Eres el Peregrino Número

viernes, 9 de octubre de 2015

MALLECÍN: "LA ANTESALA DE SALAS", AL PIE DE EL VISO (ASTURIAS)

El Viso desde El Camino
 Al acercarnos a la villa de Salas desde Casazorrina por un hermosísimo sendero entre castaños, helechos y arbustos, divisamos al norte, dominando la población y el valle del rio Nonaya, el monte en el que se encuentra el santuario de la patrona de Salas, Nuestra deñora del Viso, con gran fiesta y romería el 15 de agosto.


Dicen que la primitiva ermita quiso construirse abajo, tras la aparición de la Virgen a un pastor, pero milagrosamente los materiales de construcción desaparecían y volvían a encontrarse arriba en la montaña, por lo que se decidió hacerla allí. 


El santuario, rodeado de pinares, destaca entre ellos por su color blanco y su cruz del campanario, templo situado muy cerca de la cima, de 675 metros de altura, en un paraje de apariciones de xanas, según tradición legendaria.

  
Justo debajo, en las primeras faldas del monte, reconoceremos la ermita de San Martín, actual capilla del cementerio, buena de identificar pese a la lejanía por su llamativa estructura de piedra, por el camposanto, y por su tejo, declarado monumento natural.


Era la iglesia parroquial de Salas hasta que en 1892 los cultos fueron trasladados a La Colegiata de Salas, por la que pronto pasaremos. 
 

 El Viso, este es el paisaje que contemplamos desde Mallecín, aldea que es la verdadera "antesala de Salas" en el Camino, y a la que nos acercamos por un bello castañar.


El Camino entra en Mallecín.


 
Forma Mallecín una calle de casas y hórreos.


Con una plazoleta central, en el medio del pueblo y al lado mismo del Camino, el cual viene de izquierda a derecha de la foto, pasando entre las casas.


Vista de frente: el Camino sigue a la derecha.


Desde esta parte de Mallecín ya veremos al fondo los edificios de la villa capital del concejo homónimo: Salas.


Un poco de cuesta abajo.


Al oeste empiezan a verse las estribaciones de La Sierra Boudenaya o Bodenaya y a su derecha la subida a La Espina.


Una hermosa quintana asturiana alza sus tapias en esta vereda.


La casa, a nuestra derecha.


Abajo, en el valle del río Nonaya, la fabrica de Danone en Salas, inaugurada en 1981.


Justo encima tenemos una hermosa vista del santuario de San Martín, del que hablábamos hace un momento. Aunque tuvo bastantes reformas, la más importante en el siglo XV, conservaba bastantes elementos de su fundación prerrománica, allá por el año 896.


Se sabe fue reconstruida sobre un santuario anterior en el 951 por el monje Alfonso, pasando luego a ser monasterio. Las piezas prerrománicas vamos a poder ir a verlos a La Torre del Castillo de Salas, enfrente de La Colegiata, visita que realizaremos oportunamente. El tejo que tiene enfrente, milenario, es monumento natural.


La Fábrica de Danone está abajo en La Recta, tramo recto de carretera, como su propio nombre indica, que entra en la villa de Salas.


El Camino, entre parcelas, va acercándose a la villa salense...


Ya estamos ante los edificios de la población, los más nuevos y altos, además del colegio y el instituto, antes del campo de fútbol El Zaguán, donde juega el Salas Club Deportivo, llamándonos la atención en primer término unas construcciones rectangulares de colores con esquinas achaflanadas, emblema del diseño moderno.



Tomamos en este instante la Avenida de Llaniello y andamos junto a los centros de enseñanza, viendo, prados abajo, las filas de edificios urbanos populares que forman un bonito conjunto y bloque, de distintas alturas, a lo largo de la Avenida de Chamberí, entrada en Salas desde la carretera general.




Ya en el centro histórico de Salas nos detendremos ante dos notables edificios: el Palacio de los Condes de Casares y la Casa de Xanzo.