Eres el Peregrino Número

lunes, 21 de noviembre de 2016

CÓBRECES: EL MONUMENTO AL PEREGRINO Y LOS DOS CAMINOS (ALFOZ DE LLOREDO, CANTABRIA)

Cóbreces: iglesia de San Pedro ad Víncula
Entrada en Cóbreces
Viendo en lontanaza las torres picudas y esbeltas de la iglesia parroquial de San Pedro ad Víncula entran los peregrinos en Cóbreces o Cofreses, uno de los pueblos del municipio de Alfoz de Lloredo que jalonan el itinerario del Camino Norte o de la Costa en tierras cántabras. Una estrecha pero bienvenida acera y una larga fila de árboles en tramo llano nos encaminan hacia las primeras casas, acabando así la cuesta que viene de Novales y Cigüenza


Vemos desde aquí Cóbreces y sus barrios: Rivero, Quintanilla, Quintana, Los Corrales, El Pino, Somavia, San Roque y Luaña. El pueblo nació en torno a un antiguo monasterio fechado en el año 943 y dedicado a San Félix, naciendo así una villa cuyos pobladores tenían tempranamente vinculación con el cercano y más poderoso monasterio de Santa Juliana en Santillana del Mar. Tanto es así que en el año 1113 el monasterio de San Félix sería donado por sus dueños, Pelayo Godestioz y su esposa Mayor al de Santillana, lo que traería consigo el abandono del lugar, repoblado posteriormente a iniciativas de la Casa de Lara y pasando el convento originario a ser la iglesia de San Felices de Mies. Protagonista de aquellos episodios fue Rodrigo González de Lara, de esta poderosa estirpe castellana, el cual era tenente o usufructuario de las Asturias de Santillana y otras tierras cedidas por el monarca, aunque ello no conllevaba directamente su posesión.


Posteriormente ejercerían su dominio sobre el lugar la Casa de Cevallos de Buelna, la Casa de la Vega y luego la Casa de Villegas. En el año 1568 tras el Pleito de los Nueve Valles este señorío quedó extinguido y Cóbreces pasaría a ser definitivamente villa de realengo en el año 1581, libre del poder feudal tras las últimas resistencias de la nobleza a esta emancipación. La vecindad trabajaba en el campo y en la pesca, embarcando algunos de ellos en el puerto de Comillas en los barcos balleneros que iban al Mar de Irlanda. En 1692 una fragata francesa rechazada en aquel puerto se refugió en la playa de Luaña o de Cóbreces siendo repelidos por los entonces escasos habitantes, que repicaron las campanas de las iglesias dando la alarma.


Un año después muchos habitantes emigraron. La decadencia económica remontaría a finales del siglo XIX y principios del XX al asentarse en Cóbreces diversas fundaciones religioso-culturales auspiciadas por las familias Villegas y Bernaldo de Quirós, fundadores estos últimos de la fábrica de quesos existente en el actual monasterio cisterciense que pronto veremos


Llegados a estas primeras casas tenemos dos alternativas:


 Una sería seguir por la carretera y su acera hasta la iglesia de San Pedro de Advíncula, que vemos desde aquí y otra bajar a la derecha hasta la Fuente de Quintana y subir hasta la iglesia: ambos caminos confluyen allí

  
Si seguimos de frente llegaríamos al barrio de El Pino, donde están los edificios de la Fundación Villegas y Colegio San José, complejo fundado en el siglo XVIII por iniciativa de Pedro José de Villegas. Desde 1872 es regentado por las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul. Sobre él se encuetra la capilla de Santa Ana, construida por otro miembro del linaje, Antonio de Villegas, descendiente los antiguos señores de Cóbreces, quien también construirá al lado su casona blasonada



Aquí se refugió parte de la población durante el ataque y desembarco de la tripulación de la fragata francesa de 36 cañones repelida en 1692


Tiene una torre con reloj y un cierto aspecto neogótico a consecuencia de diversas reformas realizadas a lo largo de su hsitoria. Santa Ana es la patrona de Cóbreces


Y esta es la Fundación Villegas en El Pino. Hay bares y alojamientos como el albergue Viejo Lucas
 

Por aquí sigue el Camino


Y esta es la capilla de San José, de estilo barroco, fruto de las reformas de los siglos XIX y XX. Fue Pedro José de Villegas quien pondría bajo la advocación del santo esta fundación


Al otro lado del Camino está la bolera


Y poco más allá la histórica fuente del lugar


 Llegamos así a la iglesia de San Pedro Ad vincula, la parroquial de Cóbreces, construida entre 1891 y 1894 con poryecto de Emilio de la Torriente y Aguirre e iniciativa también de los Villegas. Sigue el estilo neogótico normando que encontramos en no pocos santuarios de aquel tiempo. Se inauguró en 1897. Aquí tenemos una disyuntiva: de frente se va al monasterio cisterciense de Santa María de Viaceli, donde hay albergue de peregrinos y de allí continuar, atravesando el pueblo, hasta la playa de Luaña. Otra opción, más recomendada en muchas guías, es tomar el ramal de la izquierda, pasando detrás del pueblo. Ambas rutas confluirían no mucho más allá entrando en el municipio de Ruiloba por la Venta de Tramalón


Aquí tenemos la bifurcación de los dos caminos


Y esta es la iglesia, con dos espigadas torres y cimborrio sobre el crucero. Imita como hemos dicho el gótico de Normandía, sobre todo de la catedral de Erfurt. Su edificación fue auspiciada por la Fundación José de Villegas Ruiz, tal y como fue el deseo testamentario de este empresario.


Aquí fue instalado en el año 2008 el monumento "Buen Camino/Camino Interior", en acero cortén con la figura de un peregrino. Es obra de M.A. Pérez Cubero y se trata de un verdadero símbolo del Camino de Santiago en Cantabria, que aquí coincide con otra importante vía de peregrinación: el Camino de Santo Toribio o Camino Lebaniego


Señalización caminera


Desde aquí vemos en el cercano barrio de Corrales la torre del Palacio de Villegas, viejo torreón con casona trasnformado en el siglo XVII en palacio montañés por el licenciado Miguel de Villegas, hijo del X señor de Cóbreces, Juan de Villegas III Cevallos y Quevedo y de su segunda esposa María Ruiz de la Sierra.


La torre es almenada y neogótica, mandada hacer por otro miembro de la estirpe, el coronel Baldomero Villegas, a imitación del lugar donde fue preso: el Alcázar de Segovia


Y en la iglesia, donde se festeja a San Pedrucu, tomamos una decisión: a la izquierda ruta interior directa a La Venta de Tramalón: a la derecha ruta costera a la Playa de Luaña