Eres el Peregrino Número

sábado, 28 de marzo de 2015

AS CASAS REAIS Y A CAPELA DAS ÁNIMAS: HOSPITAL PARA LOS POBRES, VIRGEN CAMINERA Y SANTUARIO PARA LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Rúa das Casas Reais
Peregrinos en la Porta do Camiño y rúa das Casas Reais
En el mismo corazón de Santiago de Compostela y una vez dejado atrás el tan significativo Bonaval, así como la Porta do Camiño, donde estuvo la puerta que daba entrada a los peregrinos que accedían al interior de la ciudad amurallada, pasamos a la rúa das Casas Reais, en la que se fundó en el año 1400 un hospital dedicado a atender a los pobres, bajo la advocación de San Miguel.


Si coincidimos con más peregrinos en estos escasísimos metros que nos quedan hasta la catedral, el sonido de decenas de palos, bastones y cayados, junto con las pisadas resonando en el asfalto, eco ampliado por los muros de piedra de los nobles edificios de cantería, la carga de emotividad es absolutamente impresionante, no pudiendo explicarse solo con palabras, hay que vivirlo y sentirlo.


Viniendo de A Porta do Camiño


Pasaremos entonces a la altura de Santa María do Camiño, donde se unen las rúas Travesera y Oliveira, templo barroco rematado en 1770 en el solar de una obra románica.

El Gran Óculo de Santa María do Camiño
Tiene un gran óculo en su fachada y un extraoridinario retablo barroco hecho en 1758 por Manuel de Leis. La fachada es barroca y neoclásica, como corresponde a la época.

Fachada, pilastras jónicas, puerta, óculo y frontón de Santa María do Camiño
La magna puerta de acceso dispone de cuatro grandes pilastras jónicas que resaltan un magnífico frontón.


Salimos de Santa María do Camiño y venimos siguiendo ruta por esta rúa que tanto y tan bueno nos hace rememorar siempre.


Nos dirigimos unos metros más allá, a la Praza de Salvador Parga


Praza de Salvador Parga, donde hallaremos otro monumento excepcional, la Capela das Ánimas.
Praza de Salvador Parga y a la derecha la Capela das Ánimas
Cuatro grandísimas columnas le confieren un porte mayestático realmente destacado, soberbio e impresionante.


Fue hecha esta capilla entre 1784 y 1788 sufragada por la Cofradía Xeral de Ánimas de Santiago. El arquitecto Ferro Caaveiro hizo los planos y la dirección de los trabajos estuvo a cargo del maestro de obras Juan López Freira. Fue consagrada el 31 de agosto del mencionado año de 1788 bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Misericordia.

Jesús en Majestad. El Santísimo Cristo de la Misericordia, advocación del templo

Fachada neoclásica de enormes columnas, bajorelieve de las ánimas padeciendo los rigores del Purgatorio y ángeles en el tejado triangular adorando a la Cruz
 En aquel tiempo la Cofradía das Ánimas compró una manzana de casas situada enfrente del monumento, demoliéndolas con el objetivo de construir este templo y enviando diversas ideas a la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Bajo la supervisión de Ventura Rodríguez resultó escogido el proyecto de Ferro Caaveiro.

Las Ánimas del Purgatorio

Otra imagen de la fachada neoclásica
Nave única, tres capillas laterales, sacristía y bóvedas de cañón constituyen la estructura mientras la monumental fachada presenta cuatro gigantescas columnas jónicas, un frontis con el bajorelieve también policromado de las Ánimas del Purgatorio, un óculo encima y en el tejado triangular dos ángeles adorando a la Cruz.


Accedemos al interior

Aquí hallamos las veneradas y apreciadas imágenes de la Pasión, Muerte y Resurreción de Cristo que tanto renombre le dan también a este santuario



La advocación al Cristo de la Misericordia está bien patente en el altar y los numerosos relieves del Vía Crucis, celebrado los domingos por la tarde en este santuario.
 

Se hicieron entre los años 1803-1814 según diseño del arquitecto compostelano Melchor de Prado Mariño en colaboración con algunos miembros de la Cofradía. Son de estuco veneciano y fueron trabajados por su hermano Manuel.


La Flagelación, el Ecce Homo, el Camino al Calvario, el Alzamiento en la Cruz, la Crucifixión, el Descendimiento, la Lamentación, el Santo Entierro y la Resurreción está presentes en esta maravillosa iconografía en la que Manuel de Prado Mariño puso de manifiesto su maestría como escenógrafo.


Volvemos a salir a la Praza de Salvador Parga... cae un poco de orballo


La gente se protege como puede


En la rúa das Casas Reais


Al otro lado de esta plaza, y siguiendo unos metros hacia adelante, ya próximos a la ruela das Ánimas, algunas casas enseñan portadas en picos ornamentales y ojivales. de destacada maestría diechochesca, se trata de la Casa de Bazán y el Pazo de Fondevila, típico palacio del barroco compostelano, con blasón y balconada, proyecto de Clemente Fernández Sarela.


Puerta ojival


Blasón con la media luna rodeada de estrellas y arriba una cruz




Praza de Salvador Parga


Por allí viene el Camino. Estos peregrinos vuelven de la catedral y buscan hospedaje


Domina la escena la trágica imagen de las Ánimas del Purgatorio en la fachada de su santuario.


Al lado, el Arquivo Histórico Universitario.



Pronto vuelve a brillar el sol...


Y seguimos ruta



Y ahora, por la ruela das Ánimas iremos saliendo a la Praza de Cervantes..

Praza de Cervantes, tal y como la vemos en nuestro camino hacia la catedral
Praza de Cervantes
 Praza de Cervantes, con su bella fuente de cuatro caños, plaza llamada así desde 1840, cuando fue instalado un busto del escritor en un pedestal sobre esta fontana, pues antes era del Pan o del Campo. Desde aquí a la catedral y Praza do Obradoiro solo quedan... unos pasos..