Eres el Peregrino Número

sábado, 7 de enero de 2017

LA VARIANTE COSTERA POR LAS PLAYAS DE GALIZANO, LANGRE, LAREDO, LOS TRANQUILOS Y EL GRAN ARENAL DE SOMO (RIBAMONTÁN AL MAR, CANTABRIA)

Santander y su bahía desde la Senda Costera
Cruce de Galizano
Este es el cruce de Galizano, a donde llega el cruce que viene de Güemes. Aquí, a escasos metros de la iglesia parroquial el Camino se bifurca, uno, a la izquierda, se dirige directamente a Somo para embarcar en las lanchas pedrereñas que surcan la Bahía de Santander rumbo a la capital cántabra, o bien también rodear toda la bahía hacia El Astillero. La otra alternativa, también señalizada (más o menos), va igualmente a Somo, si bien enlazando con la Senda Costera, un trayecto más largo pero muy bello. El viejo Camino Real o sus variantes (actual carretera CA-141, la primera opción), es actualmente una carretera de bastante tráfico aunque es la vía directa. Esta segunda opción, a la que ahora prestamos atención, sigue la sinuosidad del litoral pero nos permite admirar unos paisajes inolvidables del Mar Cantábrico


El Camino hacia la costa, señalizado


Casas restauradas


El portón de una quinta


Llegados al consultorio médico, sito en un cruce, vamos a la izquierda, en el barrio de La Iglesia, llamado de esta manera por estar allí la iglesia parroquial (izquierda de la foto)


Hacia allí va el Camino...


Al lado de ella pasa el Camino, pero podemos acercarnos a visitarla


Subimos por estas escalerasy aquí vemos la iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, que comenzó a construirse en el año 1580, estilo gótico, pero de las que sus obras se prolongaron hasta el siglo XVII, cuando era llamada de Nuestra Señora de La Velilla, advocación que pasó a la Asunción en el siglo XVII. Se aprecian bien sus contrafuertes góticos y su ábside poligonal


Capillas a cada lado y grandiosa torre-campanario


Escudos de los linajes de las capillas...



Vamos a acceder al pórtico


Sobre él, una imagen...


La Virgen con el Niño. La Asunción, la Santa Patrona...


La portada es de estilo clásico, renacentista, enmarcada en un hermoso frontón


Llaman la atención las cabezas de vaca en su variada simbología


Y los rosetones


 Volvemos al exterior...


En este precioso campo está el Quiosco de la Música


Y al lado el Teatro de Galizano


Detrás sigue el Camino...


En el siguiente cruce iremos a la derecha, en ruta a las playas


Vamos ahora por firme llano


Pasamos entre las casas...


Y en aquel desvío vamos a la derecha


Hay varios restaurantes y alojamientos


Pasamos junto a la urbanización Campo Juana


Chalets y edificio de pisos


Casa de labranza reformada...


Vamos saliendo del centro del pueblo



Y así vamos al barrio de La Canal


Por allí va el Camino...


Pasando junto a estas casas...


Y estos silos...


Larga recta hacia la playa


Otra fila de casas a la derecha


La Canal


A la izquierda escuela de surf


Sigue la recta, junto a los campos de Mies de Madera


Vaquería a la derecha y al fondo el pueblo de Langre, otro de los que conforman el municipio de Ribamontán al Mar, como Galizano


Barrio de San Miguel


Prados de siega y casas


En el cruce seguimos de frente


Ruta a la playa


Atentos a la señalización


Ligera cuesta


Casas de San Miguel...


Final de la cuesta


Y ya estamos sobre la Playa de Galizano, desembocadura del río Herrero, donde forma una pequeña ría, La Canal, razón por la que es llamada también Playa de la Canal. Esta zona resguardada del viento es conocida como La Playuca


Monte arriba está la Cueva de Cucabrera


Seguimos caminando...


Y ahora admiramos la primera línea de playa desde este hermoso mirador


La playa está guardada por la Punta Riaño a la derecha y por la Punta de la Canaluca a la izquierda


Pasamos junto a estas casas


Al fondo al oeste vemos unos imponentes acantilados


Es el Cabo Galizano, que guarda la Playa de Langre. Por ahí iremos dentro de poco


Más al oeste aún divisamos Cabo Menor y Cabo Mayor, en las inmediaciones de Cueto, barrio al norte de Santander, capital de Cantabria. Ahí está el Faro de Cabo Mayor o de Bellavista, inaugurado el 15 de agosto de 1839, diseñado por Felipe Bauzá y Domingo Rojí. En 1877 fue el primer faro de España en utilizar aceite mineral. En 1935 se hizo al pie una casa para los fareros En 1954 tuvo sirena y después radiofaro, siendo modernizado en 1979. La casa de los fareros dejó de ser vivienda en el año 1981 y es ahora el Centro de Arte Faro de Cabo Mayor


Vamos bajando ahora unos metros, viendo la grna llanura verde de Mies de Madero y Mies de Helechas, salpicadas de casas labriegas en El Soto, La Cavada y La Pedrosa. La carretera As-141 es la larga recta que la atraviesa. Por allí va el otro camino


De frente veremos el camino por el que vamos, unos metros más allá, en dirección a la Punta Rodico (izquierda) y la Ensenada de Galizano


Y por supuesto el Cabo Galizano y Cabo Mayor


Por aquí van ahora nuestros pasos, sobre el arroyo de Aguas Rondas, que aquí desemboca en el mar...


Bajamos y pasamos detrás de esta casa...


Vemos la desembocadura del arroyo


Pasamos el puente junto a esta vaquería


Y ascendemos unos metros por esta pista hasta aquella casa


Volvemos a llanear, ahora al borde de los acantilados


Las cercas de alambre de espinos delatan los usos ganaderos de estas fincas


Aquí nos desviamos a la derecha


Señal del desvío


El Camino sigue por aquí...


Y zigzaguea entre los campos...


Pista de zahorra


La senda gana poco a poco algo de altura...


Al fondo divisamos las cumbres de Peña Cabarga, parque natural, con el pico del Pico Llen, de 570 metros de altura, al sur de la Bahía de Santander, donde está el Monumento al Indiano y a la Marina de Castilla. A la izquierda es El Castillo o Pico del Castillo, localización de un castillo altomedieval


Al sur, Galizano y los montes por donde viene el Camino, bajando desde Güemes


Al este a nuestras espaldas, Arenillas y la Playa la Canaluca, la Punta Riaño, y Punta Cabrera, así como San Miguel, por donde acabamos de pasar


Y San Miguel, por donde acabamos de pasar


Al oeste, Llangre, el pueblo, colina arriba a la derecha


Gran pradería...


El Soto...


Campos de siega...


Nos aproximamos a los acantilados


Langre y bajada a la playa por los cantiles. Obsérvese bien la iglesia con su ábside y espadaña, sobre la nave de ganado


Senda de hierba...


Senda que se acerca a los acantilados


La Playa de Langre, con el pueblo al fondo y los acantilados del Cabo de Galizano


Remanso marino de paz y sosiego en el Camino...


Caprichosas formas de la erosión marina: El Pico de Langre


Al borde del cantil, con Langre al fondo


Sedimentos en los acantilados, libro abierto de los movimientos geológicos de la Prehistoria


Vista atrás...


La Punta Rodico. Estos parajes fueron escenario de tremendos naufragios


Vista al sur, Mies de Helechas y El Soto


La Cavada


La Peña Sebarga


Maravillas de la Tierra y el Mar sobre la Playa de Langre. Esta parte es conocida como la Playa Grande


Abruptos acantilados


Playa de Langre, La Grande, una de las más bonitas de Cantabria


 Es ahora cuando tenemos una doble opción, pues el trayecto se bifurca: a la derecha sigue la ruta más propiamente costera, al lado de la bajada a la playa y acantilados arriba. A la izquierda subiríamos a Langre y una carretera local (CA-440) nos llevaría a Loredo, enlazando allí con el otro camino, para ir a la iglesia de Nuestra Señora de Latas y de allí a Somo. Por otro lado a la derecha, desde la bajada a la playa, el Camino sube campos arriba a lado del acantilado.


Esta es la ruta propiamente costera, que es la que está señalizada (parcialmente) y la que vamos a seguir


Esta es la bajada a la playa. Nosotros desde aquí nos dirigimos hacia el mirador que hay sobre esta ensenada (izquierda de la foto). Reiteramos que solo está parcamente señalizada la travesía costera, con alguna flecha verde y alguna otra amarilla. Pero con estas fotos esperamos ayudar a quien la elija, pues merecerá la pena


El trayecto es aquí un sendero trillado por caminantes y pescadores


Vamos al mirador


Maravillas del paisaje


El Pico de Langre, atalaya sobre la mar océana


Atrás va quedando la Playa Grande


Adelante hay un pequeño aparcamiento, pues una pista asfaltada comunica con el pueblo


Casa solitaria a la sombra de pinos y palmeras, en medio de la campiña


Llegamos al mirador


Desde aquí vemos la playa y a su izquierda la Punta Rodico, Arenillas, la Punta la Canaluca, la Punta Riaño, Cucabreras, y al fondo la Lastra de las Cuevas y, detrás, el Cabo Quintrés


Cabo Quintrés, costa de Trasmiera...


Cabo Galizano. Aquí está la Playa Pequeña


Se ve perfectamente el fondo marino ante la Playa Grande


Desde el aparcamiento y mirador, junto a otra de las bajadas a la playa, tomamos este sendero


Y subimos campera arriba


Langre a la izquierda


El Cabo Galizano a la derecha


Cuña que se adentra en el mar...


Ganamos altura...


Bellísimo paisaje


Vista a nuestras espaldas del trecho que acabamos de dejar atrás


El mirador y la playa


La costa y sus cabos y acantilados


El sendero va ya por firme llano


Hermosísima concha...


La senda pisada sigue hasta la punta del Cabo Galizano. Aquí podríamos, si nos es factible, atajar un trecho campo a través a la izquierda...


Iríamos aproximadamente hacia aquellas casas en lo alto de Langre


En concreto nos dirigimos a aquel camino, que sube junto a la cabaña, en el lugar de Llaranza


Caminamos hacia la Punta Langre, viendo al fondo Cabo Mayor y Santander


Santander, zona de Cueto y Sardinero


Cabo Menor y Cabo Mayor...


Un barco sale de puerto


El Faro de Cabo Mayor


Vista atrás dejamos la Ensenada de Galizano


Aquí encontramos la pista...


Seguimos de frente. Este barrio de Langre se llama Llaranza


Llegamos a un cruce y vamos a la derecha


Aquí vuelve a haber señalización


La pista hace aquí un giro a la izquierda y discurre en paralelo a la línea de costa


Y subimos a la cabaña que veíamos antes


Llegamos al cruce y seguimos de frente en Llaranza


Placa con el nombre del barrio


La solitaria cabaña


Vemos Santander al fondo


Buen paisaje de Santander. Destaca ya en la distancia el Hotel Real (en medio de la foto, algo tapado por el poste), ideado por Alfonso XIII para alojar a su séquito durante sus estancias veraniegas en Santander. Bajo sus auspicios se empezó a construir en 1916. Diez años antes la familia real ya venía a tomar los baños de ola y se asentarían en el cercano Palacio de la Magdalena


 Iniciamos una bajada


Pasamos detrás de la casa...


Al borde del mar...


Cabo Mayor...


Santander más cerca


Playas de Es Sardinero, zona de playas que se configuró como ciudad-jardín de Santander cuando, a partir de mediados del siglo XIX, se puso de moda para tomar los baños de ola que serían el antecedente del actual turismo veraniego. Al principio la burguesía industrial madrileña y catalana estableció aquí las primeras quintas de recreo y chalets. Luego la casa real española lo pondría aún más de moda con sus estancias en la ciudad, inaugurándose el casino. Con el tiempo la ciudad-balneario se transformó en zona residencial de bloques de pisos, con abundante hostelería, hoteles y servicios, ante las playas


Al sur están los muelles de Maliaño y Raos, el Puerto de Santander. Aquel peñasco a la derecha de la foto es  Peña Castillo, que tiene todos los visos de ser un primer asentamiento prerromano habitado después hasta la Edad Media al menos. Lamentablemente y al haber sido tradicionalmente explotado como cantera se han perdido muchos restos de aquel tan oscuro como apasionante periodo. Al fondo, más a lo lejos, otro picudo promontorio es el Cueto de Mogro, donde hay otro interesante e importantísimo asentamiento. Se trata de un castro cántabro que aprovecha una estratégica elevación natural y que se atribuye una cronología anterior a la conquista romana, en la Edad del Hierro, por lo que habría de tener en torno a los 2500 años de antigüedad al menos. Si bien cierto es que no se han realizado excavaciones y todo resulta una incógnita sujeta a especulaciones


Domina la bahía, al norte de la ciudad, el palacio y península de La Magdalena, donde se han localizado restos romanos de a partir del siglo I de nuesta era, justo tras la conquista del territorio por parte del Imperio de Augusto en las guerras asturcántabras contra Roma. Dada su privilegiada situación sobre la ciudad y la desembocadura fue desde siempre un enclave fortificado en el que se libraron algunas batallas durante la Guerra de la Independencia. A primeros del siglo XX fue regalado al rey Alfonso XIII y allí se construyó entre 1909 y 1911 el palacio real, razón por la que también se conoce al lugar como Real Sitio de la Magadalena. Se esperaba, como así fue, que la presencia del monarca con su familia y séquito promocionase Santander a todos los niveles, especialmente por parte de las clases más pudientes, que estableciesen aquí sus quintas de recreo, residencias, negocios y espacios de ocio, principalmente la vela. Alfonso XIII utilizó el lugar como mansión de veraneo entre 1912 y 1929. Es de entonces cuando, por iniciativa real, se planta en la península el bosquete de pinos. Luego pasó a ser sede de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, hasta la actualidad


En el medio está la Isla de Mouro, un topónimo que llamará la atención de los lingüístas al ser un evidente caso de diptongo decreciente extraño en Cantabria. Realmente se trata de un error de transcripción del nombre original Mogro, protagonizado en el siglo XVIII por el cartógrafo Vicente Tofiño de San Miguel. En 1570 se proyectó construir un castillo defensivo en esta isla que guarda la entrada a la Bahía de Santander, pero al final se hizo en la península de La Magdalena, llamado de San Salvador de Hano. En 1812 fue ocupado por los ingleses para bombardear desde allí esa fortificación de La Magdalena ocupada por las tropas napoleónicas. Más tarde se construiría un faro


Es zona de pesca y hábitat  de gran importancia ecológica por su flora y avifauna


Más acá hay una isla más grande: Santa Marina. Esa parte es conocida como El Balcón


Cabo Menor y Cabo Mayor



Santa Marina, Isla de Mouro, La Magdalena y Santander: a la derecha El Sardinero y a la izquierda Peña Castillo


 Vista desde los campos de Llaranza, El Molino y El Portillo


Aquí nos desviamos a la derecha para tomar la senda más pegada a los acantilados


Isla de Mouro y El Sardinero


La Magdalena y el Hotel Real


Muelles de San Martín, Gamazo, Puerto Chico y Calderón...


Maliaño y Raos


Campos del litoral


Bajo nosotros hay una extraordinaria formación natural, las piscinas naturales de Llaranza, llamadas Las Pozas de Langre


Línea recta de rocas que forma esta larga poza...


 Paraíso de pescadores y buceadores


Las pozas desaparecen con las pleamares y reaparecen con las bajamares


Isla de Santa Marina, paraje también de ancestral historia y asentamiento de un viejo monasterio


Estas son las maravillas que nos ofrece esta variante de la senda costera


Santander novia del mar, como bien dicen la canción...


Hay algunas casas a lo lejos



Isla de Santa Marina


 Cabo Mayor


Hermoso sendero, bastante frecuentado por pescadores, paseantes y peregrinos


Seguimos la sinuosidad de la línea de costa


Litoral de Cantabria, costa de ensueño


La senda, aunque poco señalizada en este momento en este tramo, no tiene pérdida. Hay que seguir el camino más pisado


Eso sí, nunca nos asomemos a los acantilados


Campos de Peñota


El Sardinero...


Vemos una placa...


Es el monumento Memoria a los Pescadores, dedicado a los fallecidos en esta costa


Seguimos camino...


Peñota, siguen bajo nosotros Las Pozas de Langre o Llaranza


Ante Santa Marina y Santander


Ruta bien trillada...


Paseantes y senderistas


Las Pozas...


Acantilados de Peñota


Al borde del precipicio...


Nos separamos unos metros del borde del cantil. Volvemos a ver señalización


Helechales


Vegetación marina...


Puesta de pesca


Atrás Las Pozas


Adelante Santa Marina...


Peñas y roquedos


Por fin una flecha amarilla...


Tomamos como referencia aquella antena, los acantilados y la Isla de Santa Marina, la isla más grande de Cantabria


Más helechales...


La Magdalena


Unas casas. El Camino sigue a su derecha


Y ante nosotros El Puntal, el brazo de arena que se adentra en la Bahía de Santander. Aquel alto edificio es Pedreña, donde está uno de los embarcaderos de esta ribera, el de las lanchas de los Reginas o pedrereñas, que tomaremos en Somo para ir allí y luego a la capital cántabra


La otra alternativa es rodear toda la bahía hacia el sur, por El Astillero


 Bajamos poco a poco


Ahora vemos la Isla de Santa Marina justo al lado de nosotros y en todo su esplendor. Esta parte cercana a nosotros se llama Jorganes y el paso a la isla La Canaleta. estamos en el Canto del Fraile, un lugar que hace referencia en su topónimo a la historia de esta franja de costa de Cantabria


Isla de Santa Marina, llamada así por una capilla allí situada consagrada en la Edad Media en la que hasta entonces era Isla de Don Ponce (nombre de algún señor de la zona)


Ya en 1407 se funda en la isla un monasterio de frailes jerónimos dependiente de la iglesia de Santa María de Latas, a iniciativa del canónigo de la entonces colegiata (más tarde catedral) de Santander, Pedro Gutiérrez de Hoznayo, quien ocuparía el cargo de arciprieste del nuevo convento, que durante unos años sería cabeza de un priorato


 No tuvo mucha suerte el cenobio, bien por la insalubridad de la vida isleña (o "peninsular" pues hay quien dice que entonces estaba comunicada por tierra) afectada por las galernas, o bien por la escasez de medios y rentas, los monjes se trasladan a una nueva fundación en Monte Corbán, en términos de su jurisdicción


Pero Pedro Hoznayo, su promotor, se negó a trasladarse, vivió en la isla, tal vez con un pequeño grupo, hasta que falleció y fue enterrado en esta isla


Tiempo después, con el viejo monasterio arruinado y deshabitado, sus restos fueron trasladados a Corbán


La isla pasaría en el siglo XVII a ser propiedad de la familia de los Jorganes pero aún se conservan cimientos de sus abandonadas dependencias monacales


El Balcón, la zona norte de la isla...


Al estar rodeada de rocas su acceso no es tan fácil como parece. La zona es muy frecuentada por surfistas


Los acantilados no son muy altos pero sí bastante verticales


Hubo huertas y se conservan cimientos del monasterio entre la vegetación, así como tapias de las huertas


Y Santander, a partir de ahora siempre a la vista


La Magdalena al fondo


Hay aquí al sur de la isla una pequeña playa en lo que parece ser la parte de la Isla de Santa Marina más accesible


Gaviotas en el arenal


Llegamos a una explanada


Es otro mirador sobre playas y bahía


En el Canto del Fraile hay algunos chalets, cruzamos la carretera que va al aparcamiento y seguimos al otro lado por la senda costera


Por aquí va la senda, al lado de la bajada a la Playa de los Tranquilos o Playa de Boo. Una línea de rocas divide la playa en dos sectores


La Playa de Somo y El Puntal es aquella larga línea amarilla en el horizonte


Playa de Loredo, ante nosotros, que junto con la de Somo y El Puntal son verdaderamente un solo arenal, el más extenso de Cantabria


Son en total más de cuatro kilómetros de extensión a lo largo. En la distancia volvemos a ver Peña Cabarga


Allí al fondo, Somo, nuestro destino más inmediato


Al otro lado de El Puntal está el embarcadero de Somo donde los que vayan a Santander directamente podrán tomar las lanchas reginas o pedrereñas


La gran Bahía de Santander, la mayor del Cantábrico, donde confluyen las rías de El Astillero, Solía, San Salvador, El Carmen, Raos y Ría de Cubas, desembocadura del río Miera. Casi la mitad de la población de Cantabria vive en sus riberas, municipios de Santander, El Astillero, Camargo, Marina de Cudeyo, Villaescusa y este donde estamos nosotros Ribamontán al Mar. La población oficial se multiplica con la real en época veraniega


En Santander hubo antaño una ría más, la de Becedo, secada y rellenada posiblemente desde finales del siglo XVIII pero de la que aún quedaban señales en 1936


Buena vista de La Magdalena con el Hotel Real sobre la Playa de los Biquinis, la Isla de La Torre (a la izquierda ante la playa) y la Isla Horadada, justo delante de nosotros, que tiene un pequeño faro. Es importancia para la historia de Santander por la tradición, legendaria, que dice que la barca que trajo aquí las cabezas decapitadas de los santos Emeterio y Celedonio tropezó con esta isla. En Santander se construiría para estas y otras reliquias la Abadía de los Cuerpos Santos, luego catedral de la Asunción. En el año 2005 una galerna derribó el arco natural que le daba nombre. Por su parte La Torre fue una isla fortificada en el siglo XVIII y es actualmente sede de la Escuela de Vela 


Playas de El Sardinero: El Camello, La Concha, El Sardinero (Primera y Segunda Playa). Creemos reconocer parcialmente el Gran Casino Sardinero, inaugurado en 1916. Justo a la izquierda de la parte de arenal que vemos desde aquí. En medio está el Gran Hotel y a su izquierda los Jardines de Piquío que separan las dos playas, primera y segunda, de El Sardinero, esta segunda parcialmente tapada por la Isla de Mouro


Isla de Mouro, guardián de piedra...


Los Tranquilos...


Otro maravilloso mirador


Playa de Boo o de los Tranquilos


Vamos a la Playa de Loredo...


Nos adentramos en los pinares


Pero la costa siempre a la vista...


Gran paisaje...


A la sombra de los pinos, como dice la canción


Hay buena sombra


Estacas señalizadoras


Al fondo el Pinar de Arna


El Camino es arena...


Rincones de extraordinaria placidéz y belleza


Estacas y cuerdas...


Buen Camino



Salimos a la Playa de Loredo


Y la Playa de Somo...


Rocas ante el mar


Las Dunas de Loredo


Isla de Santa Marina


Cabo Mayor y su faro. A su izquierda están la Ensenada de Mataleñas con su playa y el Cabo menor, así como las playas de Los Molinucos y la segunda de El Sardinero. Esta boca de la bahía hasta la Isla de Mouro es llamada Canal del Carrejo


Por aqui vamois nosotros. Aquí tenemos dos opciones. Si las condiciones climáticas son mínimamente buenas lo aconsejable sería desviarnos a la derecha para recorrer este gran arenal hasta Somo. Otra opción sería seguir hasta Loredo y de allí enlazar con el otro camino en el santuario de Nuestra Señora de Latas


Bajamos pues a la playa...


Y emprendemos camino por el arenal...


Somo nos aguarda


Somo


Dunas de Loredo


Inolvidable sensación, caminar largo trayecto por las arenas...


El Puntal y Peña Castillo


Santander: allí en Somorrostro estaba el casco antiguo, desaparecido en el Incendio de Santander de 1941


Ante la Magdalena...


Pasamos el río de Castanedo... bastará con descalzarnos. Allí está Somo, aunque los edificios más altos del fondo son Pedreña


Venimos pues, recorriendo todo este grandioso arenal


Santa Marina y el Canto del Fraile con la Playa de los Tranquilos


Llegamos a Somo, otro enclave surfero por excelencia


Majestuoso arenal de Somo


Isla de Mouro con su faro. Antaño los fareos quedaban allí aislados varios días a causa de las galernas y furias del mar


Cabo Mayor y Cabo Menor


También con su faro


Santander y El Puntal


 Punta de El Puntal y al otro lado, en Santander, el Muelle de Calderón , a donde llega la lancha. Más a la derecha es Puerto Chico, la Dársena de Molnedo y el Dique de Gamazo


El Hotel Real sobre las playas de los Peligros. Se desconoce el porqué del nombre, si bien se supone tiene que ver con el riesgo de encallar los barcos más que con los peligros del baño, pues es de aguas tranquilas al estar en el interior de la bahía


Y ahí está la isla de la Torre ante la Playa de La Magdalena


Península y palacio de La Magdalena. A la izquierda es el Faro de la Punta de la Cerda, situado donde antaño hubo una batería artillera e inaugurado en 1870. Antaño se empleaba para descargar mercancías peligrosas, pólvora y explosivos, dado lo apartado que estaba de la ciudad


Aquí llegados podemos dirigirnos a las calles de Somo. Caminando hacia el fondo llegaremos al embarcadero


Ante el embarcadero hay un hermoso parque


Donde una figura femenina sobre una roca despide a los viajeros, vecinos y peregrinos que aquí se embarcan rumbo a Santander desde el Embarcadero de Somo