Eres el Peregrino Número

jueves, 24 de marzo de 2016

CORCUBIÓN: EL PASEO MARÍTIMO, LA CARRERA DE "EL GLORIOSO" Y EL CAMINO MEDIEVAL

Corcubión y su ría
Entrada en el concello de Corcubión: bifurcación
El paso del concello de Cee al de Corcubión lo hacemos, siguiendo el Camiño de Fisterra, casi sin darnos cuenta, bien por el Paseo Marítimo o bien por el camino oficial que realiza un periplo por el interior de Cee, llegamos hasta aquí, límite municipal, cuando, tal y como nos ha pasado en Cee, hemos de escoger: seguir por el Paseo Marítimo, Avenida de Fisterra, o seguir el camino oficial, que sube a la derecha por la Rúa Cruceiro de Valdomar. Era el que se empleaba antaño, cuando el paseo no existía y la orilla llegaba hasta aquí. De ambas opciones nos ocuparemos en este momento:

1) AL CENTRO DE CORCUBIÓN POR EL PASEO MARÍTIMO


Esta opción, si bien no es la histórica, es la más corta y fácil pue sigue la acera del paseo hacia el centro de la población, que vemos muy próximo


Es además la ruta que nos ofrece vistas hacia la Ría de Corcubión en todo momento


Un lugar ideal para admirar el paisaje de la villa de Corcubión y su estuario.


El puerto y el centro histórico. Más arriba en la montaña está localizado el castro de Quenxe, antecesor de la actual Corcubión.


En el centro de la villa asoma, tras los edificios de primera línea de costa, la iglesia de San Marcos da Cadeira, estilo gótico marinero, que pronto conoceremos.


El puerto. Sito en un paso fundamental del Camiño a Fisterra desde Santiago, el paso de peregrinos está resgistrado desde la Edad Media, formó parte del condado de Traba pero luego fue pertenencia de los extensos dominios del Conde de Altamira


Favorecido como Cee por su estratégica posición en el Camiño a Fisterra, Corcubión fue abrigo de barcos y puerto de pescadores, armándose varias naves de guerra en los conflictos del s.XVII con Inglaterra


También tuvo Corcubión, como Cee, hospital de peregrinos, fundado hacia 1458 por Rodrigo de Moscoso y Juana de Castro (1458), un linaje que tenía aquí el centro de su señorío, enfrentados siempre y enemigos declarados de los arzobispos de Santiago. El hospital, como era común en la mayoría de los casos, susbistió precariamente hasta su desaparición durante las reformas sociales de la Ilustración en el siglo XVIII


En 1596 una flota de la armada española se hundió frente a esta ría, 25 barcos destruidos por el temporal, perdiendo la vida unos 1.700 tripulantes en un desastre de grandes proporciones no mucho después del de la Invencible



Historias de marinos y navegantes, unas trágicas y otras épicas, que tanto abundan en estas costas...


Esta carretera, AC-445, Rúa de Santa Isabel, tiene abundante tráfico normalmente. Justo por las casas de arriba, detrás, pasa el camino oficial, apartado de la ribera


En el año 1747 la ría y puerto de Corcubión vieron las singladuras de El Glorioso, navío de línea que aquí arribó trayendo 4 millones de pesos de plata de las minas americanas luego de derrotar a una flota de buques enemigos. Aquí sería reparado de urgencia antes de partir para volver a combatir en el Cabo San Vicente en otro terrible combate naval, episodio conocido como La Carrera de El Glorioso.



Corcubión padeció muchísimo durante la francesada o guerra de la independencia. En enero de 1809 los dragones franceses ocuparon el pueblo y lo saquearon amedrentando a sus habitantes, a quienes les exigieron dinero para afrontar gastos de ocupación y expedición. Un correo del Marqués de la Romana para darles instrucciones a los vecinos sobre como actuar fue interceptado, previo trabajo del espionaje napoleónico, y junto con él un fue apresado desertor francés aquí escondido. Las mujeres de Corcubión apedrearon al pequeño destacamento enemigo con tal saña que hubieron de marcharse sin los detenidos


Pero la represalia no tardaría en venir, en abril del mismo año vuelven los franceses a ocupar Corcubión, esta vez con varios miles de hombres de infantería y caballería, y prenden fuego a la población, cuyos habitantes huyen al monte y reciben la ayuda de unos marines británicos allí llegados


El origen de Corcubión se sitúa en los antecedentes de la población actual cercanos castros galaicos sitos en las cercanías, como el de Quenxe. El topónimo sería prerromano y se basaría en corcu que en celta o luso-galaico sería equivalente a redondo y bión, como equivalante a agua, sin duda algo así como agua o estuario redondo, lo que estaría en relación con su forma de concha en la ribera de la ría
 

Llegamos ahora al Mirador Ramón País Romero, con excelentes vistas de ambas márgenes de la ría


Ría a veces medio tapada por las nieblas de la mañana y dominada, a lo lejos, por el rocoso Monte Pindo, Olimpo de los dioses celtas, lleno de resonancias mitológicas, cuya máxima altura es la Pena da Mota (629 mts.)


 Homenaje a Ramón País Romero en el mirador que lleva su nombre


A lo lejos, al otro lado de la ría, veremos también el Porto de Brens, concello de Cee, donde pueden entrar barcos grandes, sobre todo para la actividad de la factoría de Fertiberia


Y ahí están los muelles de Corcubión, con la cofradía de pescadores, viendo siempre a lo lejos el Monte Pindo


Ya en época romana las peregrinaciones al Ara Solis o altar del sol en Fisterra harían de este un enclave importante en las rutas terrestres y marítimas en la comarca de los nerios, pueblo galaico citado por los autores clásicos.


La riqueza piscícola y el puerto de abrigo serían fundamentales en su nacimiento y desarrollo.


Luego de los castros, la población se asentó un poco más atrás del Corcubión actual, en lo que es San Andrés de Canle. Sería en la baja Edad Media, con el cese de las incursiones vikingas, cuando se habitaría con más garantías la orilla ribereña, naciendo el Corcubión que hoy conocemos, simbolizado en la fundación de la iglesia de San Marcos da Cadeira.


La advocación de San Marcos, patrón de Venecia, sustituyendo a San Andrés en la parroquia antigua, delata la intensa relación portuaria con navegantes venecianos y de otros muchos puntos del orbe mediterráneo y atlántico.


Pasaría Corcubión a la influencia de los condes de Traba y más posteriormente a los de Altamira. En el silgo XVIII aparecen las industrias de salazón de mano de la arribada a Corcubión de familias nobles y burguesas catalanas que aquí se instalaron. Destacaba entonces Corcubión en la pesca de la sardina y el congrio.


También en la centuria dieciochesca  se erige el Castelo do Cardenal para defensa contra flotas enemigas, el cual formaba parte de una estructura defensiva con los cañones del fuerte de Ameixenda en Cee, al otro lado de la ría. Con ambas se efectuaba la estrategia del fuego cruzado desde ambos flancos contra cualquier ataque marítimo.


La leyenda habla además de una gran cadena que se tendía entre ambas riberas del estuario ante cualquier presencia de naves enemigas, impidiéndoles el acceso. Más tarde, en 1809, Corcubión padecería aquellos terribles estragos de los que hemos hablado durante la represión francesa ante el levantamiento de las villas y concellos de la Costa da Morte contra la ocupación napoleónica, desbaratado en el desastre de A Ponte Olveira


Mientras seguimos por el paseo veremos detalles que nos ayudarán a indagar aún más en la hsitoria de Corcubión


A partir del siglo XIX la prosperidad de Corcubión se manifiesta urbanísticamente en la construcción de nuevos edificios de estética modernista y de burguesía industrial...


Elegantes y enormes galerías, símbolo de toda una época



Rampas a la ría


Avenida de la Constitución. A la derecha, detrás de las casas, va el camino oficial,por la Rúa Rafael Juan


Ría de Corcubión, llamada la ría más alta de las Rías Baixas...


Es Corcubión la cabeza de uno de los concellos más pequeños de Galicia, formado por dos únicas parroquias, San Marcos de Corcubión y San Pedro da Redonda. La primera sería el casco urbano y la segunda el entorno rural.


En el siglo XX durante por la emigración, la villa y concello de Corcubión no decaería en sus actividades sociales y culturales y mientras sus hijos crearían colectividades gellegas en Argentina mientras que los que se quedaron participarían activamente en los movimientos políticos y asociativos que quedarían paralizados al estallar la guerra civil, recobrándose décadas después


Una hermosa fila de viviendas unifamiliares todas con galerías


Grandes miradores sobre el estuario


Llegamos a un pequeño parque al lado del puerto.


Vemos atrás una nueva perspectiva del paseo por el que acabamos de pasar


 Azulejos del paseo...


Vista del recorrido desde la playa de Cee...


Monte Cruceiro da Armada, por donde baja el Camiño a Fisterra...


Camiños Cháns y Cee


Vista de Cee y su playa...


Camiños Cháns


Auque son dos poblaciones y dos concellos, Cee y Corcubión vienen a conformar un entramado urbano unido, a ambas márgenes de la ría


A Concha, la playa de Cee


 La señalización nos informa que hemos de separarnos del paseo marítimo para adentrarnos en el interior...


Conchas peregrinas...


Hay que cruzar la calle


Aquí tenemos el paso de peatones y allí nos unimos al camino oficial que viene, reiteramos, un poco más arriba


Un picudo monolito con un símbolo solar nos indica la ruta al centro de Cee, hacia la iglesia


Unión de los dos caminos...

2) AL CENTRO DE CORCUBIÓN POR EL CAMINO OFICIAL


Volviendo a la bifurcación que hay al entrar en el concello de Corcubión, este camino, anterior al paseo, era la ruta secular histórica del Camiño de Fisterra. Para ello subimos a la derecha, por la Rúa Cruceiro de Valdomar


Los mojones nos indican la cuesta


Una placa nos indica ambas opciones


El camino medieval, el que estamos siguiendo ahora y el de la costa, el del paseo marítimo


Atrás una vista de Cee y A Concha


Adelante una buena cuesta. A la izquierda el albergue Camiño de Fisterra


Sigue la subida


Un hermoso hórreo de piedra en miniatura


En medio de los jardines


Va terminando la cuesta...


Un cruceiro caminero


Y un hórreo, este de "tamaño natural"


Filas de viviendas saliendo a la Rúa da Alameda


Casas de piedra, más antiguas


Antiguos azulejos señalizadores de poblaciones, de los tiempos en los que esta era la entrada original a Corcubión viniendo de Cee


Desde aquí vemos ya la ría


El puerto pesquero y la población


Bifurcación y a la izquierda, Rúa Rafel Juan. Fijémonos en la señalización del Camiño de Fisterra


Más jardines


Abajo el Paseo Marítimo


La Ría de Corcubión


Puerto indistrial de Brens


Monte Pindo...


Todo este trayecto está adoquinado


Ahora vemos, en la orilla opuesta, Camiños Chans, con la bajada del Monte da Armada y los antiguos Astilleros Sicar


Vamoa bajando suavemente


Preddominan ahora las viviendas unifamiliares


En larga hilera a ambos lados


Con galerías sobre el Camino


Y balcones, como en la Casa da Balea


Balcones de forja


Sigue la bajada


La rúa tiende a estrecharse un poco


Hay muy poco tráfico y pasa relativamente despacio pero dada la estrechez de la calle hemos de tener cuidado


Un delicioso paseo


La vegetación llena una casa en ruinas


Sin duda, tiempo ha, fue esta la rúa principal de Corcubión


La ancestral entrada en esta villa marinera...


Una callejuela a la izquierda comunica con el paseo de la ría


Pero nosotros seguiremos de frente


Sigue la cuesta abajo


Más galerías sobre el Camino


Aquí a los dos lados


Enorme balcón, característico de muchas casas de la zona


Esquina en chaflán


Caminamos ya en llano


Hacia el centro de Corcubión


Sigue el suelo adoquinado


Al fondo las palmeras de la pequeña plaza donde se unen ambos caminos


Hacia allí vamos


Viviendas de finales del siglo XIX y principios del XX, gran despegue demográfico de Corcubión


Otro gran balcón, fijémonos que tiene hasta un triángulo de tráfico para evitar que se golpeen vehículos de techo alto


Soberbio caserón de piedra, muy bien restaurado


Como este


Salimos ya a las terrazas


Y esta es la Capela do Pilar, construida en el año 1931 en estilo eclético por iniciativa de Doña Pilar Hermida Orbea para el Asilo de Ancianos Pobres Desamparados fundado en 1925 en memoria de su marido Emilio Alonso


En 1989 se hizo cargo de ella el Concello, que la rehabilitó para auditorio, si bien los conciertos pasaron luego a la casa da cultura. Ahora es sala de exposiciones y actividades culturales


Terrazas y comercios


Desde los balcones alguien nos observa...


A la izquierda una fuente y el Paseo Marítimo


Unión de los dos caminos


Por allí sigue la ruta en el centro urbano de Corcubión


Hacia las casas del fondo


Y a la izquierda


Algunos edificios son de notable antigüedad. Es la parte más antigua, el camino hacia la iglesia parroquial de San Marcos, que vemos al fondo


Fijémonos en algunos detalles


Cabeza de lobo labrada en una fachada...


Hornacina con una imagen piadosa al lado de una ventana


Quizás un San Antonio.


Subimos un poco...


Muros y paredes de piedra donde se han puesto conchas xacobeas indicando el periplo urbano del Camino


Y ya nos acercamos a la plaza de la iglesia


Majestuosa iglesia de San Marcos da Cadeira, patrón de Corcubión.