Eres el Peregrino Número

lunes, 28 de septiembre de 2015

HOSPITAL DAS SEIXAS: HEREDEROS DE LA CABALLEROSA HOSPITALIDAD DE LA MONTAÑA (MERLÁN, PALAS DE REI, LUGO, GALICIA)

Llegada a Hospital das Seixas
Casacamiño
Subiendo desde As Seixas el Camino ha llegado a Casacamiño, donde inicia una subida saliendo de esta aldea de la parroquia de Merlán, al oeste de la provincia de Lugo y al norte del concello de Palas de Rei, a escasos metros ya de las cimas de la Serra do Careón, donde pasaremos a la provincia de A Coruña por el concello de Toques, en la Terra de Melide.


 Una vez pasadas las últimas casas de Casa Camiño un hito xacobeo nos señala subir a lo alto de la serranía, ante el Penedo de Casacamiño, picudo peñascal de 712 metros de altura.


El Camino se torna una bellísima senda montañera mientras vemos a lo lejos la loma del Coto do Hospital, de 765 metros de altitud.


Volvemos por un momento a la impresionante naturaleza de los puertos de montaña que hace ya varias jornadas que han quedado atrás.


Aunque la Serra do Careón no es ni mucho menos como subir a aquellos cordales y cordilleras, tan cuestudos eso sí, como inolvidables e impresionantes.



Pasamos junto a los  picachos pétreos de los Penedos de Casacamiño y del Penedo do Hospital, baluartes de picuda piedra que asoma su roca sobre estos campos de vegetación montaraz.


Mientras abajo a la izquierda se extiende un valle con fincas y densos bosques, el de Portoferreiro, al pie de las colinas, más rasas, de la cresta cimera de la Serra do Careón, muy próximas.


Paisaje mitad humanizado con los prados dedicados a siega y pastizal, mitad agreste con fragas, carballeiras, soutos y castiñeiros, aunque también se vislumbran plantaciones de pinos y eucaliptos.


Senderos de la montaña gallega.



El Penedo do Hospital hace referencia al siguiente pueblo, llamado justamente Hospital, Hospital das Seixas. Está en la misma subida al Alto da Serra do Careón pero aún no lo vemos, oculto en la frondosa espesura arbórea.


Justo allí arriba en medio de la foto sube la ruta desde Hospital das Seixas al Monte do Hospital. Allí se pasa de la provincia de lugo al coruñés concello de Toques de la Terra de Melide.


Adelante aquellos pinos delatan de alguna manera nuestra proximidad al pueblo.


Efectivamente estamos en Hospital das Seixas... pero seguimos sin ver el pueblo, hasta que, después del colorista cartel anunciador, encontramos un no menos llamativo y alegre hito xacobeo.


Alegre hito xacobeo, con los colores del arco iris señalando hacia el pueblo.


Pueblo, el cual asoma un poco encima, dejando ver sus tejados rojos destacando sobre el verde...


Estamos, dice el mojón, a poco más de 66 kilómetros de Santiago.


Después de la señal hay una cabaña.


Y ya vemos un poco mejor Hospital das Seixas, que nació al amparo de un hospital de peregrinos, perteneciente a la Orden de Malta, antiguos Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, dependiente de la encomieda de Portomarín, al igual que otros muchos de la ruta y de los que hemos hablado largo y tendido durante nuestro recorrido por el concello de A Fonsagrada, donde tuvieron gran parte de sus cotos, hospederías para romeros y propiedades


Aquí salimos al asfalto en una vía local, vemos otra concha peregrina, donde tomamos dirección izquierda y encontramos Casa Mapi, a la que pertenece la cabaña, una peregrina burgalesa que se prendó de esta ruta y de este paraje hace años, en una peregrinación, y aquí en lo que siempre fue y es Casa de Catuxo, se asentó, alquilándola y quedándose aquí a vivir, ayudando a los peregrinos y viandantes y recuperando de alguna manera una antigua e histórica tradición hospitalaria que quedó impregnada en la esencia de esta pueblo, con nombre precisamente de hospital de peregrinos. 



Y nos encontramos Casa Mapi, a la que pertenece la cabaña, una peregrina burgalesa que se prendó de esta ruta y de este paraje hace años, en una peregrinación, y aquí en lo que siempre fue y es Casa de Catuxo, se asentó, alquilándola y quedándose aquí a vivir, ayudando a los peregrinos y viandantes y recuperando de alguna manera una antigua e histórica tradición hospitalaria que quedó impregnada en la esencia de esta pueblo, con nombre precisamente de hospital de peregrinos.



 Existen de Mapi y de sus compañeros en esta apasionante aventura notables alabanzas por sus atenciones con los romeiros a Santiago, tal y como hemos podido comprobar personalmente.


Un sello sin tampón, hecho a mano y dibujado con filigranas de colores, es la estimada rúbrica que tanto ponderarán cuando la vean, de aquí a Santiago, bastantes albergueros conocedores de la idiosincrasia de las peregrinaciones, pues esta marca muestra que hemos conocido a gente excepcional: de nuevo nos encontramos con los Ángeles del Camino.




Luego de la casa está el cartel de la misma, mirando al cruce que nos adentra en el centro del pueblo.


Justo enfrente de Casa Mapi o de Catuxo, donde está aquel hórreo, sigue la ruta.


El Hospital de peregrinos de los hospitalarios Caballeros de San Juan de Jerusalén, Malta y Rodas, estuvo en Casa Cadeiro.


Hacia allí nos orientan las señales.


Atravesamos Hospital das Seixas (de seixo, guijarro, pero que puede hacer referencia a los grandes penedos que hemos visto en la montaña), a lo largo del Camino, que es aquí como una auténtica rúa, en medio de las casas, apiñadas aprovechando un rellano natural del terreno en esta ladera de la sierra.


Una vez pasada esta primera casa el Camino se estrecha.


 Gradiosa chimenea.


Una casa y luego otra.


Subimos ligeramente.


Y pasamos junto a un portón que pone en el dintel "Bernardo Salgueiros año 1944".


Luego va el hórreo. Unos peregrinos suben a lo lejos.


Sigue la subida.


Un establo a la izquierda.


Y otra casa.


Vista atrás...


Y sigue la cuesta...


Llegando al final del pueblo encontramos otro hórreo en la ruta al alto de la sierra.


Desde aquí vemos la parte sur de la serranía. Monte do Hospital y Monte do Freixeiro.


Al lado del Camino hay un área de descanso en una fresca carballeira, donde parar un momento también, primero de acometer la parte más pronunciada de la subida.


Por aquí salimos del pueblo.


El Penedo do Hospital y los Penedos de Casa Camiño, por donde acabamos de pasar, vistos desde la subida desde Hospital das Seixas a lo alto de la sierra.

Dejamos así la Comarca da Ulloa y en un instante entraremos en la Terra de Melide, tras culminar nuestro ascenso, ya muy cercano, a la Serra do Careón...