Eres el Peregrino Número

viernes, 4 de mayo de 2018

EL BARRANCÓN Y EL VALLE DE LA TERCIA (LEÓN): A LA VISTA DE RODIEZMO. CAMINO DE SAN SALVADOR (8)

Bajando al Valle de La Tercia, con Carba Verde enfrente y Sierra Blanca a lo lejos
Procedente de La Pola de Gordón y La Robla, donde ha dejado la meseta leonesa, el Camino de San Salvador, vieja calzada romana y paso natural antiquísimo, ha subido desde Buiza a Las Forcadas de San Antón e inicia la gran bajada al Valle de la Tercia, municipio de Villamanín, al norte de León, un buen lugar para prepararse a acometer el paso más alto que nos aguarda de la Cordillera Cantábrica, buscando enseguida salir a Asturias por el Puertu Payares (Pajares). En este descenso comenzamos a adivinar este Valle de La Tercia, abajo, más allá de la cresta caliza de Carba Verde y ante las nevadas cumbres de Sierras Blancas, que se alzan sobre este valle formado por el Bernesga y sus afluentes, en este caso el río Rodiezmo


En Sierra Blanca destacan picos como La Cruz (1.692 m) y el Pico Estadillo (1.663 m). A su izquierda vemos las estribaciones orientales de los Montes de Peñalaza, con los 1.743 metros del Cochamil


Más a la izquierda, también en Peñalaza distinguimos La Llomba la Espina, que en su cota más alta alcanza los 1.795 metros. A su izquierda a su vez el El Carquiscal (1.712 m) y Balagares (1.721 m) y Los Picos (1.705 m)


Al ir descendiendo nos adentramos en un pinar


Aguas del deshielo


Esta vertiente norte de la sierra es más boscosa


El agua arroya por la izquierda del Camino


Una caseta de aguas y una bifurcación: nosotros seguimos bajando


Ante El Rubio


El Viso y El Barrancón


Y ya vemos un poco más del valle bajo la Sierra de Peñalaza, Valle de la Tercia que formó parte en el pasado de la Hermandad de Los Argüellos, mencionado como Arbolio en el año 891, un gran enclave estratégico pues fue durante tiempo la primera línea defensiva del naciente Asturorum Regnum, a donde se acogieron muchos refugiados de la antigua Hispania Goda, volviendo a fortificarse los viejos castros astures que fueron anteriormente baluarte durante años de las legiones romanas y sus líneas de invasión a través de los diferentes puertos de la Cordillera Cantábrica. Luego, reyes asturianos y leoneses fueron otorgando fueros y privilegios a este estratégico valle


Sigue así la cuesta abajo por el pinar


En algunos claros se vuelven a ver las montañas


Con cumbres nevadas hasta bien avanzada la primavera


El deshielo


Inmersos en la naturaleza


Arroyo de la montaña


El pinar da paso a terreno más abierto


Ya vemos El Barrancón: por allí, a media ladera, entre los peñascos, sigue el Camino


Este es el valle del arroyo El Barranquillo, bajo El Barrancón a la izquierda y las laderas que caen de los montes de El Violñar a la derecha, frente al gran murallón calizo de Carba Verde (podemos apreciar el Camino)


Sigue el Camino bajo El Viso y el Pico el Rubio


Hay algunos pinos y matorrales


Apreciamos el final de la bajada


Bajo el Alto del Venero


Pasamos sobre el arroyo El Barranquillo que nace en La Collada Pedrosilla


Y seguimos la pronunciada curva a la derecha


Y aún bajamos un poco más hasta aquella caseta a la derecha de la foto


Mucha atención aquí: el Camino señalizado se desvía de la pista a la izquierda para ir por la ladera de El Barrancón. Si las circunstancias climatológicas fuesen muy adversas sería recomendable seguir pista abajo por el valle hasta La Cruz de la Salve, donde los peregrinos rezan una oración tras bajar la montaña y dar vista a los santuarios de Golpejar y Barrio. Luego de la Cruz de la Salve, una vez bordeado El Barrancón por abajo, tomaríamos una pista a la izquierda para enlazar con el camino oficial en nuestra ruta a Poladura de La Tercia. También, en caso de apuro, podemos seguir de frente a Rodiezmo por si deseamos avituallarnos, donde hay tienda y bar, y continuar por carretera a San Martín y Poladura de la Tercia. Dicho esto nosotros vamos a la izquierda por El Barrancón


El Camino es aquí prácticamente un sendero de cabras


Pero está bien trillado y pisado


Esta es la señalización oficial


El Barrancón, El Camino, la pista del valle y los montes de El Violar y La Carba


Flecha amarilla en la piedra


Atención aquí


En esta bifurcación a la derecha. Hay flechas pero toda indicación es buena, como el bastón


El Barrancón es uno de los tramos más inolvidables del Camino de San Salvador pero es necesario ir con precación


No en vano se llama El Barrancón. Ahora divisamos al este, a la derecha de Sierras Blancas, la Sierra de Currillos, con los 1.942 metros de la Peña los Bueyes. A su izquierda están la Peña la Hora (1.877 m) y el Pico del Águila (1.898 m)


Grandes paredes de caliza se alzan sobre nosotros...


Y ante nosotros. Veamos lo abajo que ha quedado el camino alternativo por la pista


Nos aproximamos a unos peñascos


Hay una bifurcación


A la derecha


En el roquedo


Volvemos a ver abajo la pista y El Barranquillo, que recibe allí las aguas del riachuelo que nace arriba, en los altos de Collagordo, La Carba y Pico la Palecha


En lo más abrupto de El Barrancón


Senda en la roca viva


Paisaje de vértico. A lo lejos el Pico Techo (1.653 m)


Un formidable paso entre las montañas


El suelo de roca vuelve a dar paso al sendero más terroso, al lado mismo del precipicio


Abajo vemos la pista. Si siguiésemos por ella habríamos de desviarnos a la izquierda para enlazar con este camino por el que vamos, o bien seguir a Rodiezmo de La Tercia, que ya vemos desde aquí


Fue Rodiezmo pueblo famoso por acoger durante décadas la Fiesta Minera Asturleonesa, organizada por el sindicato minero SOMA-FIA-UGT y donde se daban cita los grandes dirigentes del socialismo español. Ya desde los años 60 del siglo XX era un lugar de veraneo de muchos asturianos de la Cuenca del Caudal,  mineros que buscaban paliar, con un clima más seco, los efectos de la silicosis. Fue Ayuntamiento hasta la guerra civil, compartiéndolo hasta la década de 1970 con Villamanín y llamándose Ayuntamiento de Rodiezmo-Villamanín


Se divide Rodiezmo en varios barrios: La Collada, La Batentera, El Coladillo... y sus habitantes reciben el apodo de Curticeros o Corteceros. Entre sus fiestas populares autóctonas destacaban las mascaradas populares de los tafarrones y los pelegrines, nombre este relacionado evidentemente con el paso de romeros a San Salvador y de allí a Santiago. En La Batentera hubo un torreón medieval, la Casa de la Torre, del que se conservan algunos escudos. Castros o fortalezas los hubo en los cercanos lugares de Solcastillo y El Castro


Se exoplotaron también en todo este entorno minas, en Peñalaza cobre y cobalto, en Solcastillo, La Malena, Las Foces de Chamera y Valdiagustín barita, y en Los Fontanales y La Mina carbón, pero fueron abandonadas. Muchos vecinos compatibilizaban el trabajo minero con sus ganados y huertas pero luego fueron abandonándolo en favor de la minería, por lo que al cesar esta, e incluso antes, hubo mucha emigración hacia Asturias, León ciudad, Madrid y México y en la actualidad la mayoría de los habitantes se dedican a trabajos en villas y centros urbanos próximos o a las tradicionales labores agropecuarias, principalmente ganado de vacas y ovejas. También algo de hostelería y turismo rural


Vamos ahora por la ladera norte de El Barrancón y el Alto del Viso


Aunque hay desnivel ya no es en gran despeñadero que acabamos de pasar


Atentos a la flecha amarilla que nos indica ir por este sendero, el más pisado


La Carba a nuestra derecha. El otro camino, el de la pista, pasa abajo, por el desfiladero, junto al río


Vemos en todo momento Rodiezmo y el Valle de la Tercia


También vemos, nevada, la cara norte del Pico El Rubio


Rodiezmo ante Sierras Blancas. Una leyenda asegura que en las cercanías, en el lugar de La Malena, hubo un pueblo que desapareció al morir envenenados sus habitantes a causa de una salamandra que cayó en la masa con la que se hacía el pan de las ánimas que se repartía el día de Difuntos. Más cierto es la existencia de un viejo puente medieval, joya de estos caminos, que fue destruido en 1950 para ser sustituido por otro nuevo. Vemos desde aquí además El Pinar de Rodiezmo, donde se celebraba la fiesta minera asturleonesa


Estamos en una auténtica majada, zona de pastos. De antiguo los rebaños trashumantes de Extremadura subían en verano a los pastos altos de la Cordillera Cantábrica para regresar antes de llegar las nieves del invierno. Algunos investigadores sostienen que este paso de animales ya existía cuando los rebaños eran salvajes y que, al ser domesticados, los ganaderos siguieron el mismo trasiego por lo que estos históricos caminos serán incluso anteriores a la misma Humanidad, pasillos naturales donde los herbívoros iban en ruta buscado su sustento según la estación y el clima y, tras ellos los carnívoros, a los que se incorporaría el ser humano, primero como cazador, luego como pastor...


Campos de El Tortero


Esta es una de las flechas metálicas fabricadas por José Antonio Cuñarro Expósito, Ender, autor de la más pormenorizada guía del Camino de San Salvador para complementar la señalización oficial y la de las flechas amarillas pintadas


Son especialmente útiles en estos lugares, sobre todo con niebla o nieve


Esta es otra de las señales de Ender


En forma de concha peregrina


Por aquí va el Camino


Cada vez con mejores perspectivas del valle de La Tercia, con Rodiezmo en medio y, al fondo. las altas murallas naturales de la impresionante cordillera, Montes de Peñalaza a la izquierda, Sierras Blancas en medio y Sierra de Currillos a la derecha


En torno a Rodiezmo son los campos de El Calero, Campafiesta, La Campilla, Canto de la Majada, El Gorgollo, Las Pedrosas...


Valle de la Tercia, La Tercia del Camino, parajes vinculados desde siempre al Camino de San Salvador y a todos los pasos existentes entre ambas márgenes de la Cordillera Cantábrica, paso de pastores, arrieros y peregrinos, pero también de ejércitos invasores en uno y otro sentido desde la más remota noche de los tiempos, por lo que los ástures levantaron castros para asentarse y muros para defenderse, luego algunos hechos castillos protegiendo las foces, desfiladeros y gargantas que constituían las puertas de estos lugares, creándose aquella histórica Hermandad de los Argüellos en lo que fue el Gran Concejo de Arbolio, que llegó a tener jueces propios con Fernando IV y formó parte de los territorios de Alfonso Enríquez, Conde de Gijón y Noreña, en el siglo XIV


Vemos ya ante nosotros, abajo, el cruce de la pista que, atravesando el valle, va a La Cruz de La Salve, bifurcándose un ramal a Rodiezmo y otro en ruta a Poladura de la Tercia, a la izquierda, que es el que va a unirse a este


A la izquierda vamos ahora nosotros viendo como ambas rutas van ahora en paralelo, esta más alta que aquella, situada abajo a nuestra derecha


Ya vemos el lugar donde ambos caminos convergen y hacia donde nos encaminamos, en aquellas praderías bajo El Pico el Rubio, majadas y pastizales


Las conchas metálicas señalan la ruta a seguir. Con visibilidad no hay pérdida, pero las nieblas, frecuentes, pueden ocultarnos la senda y sus referencias visuales, así como las nevadas


Y así nos desplazamos, bajando poco a poco, entre estos bellos vericuetos


Bajo el Alto del Viso, cada ciertos metros reconocemos alguna de las "Flechas de Ender"


Tal que aquí


Indicándonos la confluencia de sendas y la ruta a Pobladura de la Tercia, donde hay albergue de peregrinos


Otra flecha que nos indica ir prados abajo


En medio de aquella campera, un monolito de la señalética oficial


Vamos hacia él


Se acaba la bajada


A la derecha la pista que viene de La Cruz de la Salve


Y la unión de los dos caminos


Dando vista a Peñalaza en ruta a Poladura de La Tercia







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y contribuir con tu comentario... Únete a la Página Oficial en Facebook para descubrir nuevos contenidos....Ultreia!