Eres el Peregrino Número

miércoles, 23 de marzo de 2016

POR CAMIÑOS CHÁNS A CEE: CONTEMPLANDO LA RÍA DE CORCUBIÓN HASTA EL CAMPO DO SACRAMENTO, EL PAZO DO COTÓN Y A ALAMEDA

Vista de Cee ante la Ría de Corcubión y bajo el Monte da Armada

Por casa Taboada salimos a la carretera AC-550, la Estrada dos Camiños, por donde nos dirigimos a Cee, capital de este concello del mismo nombre, tras bajar por el Monte da Armada hasta aquí. Este el entorno, netamente urbano, que se nos presenta a lo largo de un buen tramo de Camino, pues Cee y Corcubión son en la práctica un solo casco urbano en ambas márgenes de la ría, Ría de Corcubión, por cuyas orillas sigue la ruta del Camiño a Fisterra, muy cerca ya del cabo


La Ría de Corcubión y Corcubión al otro lado, medio oculto por las nieblas de la mañana. Aquí está O Fornelo, campos de la orilla litoral


Estrada dos Camiños Cháns. Paisaje de calles y avenidas, viviendas unifamiliares y bloques de pisos que contrasta con el paisaje de aldeas y montañas que hemos encontrado en anteriores etapas, desde la villa de Negreira


Zona de crecimiento urbanístico de Cee hacia el sur, comunicación con Brens y su puerto


Seguimos adelante por tramo recto y llano


A la izquierda viviendas obreras. Atrás estuvieron los antiguos Astilleros Sicar, desmantelados en el año 2006 tras la fuerte crisis que padeció el sector en España. Llegaron a ser los más importantes de este tramo de costa, la Costa da Morte


Fuente y lavadero. A partir de aquí podremos ir cruzando al otro lado de la calle, si no lo hemos hecho ya


Desde aquí nos asomaremos ya a la Ría de Corcubión


Un hórreo simboliza el pasado rural, no muy lejano, de esta franja de tierra



Al otro lado de la ría vemos el centro de Corcubión con la iglesia de San Marcos da Cadeira a la izquierda de la foto, ante alguno de los muelles del puerto, templo representativo del estilo gótico mariñeiro y frente a la que pasa el Camino, Camiño da Fonte do Vilar, senda que vemos subir directa, serpenteante entre el arbolado, a la aldea de O Vilar, paso a San Roque, donde hay albergue público, y desde donde se baja a la Praia de Estorde para entrar en el concello de Fisterra por Sardiñeiro
 

La iglesia parroquias de San Marcos da Cadeira empezó a construirse para sustituir a otra más antigua, situada en los altos que conservan el nombre de su advocación, Santo André de Canle. La veneración a San Marcos viene de San Marcos de Venecia, la República Serenísima, con la que se mantenían estrechas relaciones marítimas y comerciales. No en vano en su interior se conserva la imagen del patrón, tallada en el siglo XV, traída de allí. En esos tiempos (1458), los señores del lugar, condes Rodrigo de Moscoso y Juana de Castro, ampararon la construcción de un hospital de peregrinos para acogida de los romeros que iban de Santiago al Cristo de Fisterra, la advocación al Hijo de Dios más occidental de Europa y, para los antiguos, del mundo conocido en occidente, hospital que existió hasta el siglo XVIII


Flota pesquera de Corcubión. El territorio perteneció en la antigüedad al condado de Traba que pasó luego a los condes de Altamira y estaba en un estratégico lugar amparado por el hondo estuario para la navegación marítima, tanto comercial como pesquera. Galeones españoles arribaban aquí de las Américas y se armaban barcos contra las flotas enemigas. La población padeció durante las guerras napoleónicas, como todas las de esta costa, la sangrienta ocupación francesa tras el desastre de A Ponte Olveira



Detrás de la iglesia el puerto de Corcubión, bajo el Alto de San Andrés (196 mts.) y Campo Grande


Más al sur la Praia de Quenxe, zona "nueva" de Corcubión. El turismo y las peregrinaciones de Santiago a Fisterra son nuevas actividaes alternativas la pesca y al declive de los astilleros de la ria. Encima hay un castro galaico, precedente poblacional de las antiguas poblaciones, que parece ser estuvieron habitadas primeramente en esos castros y poblados de los montes, hasta que el peligro de las invasiones fue asentándolas en estos puertos cuyo origen está en los fondeaderos naturales existentes en este estuario desde la más remota noche de los tiempos


También vemos en la otra orilla, a la derecha de la iglesia y el puerto, todo el paseo marítimo. Muchos peregrinos lo siguen, si bien, antes que este existiese, el Camino iba detrás de la primera línea de casas, un poco más arriba, por las rúas Alameda y Rafael Juan, que es por donde se ha señalizado oficialmente


Allí está la divisoria de los concellos de Cee y Corcubión. El paseo ribereño se une a lo que fue el antiguo Camino, existente antes que se urbanizase el entorno, volviendo a separarse inmediatamente


Y es que parte de la ría estaba antaño ocupada por marismas, que fueron secándose y rellenándose para posteriormente levantar nuevos barrios de viviendas, tal que este, a la salida de Cee, al pie del Monte do Son (199 mts.)


Playa de Cee, con los terrenos ganados al estuario en A Xunqueira, donde entre otros inmuebles y dependencias se construyó el Hospital Virxe da Xunqueira


Cruceiro en el camposanto de Cee, al lado de la Estrada dos Camiños Chans


Estrada dos Camiños Chans, donde cada vez vemos más concentración de casas


También en el casco urbano hay mojones


Y huertas


Llegamos a la gasolinera


Y aquí nos desviamos a la izquierda, no muy lejos del Albergue Moreira


Po aquí nos dirigimos al centro de Cee. Es la Rúa do Campo do Sacramento


 Bajamos un poco


Y aquí vamos a la derecha por la Rúa da Madalena. Observemos las señales, a los lados de la placa del taxi


Rúa da Madalena. Hay casas con solera, de balconadas, junto con bloques de pisos construidos más recientemente


De la Rúa da Madalena se continúa a la Rúa de Arriba


Magnífico paseo por las rúas de Cee, villa que comenzó a desarrollarse en la baja Edad Media gracias a la prosperidad de su puerto. Aparece citada por primera vez en aquel entonces como concesión del arzobispo Xelmírez a Arias Muñiz arcediando de Támar. En el siglo XVI se hizo célebre por la pesca de cetáceos, posible origen del topónimo, del latín cetus (ballena o atún)


Antiguas viviendas de fachada de piedra, bellamente restauradas


Al fondo un cruceiro


Y a la izquierda un pazo, con grandiosa chimenea y escudo en la fachada


Cruceiro y Pazo do Cotón, en el centro histórico. Es del siglo XVIII, blasonado y de estilo barroco, de la casa de los Carantoña y marquesado de Villaverde


En el poste del cruceiro, bajo Cristo Cruficado y la Dolorosa una imagen esculpida presenta hábito franciscano, tal vez representación de San Francisco de Asís, muy vinculado a las peregrinaciones xacobeas, pues fue peregrino a Compostela



Bajo el cruceiro hay una fuente, mirando a la explanada que hay a la entrada del pazo


Esta es la razón por la cual la casa que está seguidamente sea A Casa da Fonte, donde hay albergue


Por aquí sigue el Camino


Y atención en aquel cruce


Al pie de este edificio iremos a la izquierda


Y luego otra vez a la izquierda


Veamos la señales


Pequeña plazoleta, como un patio de vecindad: pasaremos entre estas dos casas


Estrecha callejuela


Que sale a Alameda


A Alameda, precioso y céntrico parque en el corazón de Cee


Pasamos junto al quiosco


Vamos algunas terrazas, bares y comercios y, a la izquierda, la iglesia


Y estas son las antiguas escuelas de Niñas, fundadas por Fernando Blanco de Lema, emigrante a las américas y gran benefactor de Cee, siendo ahora un museo dedicado a su memoria


Nacido en 1796 Blanco de Lema emigró a Cuba a temprana edad cuando los franceses arrasaron esta y otras villas durante su invasión. Allí hizo fortuna y en su testamento, fechado el día dos de abril de 1875 deja plasmado este deseo:  "es mi voluntad instituir fideicomisarios (...) para que con dichos bienes y productos funden en mi pueblo natural y casa donde nací un Colegio de primera y segunda enseñanza que se dará gratuita..."


La casa realmente estaba en un solar que se vio era demasiado pequeño para el colegio, que se construyó en otro lugar, si bien aquí se hizo la escuela de niñas de él dependiente, como era la voluntad de Blanco de Lema


Estuvo al cargo del proyecto el arquitecto José María Aguilar y fueron inauguradas en 1887. La Fundación Fernando Blanco de Lema perpetúa también el recuerdo y la impronta marcada en Cee por este ilustre vecino




Desde A Alameda y junto a la Escuela de Niñas iremos a la iglesia parroquial de Santa María da Xunqueira.