Eres el Peregrino Número

martes, 6 de diciembre de 2016

EN LA RÍA DEL PAS: DE BOO A ARCE (PIÉLAGOS, CANTABRIA)

Ría del Pas
Entrando en Boo de Piélagos
Llegamos, siguiendo el Camino Norte de Santiago en Cantabria y procedentes de Mompía y Bezana, a Boo, primera localidad del municipio cántabro de Piélagos (Comarca de la Costa Occidental) que nos vamos a encontrar, entrando por el barrio El Vivero. El paisaje es de suaves colinas costeras cercanas al mar que, pese a su proximidad, apenas vemos desde aquí


Nos acercamos a la Ría del Pas, de ahí que haya quien piense que el nombre del pueblo venga del latín vadum, cruce de río, pero actualmente los filólogos de secantan más por boos, buey o por extensión ganado bovino y zona de pastos


Al norte está el Alto del Cuco, estribaciones meridionales del Monte la Picota, donde fue derribada toda una urbanización ilegal de chalets tras un triste episodio de corrupción urbanística


Tras las colinas está el estuario y tras las montañas el mar


Así nos acercamos al centro de la población


Son viviendas unifamiliares, a veces formando bloques o hileras a lo largo de los caminos. Pasamos ahora por el barrio de La Pedraja


Hay también algunas quintas...


Así llegamos, luego de Coces, al barrio de San José, donde se encuentran la sede de la asociación vecinal y el consultorio


Fijémonos en las señales xacobeas


Luego, pegada a una vivienda del bloque está, en un cruce de caminos (donde iremos a la izquierda), la capilla que da nombre al barrio: San José


Junto a ella cruzamos la carretera


Y salimos junto al Colegio Público La Picota, muy cerca del Albergue Piedad


 Así vamos dejando atrás San José, la capilla...


Y la escuela.


 Seguimos ruta por la acera...


Entre chalets y urbanizaciones


A lo largo de las últimas décadas este territorio ha pasado a ser zona de barrios-dormitorio de la ciudad de Santander, yendo a menos las tradicionales faenas campesinas


También hay casas de las de aquí de siempre...


La cercanía a la ría se hace patente en los carteles de las sedes de asociaciones de deportes fluviales, como el Club de Remo Ría del Pas


Llegamos así a la hostería...


Antes de llegar al núcleo de carreteras que cruzan el estuario nos desviamos aquí a la derecha, saliendo de Boo


Vamos hacia aquella casa y, solo pasarla, tomamos un nuevo desvío, este a la izquierda


Boo ha quedado atás, caminamos en paralelo a la A-67


Luego de subir un poco alcanzamos esta rotonda


A partir de aquí empezamos a bajar


Nuevamente en paralelo a la autovía y ahora cuesta abajo...


Campos del arroyo del Valle...


El Escobal, Urbanización Ría del Pas


Al oeste, al otro lado de la ría, asoma sobre los árboles el Cueto de Mogro


560 kilómetros a Santiago...


Al fondo vemos ya la Ría del Pas o Ría de Mogro, localidad de su desembocadura


Otra alegoría caminera...


Y ya estamos en las riberas del Pas, antiguo río Gurueva, llamado Pas en la documentación altomedieval, río de herrerías que aprovechaban la fuerza de la corriente para sus ingenios hidráulicos y famoso, tristemente, por sus tremendas inundaciones, registradas desde hace siglos, lo que ha hecho que fuese canalizado en bastantes tramos


Pasamos bajo el puente de la autovía. Antaño, aguas abajo, funcionaba entre Boo y Mogro una barquería de la que se sabe  daba servicio a los peregrinos sin cobrarles nada


Actualmente hemos de dar un importante rodeo, tal y como hacían los peregrinos de antaño, al igual que los demás viajeros, cuando en ocasiones no funcionaba la barquería


Allí está el santuario de la Virgen del Monte, patrona del vecino Ayuntamiento de Miengo, a donde subiremos luego de dar la vuelta a la ría, pues nos encaminamos a Puente Arce, el más cercano puente sobre el Pas que existía antaño


La ermita actual se hizo en dos fases: la primera empezó en 1658 y la segunda en el siglo XVIII. A lo lejos está el cónico monte del Cueto de Mogro, asentamiento de un castro cántabro muy afectado por las repoblaciones forestales intensivas con especies de crecimiento rápido


El templo es campo de las más sonadas romerías de Miengo...


Por su parte el castro del Cueto de Mogro dominaba la costa y el estuario, verdadero puerto natural, así como los caminos que comunican la costa con el interio y los que discurren de este a oeste, tal que este, el Camino Norte de Santiago que, entre variantes y ramales, sigue en líneas generales el trazado de viejas vías romanas que a su vez eran continuidad de sendas muchísimo más antiguas


Pese al bosque de eucaliptos que lo cubre aún son perceptibles las señales del aparato defensivo del castro, basado en varias líneas de terraplenes. A anbos lados, norte y sur, del Cueto de Mogro, pasan los dos seculares caminos de Miengo, al sur la que va desde el monte de la ermita a Gornazo y Bárcena de Cudón, y al norte la que se dirige a Mogro más cercana a la costa. Ambas volvían a unirse pocos kilómetros más allá, en Cudón, paso de otra ría, la Ría de San Martín de la Arena o de Suances, donde había otra extinta barquería, la de Santo Domingo, para pasar a la otra orilla


Con el objeto de ir al viejo puente de Puente Arce recorremos esta ribera en dirección sur


Al otro lado, el monte de La Piluca...


Las casas de la ribera opuesta tienen cada una su propio embarcadero...


Los reflejos en el agua dan lugar a bellísimas estampas...


Luego habremos de ir por la carretera local, situada algo más allá, para ir a la ermita de la Virgen del Monte y continuar camino...


Pero no adelantemos acontecimientos, disfrutemos del entorno...


Estamos viendo al otro lado el barrio de El Puerto, por el que pronto pasaremos en este gran rodeo. Su nombre viene sin duda de alguno de estos pequeños puertos o fondeaderos fluviales existentes desde tiempo inmemorial. Aquí el camino hace un ángulo recto, siguiendo el meandro del Pas, a la izquierda


Y sigue recto, de frente...


Nos acercamos a las urbanizaciones, de Cutíos a La Mina, arrabales de Arce, uno de los pueblos de Piélagos


Llanísimas vegas. Por las casas del fondo iremos luego en ruta luego de llegar a Puente Arce


Subimos un poco...


Cruce de caminos: vamos a la derecha


Bajamos a una rotonda. De allí a la derecha


Estamos en Solarana


Dejamos atrás los chalets


Y llegamos a la iglesia de Santa María de Arce, construida en el siglo XVII sobre los que fue una iglesia románica, sucesora a su vez del monasterio de Santa María (siglo IX).




Grandioso torreón de campanario y contrafuertes en sus altos muros...


Pasamos junto a ellos

Allí vemos Arce, que en 1822, durante las reformas administrativas liberales, tuvo ayuntamiento propio, integrado definitivamente en Piélagos en 1835


Y es que, cuando en el siglo XVIII se crea la Provincia de Cantabria, luego del Pleito de los Nueve Valles, Arce y Piélagos eran dos ayuntamientos. Antes formaron parte de las extensas Asturias de Santillana


Poco después de dejar la iglesia tomamos esta senda asfaltada...


Y así vamos a Arce o Puente Arce, en busca de un puente lejano, el puente del Pas...