Eres el Peregrino Número

viernes, 27 de octubre de 2017

DE EL ASTILLERO A MALIAÑO POR EL INTERIOR. EL CAMINO POR LA BAHÍA DE SANTANDER (4)

Bifurcación en el paseo marítimo de El Astillero

Nada más pasar su ría desde Pontejos, al sur de la Bahía de Santander, viniendo de Elechas y Somo, en la ribera derecha, el Camino entra en El Astillero, importante municipio y núcleo urbano de origen portuario, llegando a una bifurcación en la cual se divide en dos: a la derecha atravesaremos la población por lo que fue más o menos el trazado original caminero, actualmente un recorrido netamente urbano que atraviesa la por la calle de La Industria. A la derecha se sigue el paseo marítimo por la orilla del estuario hacia el parque de La Planchada y luego rumbo a Maliaño Alto. Ambas alternativas se unirán unos cuatro kilómetros más allá para seguir hacia Maliaño Bajo y Muriedas, entrando en Santander por Peñacastillo


Nosotros en este caso vamos a tomar el Camino de la izquierda, el itinerario urbano


Para ello subimos un poco al lado del túnel de la Autovía S-10


Y pasamos bajo el cargadero de Orconera, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2013, antiguo cargadero del puerto, diseñado por José MacLenan y contruido en 1893 para la compañía Orconera Iron Ore, que sacaba el hierro de las minas de la cercana Peña Cabarga, ya conocidas antes de la llegada de Roma, en dirección al Reino Unido. El mineral era traído en vagonetas y el cargadero se reformó en 1902. En 1970 las vagonetas fueron sustituidas por una cinta trasbordadora. Los últimos barcos que entraron, a finales de aquella década, llevaban la producción a Altos Hornos de Vizcaya


Al subir vemos a lo lejos las grúas de Astilleros de Santander S.A. (ASTANDER), último exponente de la saga de astilleros que dieron nombre a la población desde la creación del Real Astillero de Guarnizo para hacer barcos para la Armada en tiempos de Felipe II allá por el año 1581, eso sin contar con los precedentes de la existencia desde tiempo inmemorial de astilleros de ribera, pues ya cántabros y romanos aprovechaban estas resguardadas rías


Estamos en el parque de La Cantábrica, donde en esta nueva bifurcación iremos a la izquierda, al pie de la iglesia de la iglesia de San José, de estilo neorrománico, techo neomudéjar y dos torres, una de campanario. Se construyó a partir de 1890 como una pequeña capilla para los trabajadores del astillero pero fue derribada y hecha de nuevo, como iglesia más grande, e inaugurada en 1949, siendo el arquitecto Juan José Resines. Alberga en su interior un Cristo yacente tallado en madera por el santoñés Víctor de los Ríos


Subimos las escaleras y atravesamos toda la explanada del Parque de La Cantábrica hecho aprovechando los terrenos de la antigua refinería de este nombre, cuya historia empezó en 1880 al autorizarse un muelle provisional a la empresa francesa Deuchst y Compañía en el lugar de La Puntena y al cierre de estos terrenos en la llamada Míes de Muñó para construir una refinería petrolera, ya en marcha un años después



Al mismo tiempo se crea otra refinería en el lugar. Eran sus propietarios la peetrolera francesa Desmarais Hermanos, fundada en Madrid por aquellas fechas. La empresa matriz francesa eran los hermanos Paul y Bortherone, y la filial española estaba a cargo de Lucien Bortherone Desmarais y Francisco Chapuis. Entraría en liquidacón en 1926 y en 1927 se fusionaría con La Cantábrica. Todo quedaría integrado en el monopolio de petróleos de Campsa durante el gobierno de Miguel Primo de Rivera, llegando a tener un total de 100 empleos en 1931 que subirían a 247 dos años después



Célebres petroleros como el Campomanes, el Campante, la Campana, el Campiz, el Campeón, el Campeche y el Composines entraban en la bahía y el petróleo en sí era traído por la gabarra el Campitas, descargándolo con un sistema de combustible, que tras ser refinado en combustivle era transportado en cisternas por ferrocarril. También se fabricaban latas para combustible




Señalización en el parque de esta antigua refinería que estuvo en funcionamiento hasta el año 1970


Estos terrenos de la factoría fueron con el tiempo aprovechados para hacer esta gran parque, un verdadero pulmón verde para El Astillero


Pasamos junto al Quiosco de la Música y seguimos adelante


Caminando ya hacia los edificios de pisos


Y siguiendo de frente a lo largo del parque


Un delicioso paseo junto a los jardines


Campos para sentarse, césped y arbolado


A la izquierda están el Club de Ténis y el Complejo Deportivo de La Cantábrica


Y en medio una gran estatua


Es el Monumento a la Construcción Naval, los astilleros que dieron nombre a El Astillero


Formado por tres grandísima figuras de más de una tonelada de peso cadas una, obra de 2003 del escultor Jesús González de la Vega


Sigue la larga y bellísima explanada. Más a la izquierda se encuentran las altísimas chimeneas de La Cantábrica, lo que ha llegado a nuestros días de tan histórica refinería, que malamente seremos a ver desde aquí, tapadas por el arbolado


Salimos así al Paseo del Ferrocarril


Es la rotonda de la calle de La Industria, donde iremos a la derecha por el paso de peatones


Barrios obreros y casas urbanas más antiguas


Y aquí tomamos la calle de La Industria, continuidad por El Astillero de la carretera general, la que vendría a seguir, más o menos, lo que era el antiguo Camino Real de la Costa


Es sin duda una de aquellas viviendas contemporáneas de La Cantabrica, al otro lado de la calle. NOTA IMPORTANTE: si deseamos ir al Albergue de peregrinos Nuestra Señora de Muslera de El Astillero-Guarnizo hemos dei r a la iglesia parroquial de esta advocación, un tanto alejada de este  Camino y situada más al sur. Una vez allí podríamos regresar aquí al día siguiente o tomar otro que bordea la bahía y todas sus rías procedente de Galizano y Villaverde de Pontones, el cual luego de Solares, Heras y Sobremazas sigue por Santiago de Cudeyo y en San Salvador se bifurca, bajando un ramal a Muslera y de allí siguiendo a Santander por Revilla, Herrera y Cacicedo


Seguimos nosotros en este caso por la acera de El Astillero, municipio creado en 1800 tras separarse siete años antes de la jurisdicción de La Marina, en un territorio habitado ya desde tiempos lejanos, pues cántabros y romanos aporvecharon vías de comunicación fluviales y terrestres para dar salida al hierro de Peña Cabarga, tal y como se hizo durantre milenios


De todas maneras el poblamiento más antiguo del que hay certeza es el Hombre de Morín, de 30.000 años atrás, cuyos restos fueron hallados en la cueva de este vombre, Cueva de Morín, en el cercano municipio de Villaescusa


El primer núcleo de poblamiento notable es Guarnizo, hacia donde nos dirigimos. El Astillero como población nació a partir de los astilleros creados en el siglo XVIII en La Planchada, dedicados a grandes navíos


A principios del Siglo XVIII el aumento del tamaño de los navíos hace que la Ría de Solía se quede pequeña y poco profunda, por lo que se construye un nuevo astillero en La Planchada, el Real Astillero de Guarnizo, "astillero de navíos", a un cuarto de milla del de Potrañés, "astillero de fragatas". El Real Astillero de Guarnizo empieza su actividad en 1720 y acaba hacia 1770 cuando O Ferrol, en Galicia, le toma el relevo como capital del Departamento Marítimo del Cantábrico, si bien se mantuvo parte de su actividad constructora hasta un siglo después


En medio de esta rotondoa nos encontramos un elemento de interés


Un crucero metálico, símbolo y emblema del Camino


Señalización xacobea

Seguimos la calle La Industria. Aquí hay algunas viviendas unifamiliares y quintas


A la derecha edificios de pisos


Además de sus astilleros el crecimiento de la ciudad de Santander y de su actividad portuaria, además de las comunicaciones, carreteras, autovías, ferrocarril y aeropuerto,  han hecho que estos municipios de la bahía crezcan urbanísitcamente mucho en las últimas décadas, configurándose también grandes arterias comerciales y de servicios


Practicamente por aquí, el camino a Santander, es todo ello una calle


Y aquí ya tenemos ante nosotros Guarnizo. Aquel Real Astillero de Guarnizo en La Planchada fue el origen de El Astillero, pero lo que es Guarnizo tal no se incorporó al municipio creado en 1800 hasta 1871, perteneciendo hasta entonces al Real Valle de Camargo


Pasamos junto a esta quinta


Y entramos en Guarnizo

Estamos en la calle Vista Alegre


Seguimos por esta calle principal


Un grupo de casas antiguas restauradas


Vemos desde aquí la Ría de Boo, muy afectada por la industrialización pero cuyas marismas han sido en la pedida de lo posible recuperadas


Las marismas blancas y negras de la Ría de Boo. Allí a la izquierda vemos el Puente de Bilbao de la Autovía S-10. A la derecha es el Polígono Industrial Ría del Carmen, ya en el municipio de Camargo. El otro camino, del que nos separamos en el Cargadero de La Orconera, sigue por allí para subir a Maliaño Alto, cuya iglesia parroquial de San Juan Bautista divisamos desde aquí, edificada en 1624


Aquí unos prados rememoran el entorno rural que predominó en la zona en tiempos pasados. Algunos trabajadores del astillero, hace tiempo ya, compatibilizaban con sus familias esta actividad con el trabajo del campo. Especialmente en tiempos de decadencia y de pocos encargos. Algunos incluso se hicieron campesinos, como pasó en las primeras décadas del siglo XIX. Ahora las actividades agroganaderas son muy escasas en este hábitat eminentemente urbano, si bien algunas huertas y corrales pueden descubrirse en ests campos


Adelante sigue "la gran avenida" hacia Santander. Hay bares y comercios

Casas de época bellamente rastauradas


Viviendas populares


Estamos en la calle Prosperidad


Nos acercamos a La Ventilla



La Ventilla es un topónimo que hacer referencia a una antigua venta caminera que aquí existió y de la que se conserva el nombre


Las palmeras son símbolo de antiguas quintas, pues fue esto tradicionalmentee zona residencial de la burguesía industrial de estos lugares


Pasamos junto a un gran hotel


Y seguimos avanzando



Entre las casas de la calle Prosperidad


La acera es ancha y no tiene problema para el paso de viandantes


Gran balconada


Y hermoso paseo


Vamos cuesta abajo


Admirando esta hileras de árboles ornamentales


Y así vamos acercándonos a Boo, Boo de Guarnizo, otra de las poblaciones de El Astillero


En la siguiente rotonda hemos de star atentos pues seguiremos de frente por la CA-140 en direccióna Muriedas


Sauce llorón juntoa Villa Rosa



Al fondo en núcelo urbano de Boo de Guriezo


Caminamos junto a estas quintas


Boo de Guriezo representa uno de los más entiguos enclaves poblados de la bahía, donde se han encontrado túmulos megalíticos, asentamientos de la Edad del Hierro y romanos en el cercano monte El Gurugú


Al fondo ya vemos la rotonda


A la derecha la Ría de Boo e instalaciones de Ferroatlántica, empresa dedicada a las aleaciones férricas


Nos encontraremos con sitios para tomar algo a lo largo de todo el recorrido


Fijémonos ahora en la rotonda


Aquí está el monumento de Homenaje a la Metalurgia, obra del año 2015 del artista Antonio Barquín. Para ello empleó como base una gran cisterna metálica de diez metros de largo dedicada al transporte de combustible


Aquí distinguimos los trabajos del metal, herrero, cortador, fresador...


A la derecha del fresador los remachadores. Una obra de arte en homenaje a los trabajadores de las industrias de la bahía


En torno a las figuras humanas hay motivos geométricos


Y las ruedas dentadas


Atrás los edificios de viviendas


Por allí a la derecha sigue el Camino


Allí vemos la señales


La concha del Caminmo Norte


Cruzamos pues el paso de peatones a la derecha de la rotonda


Y seguimos al otro lado


Así iremos viendo la otra parte del Monumento a la Metalurgia


Ahí vemos figuras de otros trabajadores


El fundidor y los mineros de las minas de hierro de Peña Cabarga, uno con la vagoneta y otro pe picador. El origen del proceso


Tras rendir tributo a los trabajadores del metal continuaremos ruta


En la calle Bóo


En esta bifurcación habremos de ir a la izquierda, por lo que podemos cruzar aquí en este paso de cebra o en el siguiente



Subiendo hacia aquella fila de árboles hacia el puente sobre la línea férrea


Tal y como aparece indicado


Subimos un poco junto al seto


Y bajo la arboleda


Fincas y edificios


A ambos lados hay barrios obreros y nuevas urbanizaciones


Y zona de parque


Hay barandillas a ambos lados de la acera


A la izquierda el barrio de San Camilo, donde predominan las viviendas unifamiliares


Y así pasamos por este puente sobre las vías del ferrocarril


Pasando al otro lado paso a paso


Viendo de nuevo la factoría de Ferroatlántica


Viene ahora un tramo cuesta abajo y arbolado



Con acera a la derecha, por donde vamos


Y bancos para sentarse


Nos acercamos al Polígono Industrial de Trascueto


A nuestra derecha la parada ferroviaria de la Estación de Bóo, ante Ferroatlántica


Seguimos por la acera


Y vemos la gasolinera


Al fondo a la izquierda Maliaño alto, por donde viene el otro camino


Y ante nosotros, a lo lejos, Muriedas, capital del municipio de Camargo, que comparte csaco urbano con Maliaño Bajo


Llegamos a otra rotonda


Vamos saliendo así del municipio de El Astillero


En esta rotonda hay otro monumento. Es la llamada popularmente Rotonda de Chanquete


Es así conocida pues el monumento está hecho con partes de un barco desguazado


Damos la vuelta a la rotonda


Y nos dirigimos hacia el Puente de Bóo entrando en Muriedas-Maliaño


Puente sobre la Ría de Bóo


Muriedas. Nosotros seguiremos de frente por la Avenida de Bilbao. El límite con Maliaño es objeto de polémicas. Si bien existe la creencia que dice que la avenida divide ambas poblaciones que son en la práctica un solo centro urbano, esto no parece ser cierto


Maliaño popiamente estaría algo más a la derecha. Sea como sea al pasar al municipio de Camargo admiramos este estuario en el que se han realizado intensos trabajos de recuperación ambiental


Este tramo de ribera ha sido hermosamente recuperado


Y ya en el municipio de Camargo nos acercamos a los primeros edificios de Muriedas


Hay un tráfico intensísimo


Y por aquí enlazaríamos con el otro camino, del que nos separamos cuatro kilómetros y pico atrás en el paseo marítimo de El Astillero. Ahora por Muriedas nos encaminamos a Peñacastillo para enlazar con el que viene de Santander, el que emplean los peregrinos, realmente la mayor parte, que han cruzado la bahía en las lanchas de Los Reginas o pedreñeras