Eres el Peregrino Número

sábado, 28 de junio de 2014

LOS TÚMULOS DE CAMPIELLO. TINEO/TINÉU (ASTURIAS). LA MILENARIA "PREHISTORIA DEL CAMINO"

Túmulo en el Alto de Campiello
Paisaje de Las Tiendas desde el camino a Campiello
Subiendo desde Las Tiendas viniendo de Vega de Rey y Villaluz el Camino Primitivo, aquí coincidiente con la carretera local TI-3, se adentra en los campos del occidente del concejo tinetense haciendo ruta a Campiello. Aquí, justo antes de llegar a este último pueblo, desde este alto, se contempla buena parte del recorrido que hemos hecho, desde La Sierra, Piedratecha y Oubona, para llegar hasta aquí.

Campo de túmulos
En este mismo alto que corona la cuesta, existe un campo de túmulos, enterramientos megalíticos, de varios miles de años de antiguedad.

El túmulo más visible, a la derecha del Camino
 Quizás el más visible y evidente sea este situado juto en el mismo alto, al coronar la cuesta, a la derecha de la calzada.


El aprovechamiento agropecuario del territorio desde hace milenios ha hecho que su forma apenas sea visible a no ser que nos fijemos o vayamos sobre aviso, siendo una suerte que aún se conserven estos, pues sin duda en estos parajes hubo muchísimos más que desaparecieron. Básicamente se traataba de grandes estructuras de tierra y piedras que albergaban en su interior una cámara funeraria o dólmen, donde se realizaban las inhumaciones.


Estuvieron siempre a expensas de buscadores de tesoros, pues aparte de historias y leyendas sobre las supuestas riquezas en ellos custodiadas por seres mitológicos, lo cierto es que se hacían ofrendas a los difuntos, encontrándose numerosos objetos votivos, hachas de piedra, puntas de flechas, utensilios diversos y adornos, figurando entre ellos objetos de bronce y oro, pues aquellos pueblos ya dominaban el arte de la metalúrgia.


El "oficio" de buscador de tesoros, ayalguero o chalgueiro, pervivió hasta nuestros días. Ahora son los arqueólogos quienes investigan estas necrópolis de la que hay aún tantísimas que apenas han sido siquiera catalogadas en su totalidad, mucho menos las excavadas arqueológicamente.


El tema de los enterramientos en túmulos es sumamente interesante, puede decirse que prácticamente todas las culturas del mundu tuvieron en alguna fase de su historia este ritual, incluyendo las mismas pirámides y mismamente hasta los panteones de nuestros días. Es pues este uno de los muchos ejemplos que demuestran que estas sendas xacobeas fueron pasos naturales desde la noche de los tiempos, y vieron el transcurrir de culturas y civilizaciones mucho antes que se descubriese el sepulcro del Apóstol Santiago en Compostela.


Este túmulo es un abombamiento del terreno que suele pasar desapercibido a la mayoría de los caminantes, pero desde él observamos una panorámica soberbia de una parte del occidente asturiano muy importante, el paso de las tierras de Tineo/Tinéu a las de Allande, con el mítico Puerto'l Palo en el horizonte y La Sierra de Fonfaraón, labrada hace milenios, durante la dominación de Roma, para sacar el oro de los astures como tributo a la gloria de los césares y augustos.


De nuevo las milenarias señales del Camino nos emocionan especialmente en estas tierras de leyenda. Aquí iniciamos la bajada al pueblo, admirando el gran circo de montañas que, desde A Serra los L.lagos y el Valledor, extiende su murallón en el horizonte, camino del norte, hasta El Picu Mul.leirosu, El Picu la Cerra y los de la zona de El Cuartu los Val.les, al noroccidente, ya junto a las sierras de Valdés y Villayón, una panorámica visual totalmente fantástica mientras bajamos al pueblo de Campiello.