Eres el Peregrino Número

lunes, 3 de agosto de 2015

CAMINO DE LA COMPOSTELA: CAMINO DE LA ILUSIÓN. SANTIAGO, GALICIA... o cómo perdimos la "credencial" y no figuramos como peregrino oficial

Cierto es que, los que hacemos el Camino varias veces, tenemos incluso una postura altamente crítica ante diplomas y papeles, títulos varios, pero cierto es que, aquel que hace por primera vez el Camino, como alguna vez también lo hicimos nosotros, siente una grandísima ilusión al ver sellada su credencial y al final, aguanta largas colas para obtener su Compostela, cuando ante el sol, cuando bajo la lluvia, para ver ese bonito certificado. Quien realmente lo ha hecho andando, a pie o a caballo, sabe que lo ha hecho y el que no, sabe que se engaña a sí mismo, aparte de engordar algunas estadísticas oficiales. Sea como sea es un ritual que forma tanta parte del Camino como otros o aún más. Nos guste o no, es una realidad. Nós por nuestra parte cierto es que sacamos nuestra particular credencial sellada religiosamente aunque los albergues públicos, a las horas que llegábamos, estaban totalmente ocupados. No obstante esa credencial con sus oportunos sellos se perdió, creemos, en San Paio, antes de Lavacolla pero una vez pasado el aeropuerto. No tiene importancia, no figuramos en las estadísticas pero quizás con oportuna razón, pues tal vez no cumpliésemos a rajatabla todos los requisitos. Tal vez ni siquiera fuimos nunca auténticos peregrinos, sino verdaderamente, amantes del Camino y de todo lo bueno que el Camino representa. No necestiamos más pero nos entusiasmamos como el que más cuando nuestros "compañeros de expedición" y aquellos amigos que hemos hecho en el sendero, obtienen su Compostela, algo inenarrable con palabras pero que para ello mostramos con imágnes. Un acontecimiento feliz, sin más, motivo de fiesta y júbilo, que biene de jubileo...