Eres el Peregrino Número

viernes, 11 de septiembre de 2015

EL CAMPO DE LA VEGA Y EL CAMPO DE LOS PATOS, ANTE LAS MURALLAS DE OVIEDO/UVIÉU (ASTURIAS)


Plaza del Campo de la Vega con la Fábrica de Armas al fondo
Viniendo desde La Tenderina
Viniendo de La Tenderina, el Camino Norte de Santiago se adentra en el casco urbano de la ciudad de Oviedo/Uviéu y llega a la Ronda Sur.


Cruzamos pues la Ronda Sur para acercarnos al centro histórico de la ciudad y capital asturiana con ganas de llegar a su catedral, origen histórico de todos los caminos a Santiago.


Cruzamos y estamos en la Plaza del Campo de la Vega, lindando al sur con el Campo de los Patos, antaño quintana de hórreos y charcas donde abundaban estas aves, comunicación entre una de las puertas de la primitiva muralla con el monasterio de Santa María de la Vega, donde se instalaría en 1857 la Fábrica de Armas de Oviedo.


Eran estos antaño arrabales de las afueras de la ciudad que conforman prácticamente en la actualidad la entrada en el casco histórico.


Un lugar de intenso tráfico.


Al fondo vemos las viejas instalaciones de la Fábrica de Armas Santa Bárbara. La histórica Fábrica de Armas de Oviedo se instaló aquí en 1857, viniendo de El Fontán, tras confiscarse el monasterio de Santa María de La Vega, que tuvo aquí su solar, convento de monjas benedictinas fundado en el año 1153 en terrenos propiedad de Alfonso VII El Emperador.


Tras una larga vida monástica, las religiosas fueron trasladadas al monasterio de San Pelayo mientras los edificios monacales eran demolidos totalmente para la construcción de la nueva factoría de armamento, que llegó a tener una prestigiosa fábrica de aprendices.


Se conservaron eso sí diversos elementos medievales que pasaron a exponerse en el Museo Arqueológico, otros fueron reaprovechados con el tiempo, al consagrarse en las instalaciones fabriles una capilla dedicada a Santa Bárbara en 1926.


Las antiguas instalaciones fabriles son testigo mudo del paso del tiempo y de la historia...



Parada de autobús.


Aquí a estos campos vino en 1773 el mercado de ganados que hasta entonces se celebraba en El Fontán, durando en el lugar hasta 1829 cuando se trasladó a Pumarín. Existió un mesón de hospedaje caminero muy afamado, la Casa la Goleta, o Goleta los Patos, en el actual número 44. Tanto desde el Campo de la Vega como desde el Campode los Patos, podemos dirigirnos prontamente a la ya próxima catedral de San Salvador, atravesando el centro histórico.


Nuevos edificios y espacios ajardinados.


Campo de los Patos, un poco más al sur del Campo de la Vega.


Desde el Campo de la Vega podemos subir por la calle Azcárraga.


Es una subida ligera pero continua.


Y aquí, en el cruce con la calle Paraíso veremos un buen lienzo de la antigua muralla medieval.


Ya en tiempos del monarca asturiano Alfonso II El Casto, quien hizo de Oviedo/Uviéu su capital a finales del siglo VIII, se levantó una muralla para protegerla. Pero siglos después Alfonso X El Sabio, rey de Castilla y León, ordenó construir una nueva en 1258, con un perímetro de 1.400 metros, altura de cuatro y grosor de más de dos. Aunque terminada a últimos de esa centuria o principios de la siguiente se sabe que aún en 1495 los Reyes Católicos concedieron tributos con el objeto de hacer torres y puertas.
 

La muralla era, además de una defensa física, un símbolo de los fueros de la ciudad, garantizando su independencia frente a los poderes señoriales, no pocas veces hostiles, que imperaban en los territorios inmediatos. No obstante, al ir perdiendo su valor defensivo, sus muros fueron aprovechados para las construcciones de la creciente población que, a partir del siglo XVII, se iba extendiendo cada vez más fuera de su enclave intramuros medieval.


Acabando la cuesta en la calle Jovellanos llegaremos al monasterio de San Pelayo, viendo a su izquierda el monumento en homenaje a este ilustrado y estadista asturiano, Gaspar Melchor de Jovellanos, a quien está dedicada esta vía.


Juan de Villanueva, arquitecto del Museo del Prado fue el autor de su proyecto, hecho de la mano de Pruneda y Cañal, maestro de obras del Cabildo ovetense.


Tomamos la calle San Vicente y pasamos junto a este histórico monasterio de San Pelayo, fundamental para conocer la historia de Oviedo/Uviéu y de Asturias. Al otro lado, detrás, llegaremos a la catedral de San Salvador...


El monasterio de San Pelayo en estos sus nuevos edificios, el nuevo ayuntamiento, y diversas casas se realizaron apovechando sus murallas, las cuales siguieron derribándose hasta bien entrado el siglo XX, siendo declaradas en 1931 Monumento Histórico Artístico. Todavía en 1963 fue tirada la Torre de Gascona y las acciones efectivas en defensa de su integridad no comenzaron hasta 1977. Por aquí iremos siguiendo ruta hacia el antiguo monasterio de San Vicente, la Corrada del Obispo, el Tránsito de Santa Bárbara y la misma catedral...