Eres el Peregrino Número

martes, 18 de agosto de 2015

EN EL VALLE DEL RÍO ISO: ENTRANDO EN EL CONCELLO DE ARZÚA (A CORUÑA, GALICIA)

Valle del río Iso
Desde las aldeas de Vilar y As Galiñeiras, por las praderías de Carracedo dejamos atrás el concello Boimorto y ya entramos en el de Arzúa en las camperas de Os Castros. Atrás ha quedado también la parroquia de Sendelle con su iglesia románica de Santa María.


Nos encontramos en términos de la parroquia de Viladavil, caminando nosotros por el maravilloso valle del Iso, el río que riega la comarca, eminentemente agrícola y ganadera, de extensas fincas y naves para estabular las reses, rebaños de vacas, lecherías, pero también de bosquetes y silvestres espacios naturales, transitados por rutas senderistas de fuentes y molinos.


Paisajes del valle del Iso.


Extensas fincas.


El Camino dibuja rectas.


A la sombra de los pinos...


Paisaje muy abierto.


Pasamos el río por A Ponte da Trapa y acto seguido la carretera C-234 en el lugar de A Trapa


A Trapa, en la carretera.


Crucemos, como siempre, con sumo cuidado.


Vamos en dirección a O Castro.


Casas de A Trapa y camperas de As Cebolas.


Conchas peregrinas e indicadores.


Huertas a nuestra derecha.


Un hórreo junto al Camino.


O Castro, topónimo frecuentísimo que hace referencia a recintos castrexos galaicos.


Vemos muy a lo lejos a la derecha el campanario de la iglesia parroquial de Santa María, campos de Mantelle arriba.


Pasamos a Casaldoeiro.


Huertas y casas de Casaldoeiro. A lo lejos las colinas de O Castrar y As Estivadas. Más al fondo los montes del Coto da Pena.


De Casaldoeiro a Peceñe.


Larga recta en el esplendoroso valle del río Iso.


Por aquel monte llegaremos a Arzúa.


Valle del río Iso.


Más fincas y huertos en la vega del Rego da Cañota y As Leiras de Fonxe.


Estamos viendo a la izquierda al otro lado del valle la aldea de Traseirexe en la lejanía. Espectaculares paisajes del valle del río Iso.


Vista atrás.


Vista adelante cruce con el camino que viene de Fonxe, O Caselete y O Foxado.


Aldeas que quedan a nuestra derecha, arriba, junto a la carretera AC-234, la que va a la ya cercana villa de Arzúa.


Nuestro camino forma aquí como un tobogán.


Más paisajes del valle. El río Iso pasa por allí abajo, oculto en la arboleda de sus riberas. Al fondo al este Traseirexe.


El río Iso está allí abajo.


Praderías muy fértiles.


Arriba, Os Rascados.


Llegamos a O Viso.


O Viso, ya en la parroquia de Arzúa cabeza de concello, donde hay un pazo, una casa y una carballeira, lo llano dará paso a una cuesta que subirá a las casas de A Fraga, cerca del Castro Cubín, recinto castreño.



En este cruce tomamos el camino de la izquierda, no muy lejos del Pazo Santa María.


Seguimos hacia las casas de O Viso.


Carballeira y cruce de caminos.


O Viso.


Subiendo hacia A Fraga.



Paisajes de A Fraga.


Esplendor en la Campiña.


La subida, entre hileras de árboles, nos ofrece una vista estupenda de O Piñeiral, arrabal de la villa de Arzúa, en la carretera.


O Piñeiral, Santa María y San Salvador.



Cuesta arriba bajo la arboleda, últimos metros hasta la villa Arzúa.


La ascensión, no muy dura ni muy larga, se acaba en el Campo da Feira, allí arriba, entrada al casco urbano.


Campo da Feira, entrada al casco urbano, inmediaciones de O Cruceiro y donde ahora está el mercado de ganado y pabellón de exposiciones.


Unos chalets, alguno con conchas xacobeas pintadas en su acceso y tapias, simbolizan esa transición entre lo rural, lo residencial y lo urbano.


Solo resta ahora bajar por las calles de Arzúa hacia el centro histórico y enlazar allí con el Camino Francés.