulueta, en la Avenida Chamberí, presenta más detalles arquitectónicos.


Seguidamente al palacio llegamos a la Casa de Xanzo o de Malleza, notable edificio del siglo XVII, sito en la Plaza de San Roque, caserón de mucha antiguedad con grandioso escudo de armas. Al estar situado al lado del Camín Real, primitiva entrada en Salas por esta senda milenaria, fue parada de caballerías, diligencias y fonda de viajeros. Esta en la misma Plaza de San Roque, cuya capilla, que fue del histórico hospital de peregrinos allí existente antaño, aún perdura


En su fachada principal presenta un blasoón que mira al Camino



Seguimos ruta por la Plaza de San Roque



La Plaza de San Roque debe su nombre a la capilla allí existente, dedicada a este santo tan relacionado con los romeros, pues no en vano es lo que queda del antiguo Hospital de Peregrinos de San Roque de Salas, cuyas primeras noticias son del año 1405 pero sin duda existía desde bastante tiempo atrás. Esta capilla tal y como la vemos es obra también del siglo XVII. A su lado existe una línea de casas populares bien restauradas, de hermosa arquitectura tradicional, con sus corredores, balcones y galerías.


A su izquierda sigue el Camino.


Unos metros más allá, de la calle de San Roque salimos a la Plaza de la Iglesia. Aquí tenemos dos monumentos excepcionales: la Colegiata de Salas y El Castillo.