Eres el Peregrino Número

martes, 25 de junio de 2013

La Osa y la Niña del monasterio de San Salvador de Cornellana (Salas, Asturias).- Leyenda -

 La historia nos refiere a que es probable de que se encontrara aquí la primitiva villa de Cornelius que dio nombre al lugar, villa que a finales del año 1000 estaba a cargo del Infante Ordoño, hijo de Ramiro III de León, infante casado con su sobrina Cristina, hija a su vez de reyes: Bermudo II y Velasquita. Ordoño falleció en el 1012 y su viuda, la Infanta Cristina, hizo voto de consagración fundando una primer iglesia en este lugar, para retirarse con su servidora, la monja Animia. Poco después la iglesia se hizo monasterio por solemne documento del 31 de mayo de 1024, dedicado a San Salvador, como la catedral capitalina y otros muchos templos del Camino Primitivo. La dotación para esta fundación era más bien escasa, lo necesario para vivir las dos mujeres y socorrer alguna vez a pobres y peregrinos en tránsito por estas tierras. Pero la leyenda siempre quiere añadir más pasión y sentimiento a la realidad, pues asegura que Cristina, siendo niña, se perdió por los montes de los alrededores. La familia y sus criados estuvieron buscándola desesperadamente varios días, hasta que, cuando menos lo esperaban, pues ya no tenían donde mirar, apareció milagrosamente en la cueva de una osa que le daba de mamar. Esta sería la razón por la que, tanto en la parte románica como en la barroca, se repita en bajorrelieves unas seis veces la escena de la osa amamantando a una niña. Bien es verdad que para parte de los eruditos la representación podría tener otro significado, nos ería una osa sino una leona y en vez de amamantar o proteger estaría devorando a una pecadora, o sería el mal que se apodera de un alma, misterios del arte medieval en las piedras labradas del Camino Primitivo