Eres el Peregrino Número

lunes, 6 de noviembre de 2017

VISITANDO COLINDRES DE ARRIBA: HISTORIA, PAISAJE, PATRIMONIO Y EL ANTIGUO HOSPITAL DE PEREGRINOS (CANTABRIA)


Iglesia de Colindres
Cada del Hoyo. El Camino Real viene de Laredo a la izquierda y sigue a la derecha hacia Colindres de Abajo
Ha llegado el peregrino a Colindres, en concreto Colindres de Arriba, la parte antigua de esta histórica población al sur de Laredo, a donde llegan aquellos peregrinos que no han optado por cruzar la Ría de Treto en lancha hacia Santoña sino bordearla, tal y como hacían tamibíen muchos romeros de antaño que buscaban un paso algo más seguro aguas arriba. Así llegamos a la Casa de Valle o de los del Hoyo, casona del XVI profundamente reformada en el s.XX y que, entre sus dueños más ilustres, está Pedro del Hoyo, Secretario General de Felipe II, de quien se dice que montó en ella un laboratorio alquímico en 1567 donde trabajaron varios alquimistas. En la casa, dedicada actualmente al turismo rural, vivió un tiempo Bárbara Blomberg, amante de Carlos V y madre de Juan de Austria, señora que fue benefactora de estos lugares, pues sufragó caminos hacia la barca que pasaba la ría y otras iniciativas en favor de sus habitantes


Más allá de la cerca almenada de la casa vemos Colindres de Abajo, la zona más urbana de la villa, hacia donde sigue el Camino, en lo que fueron marismas que fueron ganándose, por sedimentación natural y rellenos y desecaciones hechas para ganar espacio, en lo que fueron junqueras que fueron fondeadero natural y lugar donde hubo astilleros de ribera


Allí estuvieron además los astilleros de Falgote, existentes en 1475 y donde se construyeron la carabela La Pinta y posiblemente la nao Santa María, llevadas a Palos al servicio del primer viaje a Colón


Más cerca, entre Colindres de Arriba y Colindres de Abajo, vemos La Quinta, donde está la mansión construida en 1870 para un indiano emigrante a México apellidado Ulacia, en lo que era la Torre del Condestable, o de los Velasco. Allí estaba la Torre del Condestable, cuyos restos sirvieron para hacer esta casona, donde vivió un militar que participó en la Guerra de África, por lo que al monte en el que se asienta se le ha dado en llamar Monte Gurugú, nombre de una eleveción en Melilla que se hizo famosa en aquella contienda. Esta es la razón por la que haya tantos montes también con este nombre en buena parte de la geografía española. Esa zona era conocida como barrio de Viar, donde se conserva el topónimo La Torre y existió una mina de hierro, así como una cueva artificial, El Refugio, donde la gente se guardaba durante los bombardeos de la Guerra Civil

 

Enfrente de Casa de Valle hay un cruce, el Camino sigue a la derecha. Si bien sabemos que los peregrinos no tienen tiempo para pararse a cada momento ni mucho menos desviarse a verlo todo, no está de más mencionar que, a mano izquierda, pueden realizar un pequeño periplo para visitar estos parajes de Colindres de Arriba tan llenos de historia, paisaje y patrimonio. Si estamos bien de tiempo y fuerzas, máxime si vamos a hospedarnos aquí o en las inmediaciones (en Colindres de Abajo hay albergue de peregrinos), nos permitimos recomendar este corto itinerario. Sino valgan estas líneas y fotografías para dárlo a conocer un poco más


 En este barrio, Puerta, ya vemos alguna quinta


El Camino Real de Castilla se unía en Colindres con el Camino Real de la Costa, aprovechado por los peregrinos xacobeos y origen del ahora llamado Camino Norte de Santiago


Este es el Camino Real que enlazaba la meseta y la costa, llegando a estos puertos el trigo y la lana de Castilla para transportarla en barco al norte de Europa.


La población es mencionada por primera vez en el Cartulario de Santa María del Puerto (Santoña), en el año 805, en el que se hace referencia al concejo de homes buenos de esta villa de Colindres


El origen de Colindres estaría en el entorno de un monasterio, el de San Jorge y de San Juan, donado en el siglo XI al citado de Santa María del Puerto, actual Santoña, si bien el lugar, con asentamientos romanos, estaba al menos poblado desde el Neolítico


Las mayores referencias aparecen a partir del año 1000 cuando se repuebla el oriente de Cantabria, apareciendo en 1040 los hermanos Vellacoz de Ayala, Lope Velascoz señor en Colindres, y Galindo Velacoz señor en Mena, posiblemente pertenecientes a la estirpe que dio nacimiento a las de los señores de Vizcaya y Álava, los Haro y los Ayala, por lo que se supone que ya Colindres era plaza fuerte y señorial


Y así en el lugar de La Redonda de este barrio de Puerta, llegamos a Casa Gil de la Redonda y Velasco, en estilo barroco montañés, datada en 1696


Es de dos alturas, la primera de sillería, donde están los escudos, que en algún momento fueron pintados y conservan restos de la policromía



Son las armas de Nicolás Gil de la Redonda y las de su mujer Ángela de Velasco y Arce. El apellido Gil de la Redonda, referido por topónimo a este lugar, ya aparece en Colindres a mediados del siglo XVI


Algunos miembros de la famila tuvieron cargos en Perú y otros fueron miembros de la Orden de Santiago


La estructura, si bien barroca, es tardía, por lo que se denota la influencia clasicista. Por aquí pasa la Ruta de Carlos V, la que siguió el emperador cuando  tras desembarcar en Laredo, iba de retiro al Monasterio de Yuste, allá por el año 1556. Venía de abdicar en Bruselas en favor de su hijo Felipe II los reinos de España y los estados de la Casa de Borgoña con las Indias, Cerdeña, Nápoles, Sicilia, Milán, los Países Bajos y el Franco Condado, además de una gran bancarrota por las campañas militares


Vemos allí a lo lejos, desde el muro de la casona, una vista de Cortinas, La Torre


Allí a la derecha reconocemos, en el Camino de la Merced, que recuerda al viejo convento que allí existió en el pasado, Casa Mori, una de las más antiguas de Colindres


Su estilo es a caballo entre el gótico tardío y el clásico montañés, con puerta de arco de medio punto en la que hay yn escudo gótico, cuyo linaje, también de los más antiguos de Colindres, proviene de aquí y está asentado desde el siglo XV al menos


Dejamos la Casa de Gil de la Redonda y Velasco


Y así llegamos al Palacio del Infantado de Alvarado o del Condestable, arruinado desde la invasión de la armada del Cardenal Richelieu en 1839, pero que conserva en pie buena parte de su estructura


El palacio se hizo en el siglo XVI aprovechando una torre medieval de planta cuadrada fechada 200 años atrás


En 1401 Juan Sánchez de Oñe y su hijo, Juan de Agüero, los antiguos dueños, vendieron la torre original a Juan de Velasco por 1.400 florines de oro del cuño de Aragón. En el siglo XVI los Alvarado recuperaron la torre e iniciaron las obras que la hicieron casona palacial, añadiéndosele otra torre enlazada con la antigua por un cuerpo central, de dos plantas, mientras las torres tienen tres. Es de mampostería exceptuando esquinas y dinteles. Es básicamente de estilo renacentista


También le añadieron varios escudos de armas





Nos acercamos al barrio de San Juan, advocación de la iglesia de Colindres


Allí en lo alto está la Casa del Mazo


Su origen está también en una torre bajomedieval (s. XV) de planta cuadrada y tres alturas, añadiéndosele vivienda cuando esta yá había perdido su sentido feudal y defensivo en el siglo XVII, hecha en mampostería menos esquinas y vanos, de sillería


Seguimos este bellísimo paseo arbolado


En un altozano sobre el valle vemos la iglesia de San Juan, construida en estilo gótico sobre un monasterio más antiguo fechado al menos en el siglo X, origen del viejo Concejo de Colindres


Hacia la iglesia nos dirigimos


Un monolito borrado


Viejos muros


Y llegamos a la Casa de los Agüero, otra torre del siglo XV transformada en casona solariega


Llama la atención el escudo de la esquina


Y el más grande de la fachada que mira al camino, con las armas de los Agüero


Hecha en el siglo XVII sobre la vieja torre, fueron sus dueños Pedro González de Agüero y a su mujer Juana de Pereda Salazar, asentistas o administradores de los Astilleros de Falgote entre los años 1662 y 1676


Se supone que la antigua torre tenía un piso más, que fue desarmado. El estilo es clásico montañés


Tiene un gran contrafuerte en un lateral. Tuvo una portada ojival gótica que no se conserva


Su fachada está revocada a excepción de un lateral, de mampostería


Un poco más allá, el viejo Lavadero de Hedino


Pasamos el arroyo


Estas son las ruinas de Casa Serna, estilo clásico montañés, apellido con solar en el lugar de este nombre, tal y como se desprende del documento del año 1667 en el que los encargados de notificar a don Francisco de La Serna Alvarado su nombramiento como Caballero de Calatrava dicen que "Fuimos al barrio que llaman La Serna y reconocimos una casa que dijeron ser la originaria de Serna, que es de cal y canto de mampostería, que denota mucha antigüedad y nobleza…". Enl escudo  está en la esquina derecha, estilo gótico español, cuartelado, timbrado con cabeza de león y rollos en los flancos, con las armas de las familias Serna, Bolívar, Puerta y Alvarado


Seguidamente, un murete de piedra y unos bancos


Fuente y cruz


Seguimos en San Juan, camino de la iglesia


Viendo el Palacio del Infantado o Palacio del Condestable, por donde acabamos de pasar


Comido por la vegetación


Adoquinado hacia la iglesia


Iglesia de San Juan de Colindres hecha en estilo gótico por los maestros canteros Juan López de la Gándara Cueva y Pedro de Hazas, vecinos de Liendo. La obra fue supervisada por el famoso arquitecto Pedro de Nates entre 1579 y 1604, quien trabajó en el Monasterio de El Escorial. Es de nave única con cuatro capillas laterales de las familias Mori, Puerta, Castillo y Alvarado





El templo se construyó sobre el preexistente monasterio de San Jorge y de San Juan, del que sabemos desde los siglos X y XI, a cuyo alrededor nació Colindres, independientemente que estos parajes estuviesen habitados ya desde tiempos inmemoriales


Llaman la atención los grandes contrafuertes góticos


Y el artístico frontón, hecho a posteriori


Enfrente estuvo Hospital de Peregrinos, construido por el Concejo de Colindres en terrenos cedidos por los Alvarado en la primera mitad del siglo XVI , en concreto hacia 1544 para "acoger a los pobres que a él fueren", haciendo caso así a una Real Cédula de Carlos V fechada el 22 de febrero de ese año que disponía, dirigiéndose al concejo... "que teníades encomendado a hacer un hospital muy necesario para acoger a los pobres que a él fuesen, y para lo acabar de hacer y seguir los pleitos con el Condestable de Castilla, vos damos licencia para que podáis echar y echéis por sisa en los mantenimientos que en dicho lugar se vendiesen hasta la cantidad de 50.00 maravedís para la obra de dicho hospital y seguir los dichos pleitos. Tenían entonces aquí los Alvarado una torre, la Torre Pequeña, de la que aún quedaban porciones en pie hace unas décadas


En el informe del obispado de 1706 a 1710 se habla de dos camas y se sabe que aún había casa-hospital para pobres en Colindres en 1751. Tal y como nos informan A. Rubio Celemín y J. Ruiz Cobo en Los antiguos hospitales de Cantabria, no aparece Colindres en el Catastro de Ensenada pues por aquel entonces estaba administrativamente fuera de jurisdicción castellana


Esta era la vista de los pobres viandantes y peregrinos hospedados en el desaparecido hospital antes de disponerse a cruzar la Ría de Limpias en la Barca de Treto. Tras la Guerra Civil las ruinas fueron reaprovechadas para construir una casa


 La sacristía es también obra posterior, acabada en 1769. En el interior hay una pila bautismal del siglo XIII, procedente del antiguo santuario


Aquí está el reloj de sol


Desde la iglesia regresamos pues al Camino señalizado


 Ahora vemos bien la parte delantera de la Casa-torre del Mazo


Nos fijaremos más en ella


Ahí está la torre medieval a la que se le añadió la casona del s. XVII, con balcón corrido y paravientos a la que se accede por una portalada, todo del gusto renacentista


Allí está el blasón de los Pérez. Aquí nació José Antonio Pérez García (1726-1814), autor de la Primera Historia de Chile


Emprendemos, como hemos dicho, la vuelta al Camino


Admirando el valle


La fuente


La Casa Serna


El Palacio del Condestable, que a pesar de su estado lamentable fue hace años utilizado como cuadra y como vivienda en algunas partes


Las casas campesinas


Y al fondo la Casa de Valle, por donde continuamos a la izquierda en ruta a Colindres de Abajo, la parte urbana de la población, paso a la Ría de Treto