Eres el Peregrino Número

domingo, 19 de abril de 2015

SAN MARTIÑO DE POUTOMILLOS: SANTUARIO DE CASTROS Y PAZOS (LUGO, GALICIA)

San Martiño de Poutomillos y el Pazo de Recimil
Monte das Penas de Fornos
A unos 10-12 kilómetros al oeste de la ciudad de Lugo, inmediatamente después de salir de O Burgo, donde hubo hospital de peregrinos en Casa Matías, llegaríamos por el Camino Primitivo de Santiago, al lugar de A Uceira, parroquia de Poutomillos, donde sale un desvío para Santalla de Bóveda. Visitemos o no este último lugar con su esotérico santuario, un poco apartado de la rura, subiríamos de frente por la carretera LU-2901 hacia el Monte das Penas de Fornos, cerca de la aldea de Vilar.


 Atrás veríamos aún la ciudad de Lugo, distante.


Estamos en tierra de castros, milenarios recintos fortificados galaicos, como los de Poutomillos, Prógalo y Canedo, entre otros, ocultos entre penedos, árboles, tierra, campos y vegetación pero que guardan el testimomio de los antiguos pobladores de estos lugares.


En los campos situados a nuestra izquierda hallamos la iglesia parroquial de San Martiño de Poutomillos, cerca del Pazo de Recimil, citada en la diplomática medieval como Sancti Martini de Puctimillos (año 1129).


 Es de estilo barroco rural aunque fue seriamente reformada en el siglo XX en fachada y planta.


En su interior muestra un retablo mayor estilo neoclásico con las tallas de San Martín (s.XVIII), el Niño Jesús (s.XIX) y San Sebastián (s.XVI). Otros retablos son el lateral izquierdo, de la segunda mitad del siglo XVII y el lateral derecho, de finales de esa centuria.


Por su parte el Pazo de Recimil sito justo detrás,parece haber sido construido sobre una torre medieval, nota usual cuando la nobleza terrateniente perdía poder militar una vez dejado atrás el medievo, pero seguía ejerciendo su dominio sobre el territorio ostentando casonas, palacios y blasones como centro de sus cotos señoriales.

Pazo de Recimil
 Por su parte el Pazo de Recimil sito justo detrás,parece haber sido construido sobre una torre medieval, nota usual cuando la nobleza terrateniente perdía poder militar una vez dejado atrás el medievo, pero seguía ejerciendo su dominio sobre el territorio ostentando casonas, palacios y blasones como centro de sus cotos señoriales.


Llegado el siglo XVIII fue residencia veraniega del obispo de Santiago (luego azobispo) Cayetano Gil Taboada, en cuyo mandato se construyó la fachada del Obradoiro de la catedral compostelana, así como el Palacio Episcopal de Lugo.


Iglesia y Pazo van quedando atrás según continuamos nuestra andadura a la altura de Vilar y O Carballo.


Por aquí suben los peregrinos.


La escuela, cerca de Pirinete.


Un descanso...


El Camino en el lugar de San Antonio, donde hubo una capilla de esta advocación.


Un vecino nos sigue.


Poco más allá nos desviaremos de la vía asfaltada y llegaremos a otra hermosa aldea del valle del Mera, Bacurín , también con arquitectura popular y monumentos de interés, pero antes recorremos estos soberbios paisajes del valle del Mera y sus chairas o llaneras...