Eres el Peregrino Número

sábado, 5 de mayo de 2018

EL ALTO DE LOS ROMEROS Y LA CRUZ DE SAN SALVADOR: SUBIDA A EL COITO Y VISTA DE BUSDONGO. CAMINO DE SAN SALVADOR (10)

La Cruz de San Salvador en el Alto de los Romeros
Río Rodiezmo a la salida de Pobladura de La Tercia
Salimos de Poladura de la Tercia por el puente sobre el río Rodiezmo, al oeste del municipio de Villamanín, al norte de León, en las montañosas etapas del Camino de San Salvador, las más duras y fragosas pero también las más espectaculares, acometiendo el paso de la Cordillera Cantábrica por la impresionante montaña asturleonesa


El camino, aquí carretera asfaltada, pasa unas ganaderías y sale del pueblo, realizando una curva a la izquierda


Justo en la curva nosotros vamos a aquella pista a la derecha


Justo al tomar la pista y dejar el asfalto hay una bifurcación


En la bifurcación iremos a la izquierda


Aquí está la señalización oficial del Camino de San Salvador, puesto por la comarca leonesa de los Cuatro Valles


E iniciamos la subida a la cordillera campera arriba


A nuestra derecha es el Barranco de la Carbona, que nace al pie de la peña de este nombre, arriba en lo alto, en los Montes de Peñalaza


Las flechas amarillas en las rocas confirman nuestro camino


Subimos al lado de Peña Cháncara. Hay algún nevero, incluso bien avanzada la primavera. No en vano estamos a unos 1.300 metros de altitud


Aquí enlazamos con la pista que viene también de la carretera


Un buen momento para mirar atrás y admirar Poladura de la Tercia, bajo la Sierra del Rozo, La Fatichuela, El Pico de Canga y el Pico El Rubio, encima de los prados por donde hemos venido, procedentes de El Barrancón y las Forcadas de San Antón, procedentes de La Pola de Gordón y Buiza


Pico de Canga, Peña la Caleal, Sierra del Rozo y en medio del valle campos de Las Pedrosas y La Muezca


Al pasar a la pista tengamos cuidado con el pastor eléctrico


La pista es ancha y la subida se hace menos empinada en este trecho, dando vista a los pastos de La Campa. Arriba vemos a la izquierda las estribaciones occidentales de Peñalaza, altos de La Sieme y Campo del Espino, grandiosa muralla de piedra. A la izquierda están el Canto la Tusa (1.604 m) y La Chera (1.773 m) y Celleros (1.864 m), ya en el límite con Asturias, un topónimo que parece hacer referencia a las que fueron tierras monásticas de la Colegiata de Santa María de Arbas, Arbas del Puerto, por donde irá el Camino al bajar aquellas montañas al otro lado, justo antes de entrar en Asturias


Arriba, en esta parte de Peñalaza, sobresalen los picachos de la Peña la Calva (1.729 m) y La Carbona (1.761 m)


Ante nosotros son los picachos de Las Golpejeras, entre los que vamos a pasar


Más a la izquierda es El Castiello (1.393 m), topónimo referido a antiguos castros astures que fueron en buena parte reaprovechados por los reyes asturleoneses, siempre fuente de leyendas de tesoros escondidos, cantadas por las coplas populares...

"Del castillo al Castellón,
a las Tierras del Hurón
y a la Fuente Ana María
hay una piel de buey pinto
y el vestido de un Señor
que vale el Reino de León"




A la izquierda del Castillo Valdelaculina (1.385 m). Detrás asoma la Sierra de las Cangas


La pista sube en recto


Entre Las Golpejeras y El Castillo asoman unas llamativas agujas rocosas


Son Las Tres Marías. A su derecha está la Peña del Turrón (1.591 m)


 Por su parte Las Tres Marías tienen 1.883, 1.913 y 1.963 metros respectivamente


Sigue la subida a Las Golpejeras


Más señales de la ruta


Otro gran mirador natural sobre esta parte del Valle de la Tercia


Las Golpejeras, un pequeño desfiladero entre las montañas


Aquí subimos pista arriba a la derecha. Hay algún poste de un gasoducto


En La Golpejera, con sus formaciones rocosas, salimos a una llana campera


Pasando entre estos peñones


Las flechas amarillas nos orientan en este trecho


Volvemos a iniciar una subida


Es la subida a La Collá los Eros


A la izquierda vemos el extremo occidental de este gran valle que fue un circo glaciar hace milenios: en medio Las Tres Marías, a la derecha la Sierra de Chagos (1.717 m) y a la izquierda Peña Muezca (1.621 m) y El Zorao (1.514 m) en la Sierra de las Cangas


Enfrnete de Las Tres Marías la Peña del Turrón (1.591 m) y a su izquierda Peña Esquina (1.955 m)


Verdadero santuario de los dioses de piedra. Tal vez fuese todo este sector de la cordillera el famoso Mons Vindius al que "primero subirían las aguas del mar que las armas de Roma"


Y así comenzamos el ascenso a estos collados


Primero suavemente


Con el Barranco de La Carbona a la derecha y las alturas de Peñalaza


Nuestras amigas las flechas amarillas


Y la señalización vertical


Un sendero entre los cuetos


Aquí aflora una fuente o reguero


Y junto a este pastor eléctrico hallamos las señales metálicas, esta en forma de concha, hechas por el gran impulsor y guía de este camino José Antonio Cuñarro Expósito, Ender, y sus amigos y colaboradores


Seguimos el sendero


Junto a las conchas metálicas y el pastor eléctrico


Y ya vemos de nuevo los altos de La Chera, Foxalba y Los Celleros


Flechas metálicas amarillas hacia La Collá los Eros y arriba El Canto la Tusa y El Coito. En este acaso, además de la orientación de la flecha fijémonos en el sendero trillado, a veces el viento, el ganado, la nieve, y otros factores mueven o trastocan su sentido


Nuevas vistas al oeste de las sierras del Turrón, Chagos, Las Cangas y Las Tres Marías, con las majadas de La Fuxaca, Las Cruces y La Cogochá abajo ante nosotros, Más lejos a la izquierda son las de Alceo y La Quebrada


Un panorama impresionante


Grandes murallones de piedra caliza gris


Prodigio de la naturaleza


Camino arriba y de frente vamos divisando ya, antes de El Coito y La Tusa, la subida a Los Romeros, otro topónimo vinculado al tradicional paso de peregrinos por estas impresionantes alturas


Hacemos una pronunciada curva a la derecha en esta collada


Con el Alto los Romeros ahora a la izquierda y arriba a la deerecha Las Palomas, La Calva y La Carbona


Las conchas


Sendero de montaña en La Collá los Eros


Flecha hacia el collado. El Camino seguirá pronto subiendo, directo, por esa ladera rocosa a la izquierda


Ese el el Alto o Canto de los Romeros, en ruta a La Tusa y El Coito, ante La Chera


Si observamos bien y disfrutamos de visibilidad veremos allí La Cruz de San Salvador


Está en lo alto de un alto poste, justo a la izquierda del rocoso paso del Camino en este formidable paraje


Pronto pasaremos por allí


En La Collá los Eros los neveros pueden estar presentes hasta bien avanzada la primavera, e incluso a principios del verano


Estamos a más de 1.400 metros de altitud


Curva a la izquierda


Allí tenemos la subida a Los Romeros


Otra llamativa formación kárstica donde la erosión ha hecho caprichosas formas a la peña caliza


Primero un cierre ganadero


Siempre hay un paso para caminantes


Abrámoslo y volvamos a cerrarlo a nuestro paso


E inicemos la subida al Alto de los Romeros


Con el grandioso valle glaciar a nuestros pies


Flechas amarillas en el buen Camino


Se gana altura rápidamente


Siempre con La Cruz de los Romeros como referencia


Si bien el ascenso es directo se sube con prestancia y rapidez


Alto de los Romeros y sus peñascales, cual romeros petrificados ante la maravilla del Camino y hechos de él sus pétreos guardianes


La Cruz de San Salvador fue instalada por Ender y sus colaboradores el 22 de septiembre del año 2012


Sergio González y David Esteban diseñaron la parte metálica de la cruz


Y el poste sobre el que se alza fue transportado hasta aquí por los amigos de Ender


Tramo pedregoso al pie de las peñas


El impresionante panorama corta el aliento


Tramo de calzada empedrada en Los Romeros


Mirador natural sobre valles y montañas


Senda labrada en la misma roca


Otro gran nevero


Ya ante La Cruz de San Salvador


Todo un hito, símbolo y guía del Camino


Donde se celebra, la primera semana de agosto, la Romería de la Cruz


Representa a un bordón del peregrino, con la leyenda San Salvador


A su derecha pasa el Camino, al Canto la Tusa


Senda abierta en la misma roca


Subimos así, al pie de La Llomba de los Celleros Foxalba y La Chera hacia la derecha, viendo Campa Fermosa y Llanoimedio


Hacia la Collada del Coito, referida a los antiguos límites del Coto de Busdongo, coto señorial perteneciente a la Casa de Astorga o del Toral, una de las tres circunscripciones que formarían el actual municipio de Villamanín, antes de Rodiezmo, junto con el Concejo de la Tercia y el Concejo de Arbás


Sigue la subida


Mucha atención a las flechas amarillas


La Tusa, La Chera y Llanoimedio


Otra flecha metálica


En el Canto la Tusa vemos, arriba, otro nevero


Hacia allí sube el Camino


Si bien puede ser esquivado por abajo, en caso de que nos encontremos con uno de ellos recomendamos precaución, sobre todo por las mañanas, cuando la nieve se ha endurecido como hielo


Suele haber un paso pisado, dado el trasiego de gentes, incluso en invierno, peregrinos y montañeros


Una vez estudiado el lugar nos aproximamos cuesta arriba


Siguiendo el trayecto montañero


Flecha, camino y nevero


Seguimos ruta


Siguiendo las huellas en la nieve


Al otro lado un monolito de piedra en forma de cruz orienta nuestros pasos


El Canto la Tusa


También hay una gran cruz de piedra en el suelo


Subimos junto al monolito por este peñascal


Parece realmente una figura humana


El Canto la Tusa y Collada del Coito


Esta ladera marca el Camino


Un paraje de alta montaña


No es raro que suba la niebla, estemos atentos


Lo mejor que se puede pedir es un buen día de visibilidad, para orientarnos bien y disfrutar del paisaje impresionante


Cada cierto trecho una flecha amarilla pintada en alguna roca nos sirven de referencia


A la Collada del Coito, El Canto la Tusa


Subimos, si bien más suavemente


Siempre de frente hacia el collado. Cuidado con alguna señal que puede moverse o torcerse con nieve, ganado o viento. Vayamos por sen sendero más pisado


Entre eso y las flechas amarillas, que hay cada poco, podremos guiarnos


El Collado del Coito


Allí también hay una cruz, si bien más pequeña


Vamos hacia ella


También aquí es usual encontrar algún nevero


Sigamos la flecha


Hasta bien avanzada la primavera en esta altitud y en este lugar, es usual encontrar nieve


Si está pisada y no se ha endurecido con el frío de la noche hasta hacerse hielo, podemos pasar por encima siguiendo las pisadas, si no mejor evitarla caminando un poco por la ladera derecha en este caso


Con La Cruz del Canto la Tusa como referencia


Caminamos pues por aquí


Llegamos a lo alto


Y pasamos al lado de esta también emblemática cruz, hito del Camino


Estamos en el lugar más alto del Camino de San Salvador, a 1.578 metros de altura


Un paraje totalmente evocador con los Montes de Peñalaza a la derecha


A partir de aquí empezamos a bajar, viendo abajo Busdongo


Busdongo y la carretera N-630. En caso de condiciones climatológicas adversas es preferible, desde Buiza (pasado La Pola de Gordón), tomar el camino a Villasimpliz y continuar por ella hacia Villamanín y Villanueva de la Tercia llegando hasta aquí, evitando los túneles al seguir los trechos de carretera vieja que los bordean. El Camino y la carretera se unirán en Arbas del Puerto, a unos 4 kimómetros


El Camino y la cruz. El valle está prácticamente cubierto por l'utano, que es como se conoce aquí a la niebla espesa y fría que puede hacer bajar considerablemente la temperatura en un instante. También se la llama el norte


A nuestra derecha las formidables moles de La Peña la Calva (1.729 m) y La Carbona (1.761 m)


Iniciamos el descenso


Con Busgondo siempre a la vista. Fue un importante hito de las comunicaciones en esta carretera, así como con su antigua estación de ferrocarril. Ahora, la Autovía del Huerna, el final de la actividad minera y el éxodo rural, pues era núcleo ganadero muy importante, lo ha dejado casi sin habitantes, en torno al centenar, cuando en 1950 llegó los 777, quedando muchas casas deshabitadas


El topónimo procede de la raíz latina "bust", relacionada con "burere" (quemar) y con la palabra combustible, es muy común en gran parte del noroeste y se relaciona con ancestrales zonas de quema de bosques para hacerlos pastos, pastos con los que entra Busdongo en la historia escrita, ya que en el año 942 aparece citado como Busto Domnico, "Busto de Domínico o de Domingo". En las inmediaciones existió un desaparecido asentamiento, Vega Lamosa o Llamosa, del asturleonés llama, lodazal, barrizal. También en Los Cuachos aparecieron tejas, cerámica y ladrillos de una vieja majada o casa de pastores


Busdongo tiene la característica de no haber pertenecido nunca a las posesiones de la Colegiata de Arbas ni al territorio realengo de La Tercia de Arbolio. Fue un coto señorial de la Casa de Astorga, marqueses de Toral, que, al ser suprimidos estos cotos nobiliarios en el siglo XIX, al igual que las otras antiguas jurisdicciones, pasaron todos a formar el actual municipio de Villamanín, antes con sede en Rodiezmo


Las altas cumbres dominan el paisaje


En primer término tenemos La Sierra del Cuchillo, llamada así por su forma, con sus antenas de comunicaciones. Por el nevero de la izquierda pasaremos enseguida, subiendo el Camino. Esas cotas llegan a los 1.573 metros de altiud. A lo lejos, sobre el manto de las nieblas, es la Sierra de los Pasos de Arbas, límite de León y Asturias. Allí destacan El Picu la Páxara a la derecha (2.003 m) y El Picu Ceyón (2.035 m) a su izquierda


La línea de cumbres se extiende hacia el este, sobre Busdongo. Sierras del Cuadro y Carraceo, por donde va el Camín Real de la Carisa, de la que dicen viene su nombre del miliar romano Publio Carisio, quien la empleó y acondicionó para penetrar con su legión en la Asturias Transmontana durante las guerras contra los ástures (29-19 d. C.) bajo en mando imperial de Augusto


En esas altitudes sobresalen los 2.020 metros del Picu Tres Conceyos y los 2.042 del Picu Pisones o Camparán


Muchos investigadores sostienen que en estas alturas estuvo el Monte Vindio de las citadas guerras astur-romanas, "a donde antes subirán las aguas del mar que las armas de Roma", según la desafiante frase de sus defensores transmitida por los historiadores clásicos


Lo cierto es que, tanto en La Carisa, con los enclaves de Curriel.los y L'Homón de Faro, como en otros pasos de la cordillera, se han conservado restos de aquel enfrentamiento, campamentos romanos y muros de defensa astur, que en buena parte parecen haber sido reaprovechados frente a futuros invasores tras la caída del Imperio. En este orden de cosas la vía de La Carisa no llegó a ser tan transitada como la que va por Payares (Pajares) al ir mucho más alta y rigurosa, cubierta de nieve gran parte del año


Las flechas nos indican el camino a seguir en esta bajada, bordeando la ladera a la izquierda, en dirección a El Cuchillo


Bajo nosotros es el Valle'l Canal, por donde baja el pequeño río de este nombre, afluente del Bernesga, que pasa por Busdongo luego de nacer en las inmediaciones del Puertu Payares (Pajares)


En el entorno de Busdongo se extienden los pastos de Las Colladas, Las Brañas, La Calzada, El Casar, Busbudel, El Collaín o La Vallina las Cabras delantan el pasado ganadero de estos parajes, mucho antes de las minas de antracita y las canteras o de la carretera y el ferrocarril, el cual, para lelo a la carretera, tiene a mano izquierda el túnel de La Perruca. Todo un símbolo de los viajeros del antiguo ferrocarril, cuando salían o entraban en Asturias. La futura variante dejará esta línea férrea en desuso o casi ínfimo, suprimiendo la sufrida subida o bajada del puerto, con sus interminables curvas y revueltas


La Carbona sobre los valles de Busdongo


Seguimos ladeando por esta falta


Ya estamos en la otra vertiente de esta sierra, con Foxalba y El Cuchillo enfrente


A nuestra derecha vemos la bifurcación con la que pronto nos vamos a encontrar: nosotros subiremos monte arriba. El otro ramal baja a Busdongo


Y arriba, ante los pìcos nevados, emprenderemos la bajada a Arbas del Puerto, puerta de León hacia Asturias


Proliferan las señales, algo muy necesario pues es usual la niebla y el camino es un sendero que a veces se hace varios


Así avanzamos hacia aquella campera


En esta bifurcación sigamos el bastón, a la derecha


Otra de las flechas metálicas de Cuñarro, muy útiles también con la nieve


Empezamos a descender valle abajo


Junto a los neveros


Neveros que forman arroyuelos durante el deshielo


Viento o animales a veces mueven las flechas metálicas. Hay que ir hacia abajo todo este trecho


Otro nevero


Más flechas pintadas


Y ya llegamos al cruce, muchísima atención


Hay que subir a la izquierda. Si tenemos algún apuro, mal tiempo o necesidad, podemos bajar a Busdongo. No hay casi servicios pero sí parada de autobús, ferrocarril y alguna tienda. Si nieva mejor seguir por la carretera, al menos hasta el puerto


Pues así, tomando la pista de la izquierda, comenzamos a subir


El ascenson a El Cuchillo


Una larga rampa con Busdongo siempre a la vista, abajo


Este es en concreto el barrio antiguo, donde está la iglesia de San Juan Bautista. Más allá, oculto por la ladera, es el barrio nuevo, alrededor de la estación de ferrocarril, con su antigua venta de arrieros, llamada La Paloma, fundada por Los Salvadores, tres hermanos maragatos. Fue citada por Hans Friedrich Gadow en su obra Por el norte de España, en 1897. Ahora está Casa Maragato


Hubo antaño un molino, desaparecido con la ampliación de la carretera en 1.960. La iglesia es del siglo XVII, con retablo barroco y un célebre mosaico de Santa Teresa


A la izquierda de Busdongo La Serruca (1.574 m) y arriba El Cueto Mirallo o Brañacaballo (2.182 m). Detrás La Carba (2.161 m) y a su izquierda Cuérrabo (2.023 m) y El Cuadro (2.089 m)


Hay pinares, repoblaciones de pinos en esta falda de la sierra


Volvemos a ver, en el extremo de la sierra, el pico de las antenas


Buena referencia visual


Y así, vamos dejando esta vertiente dominada por tan inmensas alturas


Y Busdongo, atravesado por la N-630 con el ferrocarril a su derecha


Nos acercamos a la cima


Otro gran nevero


También por aquí pisamos nosotros


Incluso en invierno, salvo cuando las grandes nevadas, pasa alguna gente, peregrinos y montañeros, pero muy bien preparada y equipada


Atención a una flecha pintada en esa roca


Nos indica que hemos de ir a la izquierda pero evitando los ramales a ambos lados


Podemos tomar como referencia también el poste amarillo del gasoducto


Pasamos junto a él


E iniciamos la bajada a la derecha, con La Llomba Celleros enfrente, ante el pico de Los Celleros (1.864 m)


Aquí iniciamos el descenso, viendo abajo la Colegiata de Arbas, el pueblo de Arbas del Puerto, la carretera y las antiguas minas