Eres el Peregrino Número

jueves, 17 de marzo de 2016

BON XESÚS. A GUEIMA Y VILAR DO CASTRO: HOSPITALIDAD SECULAR AL PIE DEL MONTE ARO Y "EL PEQUEÑO MAR" DEL ENCORO DA FERVENZA

Monte Aro
En el concello de Mazaricos, en plena Terra do Xallas, los peregrinos que vienen de Santa Mariña tienen ante sí el Monte Aro, de 550 metros de altitud sobre el nivel del mar, asentamiento de un milenario castro galaico que dominaba la comarca...


El romero que viene de Santa Mariña se encuentra con una larga recta, de suaves subidas...


Paisajes de la campiña...


Un cruceiro solitario marca la ruta a la aldea de Bon Xesús...


Y por supuesto las conchas xacobeas...


Primeras casas de Bon Xesús. A la derecha en Monte Aro.


Bon Xesús recibe este sacro nombre y topónimo de resultas de la antigua existencia de un hospital de peregrinos para la ruta de Santiago a Fisterra.


 Actualmente son estas aldeas eminentemente ganaderas...


De Bon Xesús pasamos acto seguido a A Gueima.


Parras de uva en algunas casas...


Guardián de casa, hacienda y camino...


 Atravesando Gueima por Casa Balcaser...



Campos adelante, ruta a Vilar do Castro...


 Más naves ganaderas se vislumbran en la lejanía, así como un parque eólico.


Tierras de cultivo. Fundamentalmente se plantará maíz.


Vilar do Castro...


Desde Vilar do Castro se sube directamente al Monte Aro, donde está el recinto fortificado galaico, ocultos sus restos en los arbustos y toxos, que da nombre a la aldea. No obstante estos últimos años el paso se había cerrado. Si no se ha abierto las conchas xacobeas nos guiarán de las casas a la derecha, rodeando la falda de la montaña...


Poco más arriba del tractos se vislumbra, al pie de los árboles, el camino alternativo a la subida al Monte Aro.

Hórreo en Vilar do Castro...


Excelentes vistas hacia Bon Xesús, que acabamos de dejar atrás.


Tramo alternativo a la subida, por la ladera del monte.


Algunos peregrinos, avispados, suben directamente desde Bon Xesús y Gueima por el ramal que viene directamente a la parte norte del Monte Aro, donde enlazan con el camino señalizado que viene de Vilar do Castro...






 Ya en cuiesta abajo y con el Monte Aro a nuestra izquierda contermplamos el Encoro da Fervenza, uno de los más grandes embalses de Galicia, como un pequeño mar en el horizonte. En total unas 1.250 ha.


Un embalse o encoro para aprovechamiento de energía hidráulica construido en 1966 en el río Xallas ocupando terrenos de los concellos de Dumbría, Mazaricos, Vimianzo y Zas. Su presa tiene una altura de 27 metros y una longitud de 127, existiendo algunas más (que veremos), antes de su desembocadura.


El gran pantano cambió lavida de muchas gentes al inundarse enormes extensiones de terreno con sus áreas de cultivo. El gran volumen de agua es causa de algunas alteraciones climáticas, como la frecuente aparición de nieblas.


Un vaciado del embalse en el año 2007 causó un grave desastre ecológico con la muerte de miles de peces, por lo que los responsables fueron sancionados con una fuerte multa.


En torno al embalse se extienden prados, bosques y aldeas...


Bajo nosotros, As Abeleiras...


En torno al emblase seguimos admirando la incomparable belleza del valle del Xallas...


Grandes praderías en medio de este paisaje idílico...




Bajo nosotros ahora el pueblo de Lago, por donde pronto pasaremos. En la lejanía las montañas desde las que ya se divisa el mar...


Desvíos señalizados hasta que se vuelva a abrir el paso por la cima del Monte Aro.


Bajando a Lago...


Casas y hórreos de piedra en el valle.


Verde campiñas...


Atrás queda el Encoro da Fervenza...



Más cerca de las casas...


Últimos metros de descenso.


Hórreo en el Camino.


Entrando en Lago...