Eres el Peregrino Número

miércoles, 7 de octubre de 2015

CORNELLANA (ASTURIAS): DEL MONASTERIO A LA AVENIDA.

Monasteerio de San Salvador de Cornellana y Cornellana.
Luego de visitar el monasterio de San Salvador de Cornellana y tener plaza para pernoctar en su albergue de peregrinos, nos acercamos a recorrer un poco la población, afamada por su hospitalidad y buena gastronomía, donde tenemos tiendas y comercios para proveernos de aquello que podamos precisaar para continuar andadura, así como otros alojamientos alternativos.


En el mismo entorno del albergue y monasterio exiten preciosas villas...


 Casa de corredor.


Por aquí nos dirigimos al centro de la población.


Dejamos el monasterio y la Plaza del Campillo para acercarnos al río Nonaya.


El río Nonaya, desde el puente del monasterio a Cornellana. Arriba, en el Alto de Santa Eufemia vemos parcialmente los prados por donde subirá el Camino en su inmediato trayecto desde aquí.


Hitos del Camino: cartel con distancias a numerosas ciudades del mundo.


En la orilla del Nonaya...


Caballogrino y puente sobre el río.


Puente sobre el río Nonaya y sendas fluviales.


Suelo adoquinado.


Cornellana se extiende a lo largo de la carretera N-634, paralela al río Nonaya.


Río Nonaya.


Entrando en el casco urbano.


Casas de la ribera...


Guardianes de viviendas, campos y huertas...


En los jardines.


En el Camino.


En las orillas del Narcea.


Buenas huertas.


Cornellana y los manzanos...


Manzanas rojas en las pomaradas de la vega del Nonaya.


El monasterio y la ribera.


Hermosas quintas...


Impronta indiana de la arquitectura resiencial de época.


Y pasamos a la Avenida Prudencio Fernández, donde estaba la histórica Casa Grana.


Abundan los lugares para tomanos un buen refrigerio, Danny, el Casino, la pastelería Monasterio, la del Casino, y varios más


No solo de Camino vive el peregrino.



Zona comercial y de negocios hosteleros.


Entramos en Casa Ricardo.


Pedimos el menú, de primero fabada asturiana...



Cachopo. El postre fue devorado antes de poder ser fotografiado.


Para seguir ruta, saliendo de Cornellana, seguimos las indicaciones de las conchas xacobeas.


Regresamos al monasterio y pasamos detrás su triple ábside semiciruclar...



Seguimos de frente y nos vamos alejando del cenobio...


Rodeamos el monasterio.


Tomamos la carretera local que sube a Suburriba o Sobrerriba, mientras seguimos admirando el monasterio y contemplando la población dese lo alto...


La torre románica, con ampliación barroca en altura.


Y las torres barrocas de la iglesia.


Antes el Camino salía del albergue directamente en dirección oeste, siguiendo las riberas del Nonaya hasta El Molín d'Adela o Molín d'Arriba, que fue propiedad del cenobio, pero esto últimamente había cambiado tras las obras de la Autovía de La Espina, semiparalizadas.


Esta primera subida acaba en una gran llanada, en Suburriba, bajo el Alto de Santa Eufemia y El Campu los Vaqueiros.


Suburriba o Sobrerriba está en una especie de meseta, extensa planicie verde y por lo tanto llana, bajo los altos de Santa Eufemia y El Picu Los Tayos. Hacia allí se dirigen ahora nuestros pasos.