Eres el Peregrino Número

viernes, 18 de marzo de 2016

O LOGOSO Y HOSPITAL: CASTROS, GIGANTES, PUENTES Y PEREGRINOS EN EL TRAYECTO AL CRUCE DE CAMINOS A FISTERRA Y A MUXÍA


Alto do Sino, con A Ponte Olveira y Olveiroa a sus pies...
Saliendo de Olveiroa
En el Camiño de Fisterra salimos de Olveiroa, en el concello de Dumbría, dejando la carretera nada más marchar del pueblo por un cruce a mano izquierda que sigue una senda sobre el Rego de Santa Lucía, al lado del lavadero, justo cuando se une al Rego do Cadro, ambos a su vez afluentes del Xallas, famoso por sus embalses, de los que alguno veremos en este recorrido
 

Es un lugar de extraordinaria belleza en el que muchos romeros se detienen para inmortalizar el momento con sus fotografías


La ruta está bien señalizada, con conchas e hitos xacobeos, además de las clásicas flechas amarillas.


Pequeña presa y remanso.


Quiere la piadosa tradición que allí donde nace el Rego de Santa Lucía, en la fuente de este nombre, curen de males de la vista y recuperen la visión aquellos que mojen sus ojos con un pañuelo y luego lo dejen secar junto a la capilla de esta advocación allí existente. Se trata de una de las numerosas fuentes santas del Camino, sin duda cristianización del culto a las aguas y sus propiedades atestiguada desde la más remota noche de los tiempos


Esta cruz de piedra señala el lugar en el que falleció un vecino de Buxantes al caer del caballo. Se cuenta era cojo y tenía una pata de palo


El Camino se estrecha encajado entre fincas y arboleda...


Pero es senda bien trillada la cuesta que sube ya desde aquí al Alto do Sino


Pasamos bajo esta torre eléctrica


Y en este cruce iremos a la izquierda


Siguiendo la cuesta arriba pero ahora por pista hormigonada en A Costa de Olveiroa


Torres de luz para aprovechamiento eléctrico de los embalses del Xallas, que pronto empezaremos a ver


Aquí nos desviaremos a la derecha por esta otra pista que en su primer tramo presenta losas de piedra. Luego es de zahorra


Los eólicos han hollado la placidez de estas serranías del Alto do Sino (415 mts.) donde antiguas civilaciones enterraban a sus difuntos hace 4.000 ó 5.000 años en túmulos o mámoas


Subimos pista arriba hasta casi llegar a los eólicos


Pero aquí bordeamos el Alto do Sino por su ladera oeste, yendo de la bifurcación a la izquierda


Al subir empezamos a ver, abajo a nuestras espaldas, uno de los embalses del Xallas, el Encoro da Ponte Olveira
 

Uno de los varios embalses para aprovechamiento hidráulico de la fuerza de este emblemático río que desemboca en el mar en la espectacular Fervenza de Ézaro, cascada sita en el pueblo de este nombre, Ézaro, no en el mismo Camino pero sí no demasiado lejos de Cee, por lo que si se tiene oportunidad no queremos dejar de aprovechar la ocasión para recomendar su visita. Encima del embalse vemos el Chan do Monte (453 mts.) y A Costa (384 mts.)


Y ahora, vista abajo hacia adelante, el muro de la presa



Paisaje del río y embalse a nuestros pies




Sigue la pista terrera, ante los pinares y eólicos


Por allí sigue la ruta


Subiendo un poco más



Y llaneando al pie del Alto do Sino


Con su penedo y antena...


A lo lejos otro monte totémico


Monte de O Castelo. Está encima de O Logoso, a 402 metros de altitud, y en su cima se advierten restos de murallas y construcciones que delatan la existencia de un castro o recinto fortificado galaico de milenios de antigüedad. Otros dicen que pudiese ser una fortaleza medieval, lo que no excluye uno de otro pues muchas construcciones castrexas fueron aprovechadas durante muchos siglos. A su lado se sitúa A Pena do Gato, inmensa mole granítica en equilibrio a modo de penedo, muy característica en Galicia. Más abajo sería A Pena das Cabras, refugio de pastores y rebaños. Otra piedra en equilibrio está más allá, A Pedra do Brazal, donde la leyenda dice que un gigante que moraba en el castro ofrecía sus sacrificios a los dioses de la montaña. Tierra de hondas tradiciones legendarias en un paso secular hacia el mar poblado desde la más remota noche de los tiempos


Abajo el río Xallas...


Río que baja con fuerza entre el sotobosque...


Espectacular meandro donde el río ruge bravío al chocar sus corrientes con las rocas del cauce, bajo el Prado do Ferreiro. A lejos es el parque eólico de Paxareiras, con los 531 metros del Chan do Fieiro en su cúspide



Paisaje abrupto de la montaña gallega. Arriba O Campo do Espiño.


Vemos la senda que sube a Logoso, al pie de O Castelo


Por O Lapedo sigue la ruta, con O Castelo siempre al fondo, omnipresente


Y aquí se inicia una bajada


Hacia el puente de Vao de Ripas


Vao de Ripas, puente hecho sobre el Rego do Hospital, que baja del pueblo de este nombre, Hospital, por donde pasaremos después de O Logoso y donde hubo antaño hospital de peregrinos.


Vao de Ripas, del latín vadum, vado o paso de río.


Puente restaurado en el año 2005 y del que ya se clamaba por su construcción más de dos siglos atrás, pues en un informe de 1787, hecho por José Cornide en el que define el trazado histórico del Camiño Real a Fisteterra y en el que denomina a este río como de Logoso, se dice:

"Desde este (A Ponte Maceira) se bâ a Portocamiño, distante 5/4 de legua, a Villacerío ¾ de legua, a Maroñas una legua, y al puente Olveiras otra. Entre Maroñas y Puente Olveira se pasa el yá dicho puente Bastrillo (...) A media legua de este puente -Ponte Olveira- se halla la cuesta de olbeira, es mui agria y penosa, pero se puede evitar con un corto rodeo tomando al salir del puente a la derecha por la falda del monte y banda del nordest á subir por detrás del ospital de Logoso, y en ese trecho es preciso fabricar un puentecillo"


El informe prosigue afirmando que

"Igualmente es cierto que desde dicha villa de Cée hasta la cima del monte llamado el Armada que corresponde a dicha villa que es muy descarpado se halla intransitable, como igualmente el camino de buelta que llaman de Duey por donde andan las caballerías y corresponde a ambas villas, todo él se alla de mala calidad e intransitable y subido el monte de la Armada que domina la citada villa de Cee sigue el camino y vereda real vía recta a la ciudad de Santiago y a la distancia de dos leguas se alla el lugar llamado de Hospital de esta jurisdicción desde el qual se sigue hasta el lugar de Olveiroa de la misma jurisdicción en cuyo intermedio ay una cuesta del mismo nombre bastante peligrosa para los de a cavallo y de a pie, su transito desmoxonado y dedragoso y a la vajada de un río que pasa entre dos montañas -Logoso- que por el invierno hace bastante raudal, y sólo para el paso de a pie tiene dos pontillones de mala construcción que los cubren las crecientes y se impide el paso por transitar agua a canalada y estrecha desde cuio transito igualmente se sigue el camino real hasta Puente Olueira en que termina esa jurisdicción a la distancia de tres leguas largas de esa villa..."


El Camino relatado por José Cornide permaneció invariable hasta los años 60 del siglo XX. Embalses, carreteras y otras obras trastocaron partes de este Camino que ahora se ha recuperado en buena parte


Un lugar de brava hermosura, paisaje característico de puerto de montaña


Atrás ha quedado el Alto do Sino


Adelante curva a la izquierda nada más cruzar el puente


Seguimos estre tramo enlosado y empedrado al pasar el puente, sin duda para evitar los barrizales que aquí se formaban antaño...


Hermoso trayecto...


Pero pronto se acaba el empedrado y comenzamos a ascender


Venimos subiendo y, volviendo la vista atrás, tenemos una buena panorámica del Monte do Sino...


Es una cuesta no demasiado larga pero sí bastante pronunciada, aunque pintoresca y hermosa...


Varios caballos se asoman a ver pasar a los peregrinos...


En plena ascensión...


Otras losas al llegar a una bifurcación en la que nos desviamos a la derecha


Dando por finalizada la parte dura de la subida


Alto do Sino y valle del Rego do Hospital


Camino de O Logoso


Una preciosísima senda


O Logoso a la vista.


Entrando en O Logoso


O Logoso. La yedra camufla el hórreo de nuestra izquierda y adelante, en la bifurcación, tomaremos el camino de la derecha, que se dirige al bar y albergue


Ahora vemos mejor el hórreo


O Logoso, donde vivió el célebre ferreiro Xan do Logoso, persona de ingenio que construyó en su ingenio hidráulico una minicentral para su taller, la cual podría aprovecharse para dar luz a las casas del pueblo, aunque varios vecinos se negaron por miedo a que se incendiasen las viviendas con la energía eléctrica. Sea como fuese fue el primero en poner luz eléctrica en una aldea del concello de Dumbría y fue alcalde en la República, según datos del investigador García Quintáns
 

Fila de casas en el camino al bar


Señalización de la ruta


Y este es el albergue-bar O Logoso.


El Camino sigue a la derecha, donde está la entrada al albergue


Aquí en esta fachada admiramos una hermosa pintura alegórica del Camiño a Fisterra


Un peregrino cruzando A Ponte de Vao de Ripas, por donde acabamos de pasar...


Y ahora la entrada al albergue


Entramos a darnos un merecido descanso...


Sala de estar


Un lugar precioso


Las literas


Ventanales sobre el Camino


A la mañana siguiente los peregrinos salen del albergue


Y siguen ruta hacia Hospital, donde tomarán la decisión del Camino: ir primero a Fisterra o a Muxía


Atrás queda el albergue


A mano derecha está la pensión


En esta bifurcación tomamos el camino de la izquierda, frente a las casas


 Predomina también aquí la piedra en las construcciones...


Argollas de cuando se ataban aquí las caballerías


Y así vamos saliendo de O Logoso


Junto a esta parcela ajardinada


El trayecto es llano


Nos lo señala la flecha amarilla


El hermoso valle del Rego do Hospital vuelve a estar a nuestra vista. Al fondo en aquel monte están As Tres Pedras, sin duda milenario límite megalítico que en la actualidad separa las parroquias de Olveiroa y Dumbría. Poco más abajo pasa la carretera, en la ladera del monte, donde se ven algunas casas y hay alojamientos.


Vista de O Logoso desde la carretera. Comprobamos su disposición en torno al Camino y bajo O Castelo y A Pena do Gato


Saliendo de O Logoso tomamos la pista de la izquierda, la que sube


El Camino pasa por A Ponte Vella do Logoso para llegar a Hospital.


Delicia de paisajes...


Terreno llano hacia el pueblo de Hospital, otro de los que debe su nombre a la antigua existencia de un hospital de peregrinos, fundado en la Edad Media y que fue destruido en las guerras napoleónicas que tanto asolaron estos parajes...


Asoman unas instalaciones fabriles, la Factoría de Ferroatlántica, fábrica de carburos


 El Hospital de Peregrinos de Hospital de Ulgoso fue el primero que se tiene noticia en el tramo de Santiago a Fisterra, fundado entre los años 1200 a 1209 por iniciativa de un presbítero local llamado Esteban de Ulgoso (antigua forma de Logoso), un lugar ya mencionado por primera vez en una donación del año 1175 por la que un tal Acenda Alfonso otorga al abad Martín y al monasterio de San Martiño Pinario determinados enclaves en las inmediaciones, lo que demuestra que ya existía cierta relación anterior de estas tierras con fundaciones compostelanas. Formó parte el de O Logoso de los hospitales fundados en las rutas marítimas que enlazan Santiago con los puertos de mar



En el año 1209 Estaban de Ulgoso dona el hospital con su capilla al cabildo compostelano para cuidar a peregrinos y pobres y pone bajo la advocación de Santa María al santuario según dicta este documento:
  
"Stephanus presbiter dictus ulgoso dono et concedo vobis dominis meis capitulo compostelano eclesiam de Ulgoso et hospitale cum ómnibus suis directuris et pertenenciis tam in eclesiástico quam in laicali tam habitis quam habendis quod ego fundavi ut vos habeatis possideatis, custudiatis ad honorem Dei et beate virginis et gloriosissimi apostoli Jacobi et refectione pauperum transeuntium..."

 Esteban se reservó ser prelado vitalicio vinculando al cabildo con la iniciativa. No dona o relaciona a este con el hospital fundado en Santiago por el obispo Xelmírez en el año 1094 sino con el mismo cabildo, nombrando como colaborador al fraile Martín para atender a "pauperum transeuntium"


En el año 1230 Esteban, o Stephanus de Ulgoso, como entonces firma, renueva esta donación del hospital al cabildo pero señalando que tras él y su colaborador Martín el hospital de Logoso pasará a la órbita del de Santiago, cediéndose las rentas que no van al cabildo a la atención de necesitados y romeros. Posteriormente se sabe que Juan Fernández de O Porto, escudero y copero del conde de Lemos, estaba a cargo "do espital de Legoso, per hu van a Fiinsterra..." (años 1375-85). Posteriormente ya aparece reflejado en las escrituras Logoso escrito como en nuestros días


La francesada y la derrota de los resitentes locales a las tropas de Napoleón en A Ponte Olveira ocasionaron la destrucción de esta y otras aldeas. Este debió ser el fin definitivo del viejo hospital y de una antigua iglesia dedicada a San Marcos, lo que delata que desde el siglo XVI debió haber parroquia propiaActualmente abre sus puertas el albergue O Casteliño, sucesor de aquella vieja tradición hospitalaria que dio nombre a Hospital, aldea de la parroquia y concello de Dumbría


Al sur divisamos ya por primera vez el Monte Pindo, el Olimpo Gallego, legendario monte de recortada y abrupta silueta con 629 metros de altitud en su cota más alta, A Pena da Moa, picacho que se yergue sobre la costa y Ría de Corcubión, atalaya sobre el Atlántico, inmensidad azul que pronto empezaremos a ver


Y ahora en Hospital, llegados a este cruce, iremos a la derecha


Hacia el Centro de Información al Peregrino


Cuando estamos ya a menos de 30 kilómetros del Cabo de Fisterra, el Kilómetro Cero


En Hospital cruzamos la carretera hacia el Centro de Información ao Peregrino, otro reflejo de la historia de hospitalidad de estos lugares


El Camino sube a la izquierda


Mapa de los Caminos a Fisterra y Muxía. Poco más allá está la bifurcación para escoger a donde ir primero



Desde el Centro de Información al Peregrino subimos a la carretera


Y allí, desde la carretera CP-3404 iremos a la izquierda


Realmente apenas pasamos por Hospital, a no ser que vayamos a hospedarnos en el albergue, para lo cual, de todas formas, habríamos de ir también a nuestra izquierda, en dirección al bar, pues hacen allí la recepción de los peregrinos


Hay a la derecha un arcén para caminantes


 Sobre nosotros As Moas


Dejando atrás Hospital volvemos al paisaje de campos y penedos...


El Monte Pindo, alegoría montañera del cercano mar. Abajo la aldea de Anseán


Saliendo de Hospital, parada en el bar O Casteliño...


Alegoría peregrina...


Tentaciones del peregrino...


Si queremos hospedarnos en el albergue hemos de pasar por aquí o llamar previamente


Dejamos O Casteliño por un tramo de carretera antigua, sin tráfico


Rebaños de ovejas y parques eólicos sobre As Moas y Agro Vello.


Rebaños y la factoría de Ferroatlántica...


Los eólicos, más cerca...


Nos despedimos de Hospital y de las montañas del Alto do Sino y O Castelo


Volvemos a la carretera


Y aquí nos encontramos con la bifurcación para ir a Fisterra o a Muxía


Esta es la bifurcación, cerca de As Curvellas: veamos los hitos de la izquierda


A la izquierda a Fisterra (unos 28 kilómetros), a la derecha a Muxía (unos 27)


Camino de Fisterra: Cee. Camino de Muxía: Dumbría. Desde aquí en días claros divisamos perfectamente el mar. Además de las cuestiones religiosas, pues Fisterra y Muxía están vinculadas a la tradición xacobea desde su origen, escenario de la, independientemente de su veracidad histórica, evangelización de Santiago, las peregrinaciones a ambos puntos fueron intensificadas por el clero compostelano a partir de la baja Edad Media pues las dos villas marineras, aparte indirectamente de Cee, dependían de la mitra de Santiago de Compostela, mientras Corcubión Camariñas y Laxe formaban parte del señorío de los Moscoso, siempre enfrentados a los arzobispos compostelanos, según informa el historiador Víctor Castiñeira. En ello les iba también la concesión del privilegio de poder comerciar con el exterior, derecho de carga y descarga internacional


La gran decisión: a Fisterra o a Muxía. Tal y como dice el investigador e impulsor de estas rutas Antón Pombo, "El itinerario directo de Finisterre fue, y es, el camino principal y mayoritario, aunque hoy también es posible visitar antes Muxía y dejar Fisterra para el final."


La decisión no deja de ser objeto de debates y hasta de intensas polémicas, todo hay que decirlo. Se haga como se haga recomendamos conocer las dos rutas. Puede irse directos a Fisterra o ir primeramente a Muxía y luego a Fisterra. Aconsejaríamos en este caso regresar también a Santiago para conocer Sardiñeiro, Cee, Corcubión... y otros hermosos enclaves de la ruta fisterrana. También puede irse primero a Fisterra y luego a Muxía pero, como decimos y recalcamos, la decisión es objeto de importantes debates a todos los niveles...


Sea como sea, a Muxía vía Dumbría no iríamos siempre por carretera, sino que, poco después de aquí, tomaríamos la senda que baja a As Carizas. Y a Fisterra iríamos por el Camiño Real, a lo largo de los Montes de Buxantes y O Marco do Couto.




Video del trayecto de Santiago a Hospital...