Eres el Peregrino Número

domingo, 6 de julio de 2014

LA PONTE; EL VIEJO PUENTE DEL NARCEA: DONDE SE DECIDIÓ EL DESTINO DE UN REINO (CAMINO DE CORNELLANA, SALAS, ASTURIAS)

La Ponte, camino de La Rodriga y Cornellana, en el valle del Narcea
En nuestro periplo por tierras del concejo de Salas, nos dirigimos desde El Freisnu a Cornellana, por tierras de Doriga. Es entonces cuando, luego de bajar por las boscosas laderas de Doriga desde la iglesia y Cá Pacita a las vegas del río Narcea, salimos a la carretera en La Ponte, (Las Casas del Puente), viviendas de diversos tipos que ocupan el no muy ancho espacio entre las laderas del monte y el asfalto.


Llegamos así a La Ponte, o Las Casas del Puente... pero no hay puente ahora, lo hubo en la antigüedad, pues fue este antaño el paso pontonero hacia Cornellana.

La Ponte y "El Corredor del Narcea"
La Ponte es literalmente una aldea extendida linealmente ante la carretera (AS-15), conocida más como "El Corredor del Narcea". También hay una buena panerona. Y es que parte son explotaciones agropecuarias, otras son casas y quintas de estilo más residencial, como La Casona de Escandina, dedicada al turismo rural.


Hay una buena panera de ocho pilares o pegollos. Aquí será donde crucemos el Corredor del Narcea con precaución, por dos razones:


Una práctica, pues por aquella parte se ha habilitado un paso para los peregrinos, en paralelo a la calzada.

Un montón de piedras entre tierra es lo que queda del antiguo puente sobre el Narcea
 Y otro porque debajo vamos a poder ver lo que queda del viejo puente de piedra sobre el río Narcea, el cual desapareció hace muchísimo pero dió nombre a este enclave, La Ponte, donde se libró en el año 840 la batalla por la que Ramiro, con un ejército apoyado por los nobles gallegos, armado en Lugo y que vino por este mismo Camino Primitivo, derrotó a las fuerzas de Nepociano, quien ocupó el trono del Reino de Asturias unos tres meses, en los dramáticos momentos que siguieron al fallecimiento de Alfonso II El Casto. En líneas generales, la versión que nos han transmitido las crónicas es que Alfonso, al ser casto y sin descendencia, escogió a Ramiro, hijo de su antecesor Bermudo I El Diácono, como sucesor en el trono. Esto no pareció bien a parte de la nobleza palatina, pues según costumbre eran ellos en último término quienes escogían al rey.


Por ello, eligieron como monarca a un cognatus de Alfonso (cosanguíneo, no necesariamente cuñado), Nepociano, aprovechando además que Ramiro estaba en La Vardulia (Castilla), para contraer matrimonio con una dama llamada Paterna.


Ramiro, quien había sido gobernador en Galicia, evitó entrar directamente en Asturias y se desplazó hacia tierras gallegas buscando ayuda entre leales conocidos, cosa que logró. En este paraje le esperaba Nepociano, pero la batalla se resolvió cuando parte de su ejército se pasó a las filas de Ramiro. Nepociano huyó pero fue atrapado y como castigo le sacaron los ojos, siendo recluido en un monasterio.


La Ponte del Narcea o La Ponte Vieya, para algunos de posible origen romano, y que cruzaba el ancho cauce para salir luego directamente el Camino hacia el monasterio de San Salvador, fue tirada por una gran riada en el siglo XVI, siendo sustituida por La Barquería de Santiago a partir del año 1580, evitando que el tráfico de gentes y peregrinos se desplazase más al sur, hacia Soutu los infantes y Soutu la Barca, en lo que se llamó la "senda ribereña del Narcea".


Más tarde se hizo el actual puente, un poco más alejado de aquí, unos cientos de metros al norte, hacia donde nos dirigimos por la sena peatonal que, junto a la carretera pero separada de ella, nos evita tener que ir andando por el arcén y expuestos al tráfico, un notable acierto y un hermoso paseo, llano, por las extensas vegas, de buenos pastos, hierba, huertas y plantaciones de kiwis, fruta que con tanto éxito se ha introducido en estas riberas.


Kiwis en el Camino, fruta con nombre de pájaro de Nueva Zelanda.


El sol de la mañana empieza a iluminar el valle.


Antes del puente y de llegar a Cornellana aún pasaremos al lado de las casas de La Rodriga, importante nuo de comunicaciones viarias en el paso del Narcea, zona de pesca en el Narcea y enclave legendario con historias de xanas o hadas astures.