Eres el Peregrino Número

sábado, 19 de marzo de 2016

QUINTÁNS: SAN ISIDRO LABRADOR Y LA DANZA DAS ESPADAS. PARADA Y FONDA DE PEREGRINOS, CAMINANTES Y VIAJEROS

Quintáns. Capela de San Isidro y parque
Monte de Vilastose
Una vez dejada atrás la aldea de A Grixa el camino que se dirige a Muxía atraviesa el oncello de este nombre viniendo de Dumbría, a pocos kilómetros ya del santuario de Nosa Señora da Barca, relacionado con el culto xacobeo y por lo tanto con estas importantes rutas de peregrinación. Unos van primero a Muxía, otros a Fisterra, y luego, entre ambas poblaciones, otra senda las comunica para ir de una a la otra


Atrás van quedando las montañas de Dumbría, así como el valle muxiano de Vilastose, mientras nosotros caminamos por el monte de este nombre, cerca de A Brea y del Prado de Badán


En este monte predominan las plantaciones de pinos y eucaliptos en lo que antaño fueron grandes pastizales


Hay algunas cuestas, pero no muy pronunciadas...


Luego el terreno se vuelve llano


Y dibuja una larga recta


En este cruce iremos a la izquierda


Siguiendo las flechas del mojón


Gran eucaliptal


Siempre de frente por el camino principal bien señalizado


En el Monte da Raposa


Pista de tierra


Bajamos un poco junto a este depósito de Agua ante Monte Maior


Aún queda algún prado de pasto...


Lo demás árboles madereros


Que hacen del Camino una verdadera pista forestal


Siguen los mojones señalzando el itinerario


Vamos saliendo del bosque por la ladera oeste de Monte Maior


Ya vemos una casa


Y entramos en el pueblo de Quintáns, parroquia muxiana de San Martiño de Ozón


Casa Piñeiro


En este cruce, ya por asfalto, iremos a la derecha


Y luego todo de frente hacia la antigua escuela (en el centro de la foto)


Luego pasaremos por al lado de la pista deportiva hacia la capilla de Quintáns y los primeros bares


Aquí está la capilla de Isidoro de Quintáns, del siglo XVII, fundada por una cofradía encabezada por D. Lópe Vázquez


Una de las numerosas capillas rurales barrocas fundadas en aquel tiempo


En su fachada sur hay un pequeño oratorio de ánimas




Y hay un pequeño y hermoso parque con fuente


Y con hórreo


En la festividad de San Isidro bailan los mozos la famosa Danza das Espadas



Este parque del campo de la capilla es una belleza. Al otro lado vemos los edificios de la población


Hacia ellos nos dirigimos cruzando la carretera AC-440


Y esta es A Praza


Hay bar y terraza


Así como alojamientos en Pensión Plaza


Al otro lado de A Praza veremos el cruceiro del Campo de Abaixo da Vila


Cristo crucificado y la Piedad


Enfrente sigue el Camino. En Quintáns llegaría el camino histórico a Nuxía que viene de Negreira por la parte norte de Val de Barcala hacia Brandomil, Baíñas y Berdoias, afectado cuando se construyó el embalse del Encoro da Fervenza. Por eso se planteó y señalizó de manera oficial este itinerario que viene por Hospital y Dumbría. Alguna iniciativa quiere no obstante recuperar en la medida de lo posible el trayecto original


El Camino sale de A Praza entre estos edificios, de aire netamente urbano


Y sigue por esta rúa entre casas de traza más rural


Pista ancha y hormigonada que da servicio a estas casas


Vienen los peregrinos


En ruta hacia Ozón, Moraime y Muxía


Luminosa galería sobre el Camino


Casas de piedra


Parcelas y hórreos.


Hórreos de piedra y techo de teja característicos de la comarca


Vamos saliendo de Quintáns


Hórreo con cruz de piedra


En esta bifurcación seguimos recto y de frente, hacia aquel silo y nave ganadera del fondo


Y en este cruce a la izquierda


Encrucijada y vamos por el camino del medio, de frente


Vamos llegando a Ozón


Otra bifurcación: seguiremos recto a la derecha


Salimos a la campiña


Ya divisamos Ozón y la aldea de Vilar de Sobremonte, por donde se sube a los altos de Pena da Serra camino de Os Muíños, Moraime y Muxía.


Camino florido de rosas blancas...


Y flores rojas


Llegamos a O Cruceiro de Pedragás


Cruceiro de Pedragas, casa solitaria a medio camino de Quintáns a Samartiño de Ozón


Desde la Casa de Pedragás sí que tenemos una buena vista de Samartiño de Ozón, cabeza de la parroquia


Samartiño de Ozón y arriba Vilar de Sobremonte


San Martiño de Ozón debe su nombre a la existencia de un viejo monasterio, actual parroquial, cuyo ábside románico vemos desde aquí (a la derecha de la foto). Asimismo, las antiguas dependencias monacales son hoy en día refugio de peregrinos (izquierda de la foto)


En Casa de Pedragás, al lado del Camino, una mujer trabaja


Es la artesanía de As Palilleiras, que hacen encaixes, un oficio tradicional de todos estos concellos de la Costa da Morte


Entrelazando bolillos e hilos en una muy sincronizada labor para lograr este maravilloso tejido ornamental con bordados. Aunque aquí famoso con el nombre de la cercana Camariñas estos encajes se hacían tradicionalmente en gran parte de Galicia. Estaba casi en extinción aunque el impulso dado por la Xunta de Galicia, el gobierno autnómico, o ha revalorizado


Se hacen multitud de piezas y bordados, bolsas de tela, bolsos, cintas, tapetes, muñecas...


Ya en el siglo XVI se sabe se exportaba por toda España el encaje gallego, pues aparecieron compras de hilo hasta en la catedral de Toledo. Más tarde se exportó a sudamérica y su comercio contribuyó a la expansión demográfica muxiana


Mesa de trabajo...


Tras nuestra visita, tal vez comprando alguna cosa, regresamos al Camino


Bajampos unos metros más...


En este cruce iremos a la izquierda


Y continuamos hacia San Martiño de Ozón, con su histórico monasterio ya en lontananza y a su lado uno de los hórreos más grandes de toda Galicia