Eres el Peregrino Número

miércoles, 16 de marzo de 2016

NEGREIRA: ALBERGUES Y MONUMENTOS AL PEREGRINO Y A LA MULLER LABREGA


Negreira: monumento a la muller labrega
Monumento al peregrino

Viniendo de A Chancela entramos en el casco urbano de Negreira, cabeza de la comarca de Val de Barcala y sita en lo que fue una importante encrucijada en las rutas a lo largo de las riberas del río Tambre, así como la milenaria ruta per loca marítima que, desde Grandimirun, actual Brandomil, iba a Aquis Celenis, hoy Caldas de Reis.


En los prados que anteceden a la población leemos mensajes de bienvenida...




Arroyos afluentes del río de Barcala que forma el valle que da nombre a la comarca.


El Camino viene al centro de Negreira siguiendo la avenida principal que atraviesa la población, llegando primeramente al monumento al peregrino. Existen desde la entrada misma de la villa numerosos albergues especializados en la atención a los peregrinos, al igual que hoteles, hostales y variada hostelería.


Monumento al peregrino de Negreira, en medio de dos vías y con hermoso jardín.

El mismo origen de Negreira está vinculado a estos caminos al mar desde Santiago. Antiguos castros galaicos y algunas villas romanas pudieron ser sin duda el antecedente de una población que ya existiría durante el Reino Suevo de Galicia. Posteriormente, al descubrirse el que se tiene por sepulcro de Santiago en Compostela el enclave sería cedido por el rey Alfonso II El Magno a la sede compostelana en el año 875, confirmado años después por el obispo Sisnando.


La antigua Negreira sería destruida un siglo después (979) por un ataque normando y reconstruida en el 1113 por Alfonso rey de Galicia. Tras las guerras irmandiñas pasaría a ser dependencia directa de los Reyes Católicos, cayendo posteriormente bajo la influencia y domio de los condes de Altamira.


Reseñada como tierra fértil y de mercados, Negreira  tomó partido por Felipe V en la Guerra de Sucesión española, por lo que el monarca la eximiría de determinados impuestos en 1711. Más tarde, en la francesada formaría un regimiento con otras villas gallegas del entorno luchando contra las tropas de los mariscales franceses Ney y Soult.


El Camino sigue avanzando y en mitada de una glorieta admiramos el monumento a la muller labrega, la campesina...


Tras los vaivenes político-sociales del siglo XIX, el Ano da Fame de 1846 y las disputas de liberales y conservadores por el dominio de la población, con sus bandos políticos y familias influyentes, Negreira alcanza el estatus de villa en 1906, reinando Alfonso III.


 Las sociedades agrarias tomaron tal importancia que llegaron a disponer de prensa propia, suprimida en la guerra civil y cuya actividad fue recuperándose a partir de los años 70 del siglo XX...


Gentes del campo, fundamento de la historia y del presente y futuro de Negreira.



Albergues, tiendas y comercios, los servicios de una capital comarcal y de concello.


Dejamos atrás los monumentos y seguimos hasta el centro histórico...


 Negreira experimentó especial relevancia a finales del siglo XIX, en buena parte gracias a los emigrantes...


De ahí viene que gran parte de los edificios de la actual Negreira no sean especialmente antiguos, sino construidos de un siglo acá en su mayoría.


Cruce de caminos y zona comercial y de hostelería.


A escasos metros del Camino veremos la Casa do Concello.

Es digno de reseñar que en el escudo de Negreira seplasma la leyenda del mítico puente de Ons, destruido por designio divino para evitar la captura de Santiago y sus discípulos por las tropas enemigas.


Por este cruce de Camino vamos ir saliendo, paso a paso, del centro de esta villa...


Más tiendas y comercios...



Edificios notables...



Casa de Cultura de Negreira y Auditorio...


Terrazas y al fondo el famoso Pazo do Cotón, sin duda el monumento más significativo de Negreira. Más arriba es por donde continuará el Camino, luego de cruzado el río Barcala, para subir hacia la iglesia.


Terrazas y hostelería...




Pazo do Cotón...


Aquí una placa recuerda al escritor Xulian Magariños Negreira.



Bellos espacios ajardinados, a manera de pequeño parque...






Prestos ya a pasar bajo los arcos del Pazo do Cotón...