Eres el Peregrino Número

viernes, 4 de mayo de 2018

BUIZA Y LAS FORCADAS DE SAN ANTÓN (LEÓN): LAS "FLECHAS DE ENDER". CAMINO DE SAN SALVADOR (7)

Buiza desde la subida a Las Forcadas de San Antón
Camino de Buiza: puente sobre el río Folledo y campo de la ermita de la Virgen del Valle
Sube el Camino desde Beberino y La Pola de Gordón a Buiza, pasando el puente sobre el río Folledo y dirigiéndonos al santuario de la Virgen del Valle, patrona de estos parajes de la montaña leonesa. Los paisajes de la meseta y riberas del Bernesga han quedado atrás, así como sus valles. Nos dirigimos a los primeros puertos de montaña de la Cordillera Cantábrica. Pronto, la subida de Buiza a Las Forcadas de San Antón será un buen "entrenamiento" para, luego de bajar al Valle de la Tercia, acometer la subida hacia las montañas de Busdongo, Arbás y Payares, pasos impresionantes por los que pasaban arrieros, pastores y viajeros desde la más remota noche de los tiempos y, entre ellos, los peregrinos que, desde León, deseaban volver a los primigenios caminos del norte, por donde fueron los primeros peregrinos a Santiago, para venerar en la catedral de Oviedo/Uviéu las Reliquias de San Salvador, pues tal y como decían ya los peregrinos francos... "Quien va a Santiago y no al Salvador visita al criado y olvida al Señor"


Peregrinos que se guardaban al amparo de la hospedería antaño existente en el santuario de Nuestra Señora del Valle, patrona de Buiza, templo del siglo XVI y estilo renacentista donde se aprecian elementos barrocos. Es una construcción de una nave dividida en tres tramos con cabecera con cúpula del siglo XVII y contrafuertes al exterior


Tiene también un pórtico que mira al Camino, cobijando la portada de entrada de arco de medio punto. Arriba la espadaña es de una sola campana. Se celebra fiesta el 15 de agosto, con procesión desde el pueblo hasta la ermita, de la que dista cosa de un kilómetro, covidando los organizadores a las tradicionales sardinas en escabeche y a vino


Sigue así la carretera a Buiza subiendo con las peñas de La Porrera a la derecha y Las Llamargas a la izquierda


Arroyos caen formando pequeñas cascadas en el deshielo


Puente sobre el río. La carretera, mejorando el secular camino, se hizo en 1907



Arriba, en una peña, vemos la figura de un animal


Es un lobo, que se recorta ante las alturas de Peña Raya y Peña Prieta (1.618 m)


Sin embargo pronto nos percatamos que no se mueve


Se trata de una figura allí colocada, cual vigía sobre el Camino


El río a nuestro lado


Ruinas de un antiguo molino


Y ya llegamos a Buiza, un topónimo relacionado con bueyes, denominación antaño general para todo el ganado vacuno, citada en el año 1036 en documento por el cual Fernando I dona la población a la mitra ovetense. Se han encontrado señales de antiguos asentamientos en las inmediaciones, lugares de Los Casaricos y Canto de la Iglesia, lo que demuestra un muy antiguo poblamiento de este valle en los caminos que se dirigen a, o vienen de, los pasos de la Cordillera Cantábrica, antiguos y empedrados por los romanos que fueron sus rutas de invasión primero y luego de administración y control de territorio astur a ambos lados del cordal, el cismontano y el transmontano. El obispo de la sede ovetense Fray Diego de Muros hizo reparar y acondicionar la vieja calzada, lo que dio un gran impulso a Buiza dentro de las comunicaciones entre León y Asturias


En Buiza se bifurca el Camino, el directo y oficial subirá a Las Forcadas de San Antón, al otro lado de Peña Prieta y otro, empleado con mal tiempo, irá a la derecha hacia Villasimpliz, donde enlazaría con la N-630 pero sería básicamente un trayecto de carretera. A este tramo se refería el prócer gijonés Gaspar Melchor de Jovellanos en uno de sus escritos sobre sus andanzas por estas tierras el 5 de septiembre de 1790:

"Se sale de Buiza (pueblo) a emprender la gran collada, la cual puede admitir un bello camino que faldée y siga sus ángulos, construyendo en los entrantes buenas alcantarillas para recoger las aguas de las vertientes; corre por espacio de media legua hasta Villa Simpliz (pueblo de Villasimpliz) y aún fuera corre hasta el famoso paso de puente Tuero; y bien sólidamente reparado, aunque con demasiada economía, pues el paso del puente sólo tiene ocho pies de ancho; y el camino aún no lo es tanto en muchas partes. Por este puente se pasa el río Villamanín o Busdongo, que entrando por las quiebras de las alturas por tras de Villa Simpliz, ruinosísimo lugar; y tras de Buiza, aparece luego entre Berberinos y Gordón"


A nuestra izquierda se extiende el valle hacia Folledo, viendo a lo lejos La Peña Burero (1.539 m), Peña Rubia (1.537 m) y Pico la Llaira (1.403 m). Más lejos es la Peña la Cueva (1.703 m)


Para entrar en Buiza dejamos la carretera CV-103-1 a la derecha


Y tomamos la calle Bajo la Villa, con Peña Raya y Peña Prieta siempre orientándonos, al norte


A la derecha está el Albergue Municipal Camino del Salvador


Es un hermoso albergue, que comparte espacio con otras dependencias públicas


Recordemos que no hay tienda ni bar, ni lo va a haber en una jornada o dos, por lo que hemos de venir avituallados de Pola de Gordón o La Robla


Y así seguimos caminando por Bajo la Villa


Estas son las ruinas de la antigua capilla de San Antonio, una de las dos que había en el pueblo, aparte de la iglesia


No sabemos si sería esta en la que asistió a misa Jovellanos en otra de sus estancias en Buiza, 26 de noviembre de 1791:

"Pola de Gordón, Beguerinos o Berberinos y Buiza. Aquí noche (en Buiza) en una sala con cuatro camas, no mal reparada, aunque poco limpia. Misa en una capilla privada, que dijo un capellán llamado don Adrián; por la noche, cuando le avisamos y vino, estaba con medios pelos"


Y vemos su portada tapiada, de arco de medio punto


Las flechas nos conducen calle arriba


En otra de sus visitas a Buiza, en 1796, Jovellanos pasó la noche en Casa de Manuela la Viuda, escribiendo esto:

 "Emprendemos la collada de Buiza no muy difícil de vencer. La bajamos a pie. En Buiza a la oración: en casa de Manuela, La viuda. Lectura en Las Heroides de Ovidio; refresco de agua y vinagre; preparación de la cena; mala disposición; sólo se halla leche, siete huevos; van en busca de pollas; hay para mí dos truchas; si parecen las pollas para los demás, nos compondremos; aparecieron las pollas, pero son para mañana... cena; camas tolerables, con ropa blanca nuestra... Jueves -16 de Marzo-: Madrugada; mañana deliciosa; los mozos se detienen; tardan en desollar el cordero; montamos a las siete..."


Y a mediados del siglo XIX, el Diccionario de Madoz da esta reseña del lugar:

"Situado en una pequeña llanura en la cumbre de las montañas de Gordón, con libre ventilación y clima sano. Tiene iglesia parroquial dedicada a San Juan de Buiza, dos ermitas propiedad del pueblo y una mala posada.


Abunda en leñas. Los caminos son locales, entre los que se encuentra la famosa cuesta conocida con el nombre de la collada de Buiza, que es de lo peor que hay en el camino de León a Oviedo.

Produce: cereales, legumbres y buenas yerbas de pastos, cría mucho ganado de lanar y cabrio, bastante vacuno y de cerda.

Población: 66 vecinos, 284 almas"



Muchos fueron los vecinos que emigraron a Cuba, regresando algunos con fortuna, benefactores que patrocinaron la traída de aguas, tal y como nos informan los investigadores Carmen Piñán y Bernardo Canga, así como que fueron tantos los que hubo en Cuba que se fundó en La Habana una Casa de Hijos de Buiza, con unos 30 socios que organizaron en 1928 un homenaje al también paisano y emigrante el doctor Moreno, junto con la colonia leonesa


En los años 60 del siglo XX se rumoreó un proyecto para hacer una nueva carretera a Asturias que pasase por Buiza (la N-630 se hizo por Santa Lucía, Ciñera, Villasimpliz, Villamanín, Villanueva de la Tercia y Busdongo), pero de ello nunca más se supo


Pasamos un puente de piedra sobre el arroyo Mongrande


Y llegamos así a una bifurcación


En ella tomaremos a la derecha la calle de la iglesia



Y seguimos por ella todo de frente


Pasando entre las casas


En tiempos, salvo las cuatro de teja que diría Jovellanos, tal vez las solariegas, todas eran de tejado de cubierta vegetal


Atendamos a las flechas


Casas de piedra


Y llegamos a otro cruce importante


Aquí unas flechas nos indican ir a la derecha hacia la iglesia y otras subir a las casas de arriba en La Calzada


 Esta es una opción


Esta es la fuente pública


A la derecha es la calle de La Iglesia. Aquí vemos un poste telefónico con flechas amarillas pintadas señalizando subir a la izquierda a La Calzada. Sin embargo otras nos dan la idea de continuar


Vamos a emplear esta segunda alternativa para ver el templo parroquial


Que pronto empezaremos a ver al fondo


Es la iglesia de San Justo y San Pastor de Buiza, reconstruida tras la guerra civil. Aquí sí que se bifurca el Camino, a la derecha, por que iba y venía Jovellanos, iríamos a Villasimpliz, pues sería el llamado Camino de Invierno, que evitaría las montañas aunque da un importante rodeo y en nuestros días nos tocaría mucha carretera nacional hacia Villamanín, Villanueva de la Tercia, Busdongo y Arbás del Puerto, habiendo de evitarse los túneles bordeándolos por los tramos antiguos. En nuestros días sería aconsejable en caso de muy mal tiempo en los puertos de montaña


El otro camino, el de verano, es el oficial, va a la izquierda y así está señalizado, sube y baja montañas pero es de una belleza inmensa y se aparta del mundanal ruido en unos paisajes de ensueño. No obstante, dado que se suben cotas de más de 1.500 metros, es importante ir prevenido en caso de circunstancias meteorológicas adversas. Ambos ramales se unirían en Arbás del Puerto, poco antes de entrar en Asturias por Payares


Y así, aquí a la izquierda, poco antes de la iglesia, nos desviamos nosotros en nuestra apasionante ruta a las montañas...


Subimos así por esta callejuela


Hasta la casa del fondo


Al llegar a ella iremos a la derecha


Subiendo un poco, junto a esta fuente


Al llegar a la caseta continuaremos subiendo a la derecha


Veamos la flecha


Y así vamos saliendo del pueblo


Tras pasar las casas llegamos a este muro y subimos a la derecha


Todo cuesta arriba


Y dejamos la última casa


Estamos subiendo por el Camino de los Arrieros, de frente a Peña Raya y Peña Prieta


Pasamos la caseta de la antena parabólica


Señalización de la ruta


Y seguimos por este ascenso directo


Llegados a este pedregal iremos subiendo hacia la izquierda


La cuesta se suaviza momentáneamente, viendo al oeste Peña Burero, Peña Rubia y Peña Llaira


Valle del río Folledo, con la zona de obras del AVE y el cueto del Pando Landero (1.414 m)


Llegados a esta pista encontramos una señal metálica amarilla que nos advierte de subir a la derecha. Aparte de la señalización oficial de la Asociación Cuatro Valles consistente en los tablones de madera y las flechas, a partir del año 2009 José Antonio Cuñarro, conocido como Ender, autor de una pormenorizada guía de este Camino de San Salvador, comenzó a fabricar estas flechas, soldadas y pintadas en el taller de su amigo Juan López, colocándolas tras recibir los pertinentes permisos. Son muy útiles en esta intrincada geografía, especialmente con niebla o nieve


También unas flechas en el suelo


Casi inmediatamente en una curva de la pista a la derecha nos encontramos con esta bifurcación


Tomaremos ahora el sendero que sube a la izquierda. Fijémonos que también hay una flecha


En un duro repecho


Se gana considerablemente altura


Abajo queda Buiza, en el valle, bajo La Porrera


La subida se suaviza un poco en este trecho: a la derecha tenemos el llamativo Pico de Chanza (1.612 m), junto a la Peña del Pozo


Más a lo lejos es el Alto del Salguerón (1.802 m), más allá del Collado de Villasimpliz


Curva y cruce a la izquierda por las laderas de Peña Raya. A lo lejos al norte La Lámpara o Quilambre (1.516 m) y Pico Techo (1.653 m), línea de cumbres que nos separa del Valle de la Tercia y que pronto coronaremos por Las Forcadas de San Antón


Por aquí


Y acto seguido cuesta arriba a la derecha


Otro gran recuesto por esta pista de tierra


Vuelve un tramo duro


Una cuesta entre tojos, árgomas y monte bajo, vegetación de las alturas


Buiza


El Camino de los Arrieros sigue subiendo


De frente el Pico Techo y a su derecha Lámpara. Entre ellos el Collado de San Antón. A su derecha el Collado Villasimpliz


A la derecha del Collado Villasimpliz el Pico de Chanza sobre el Valle Oscuro, por donde va el camino a Villasimpliz. A la derecha en la lejanía vemos otras cumbres


Son La Ladera del Faedo, Peña Blanca (1.466 m), Peña Rabera (1.464 m) y Pico del Bregón (1.546 m). Esta gran explanada bajo nosotros es una inmensa escombrera que están acondicionado como llanura verde


Unas zancadas arriba más...


Y llaneamos un poco por esta ladera


Un paisaje de maravilla, con el Collado Villazimpliz ante nosotros


Delante del Camino, al otro lado del valle


Valle que cada vez queda más abajo


El Camino de los Arrieros sigue la sinuosidad de estas laderas


Ya empezamos a ver, a la izquierda del Pico Techo y Quilambre Las Forcadas de San Antón


Justo enfrente del Camino. Por allí pasaremos aquel puerto para iniciar la bajada al Valle de la Tercia


Laderas de Peña Raya


Camino verde


Pico Lámpara


Pico Chanza y Valle Oscuro


Buiza, ya muy atrás


Intrincada senda


Árgomas y arbustos


Ya están aquí Las Forcadas de San Antón


Caprichosas formas rocosas. El nombre se debe a la existencia de un antiguo monasterio benedictino  que tuvo hospedería para peregrinos y caminantes, siendo San Antón la advocación de su capilla. El cenobio, que sería una pequeña comunidad y alguna cabaña ha desaparecido pero se guarda la memoria de una antigua cruz de piedra, la Cruz de la Salve, allí llamada por ser donde los romeros rezaban esta oración antes de continuar hacia La Tercia


Las Forcadas de San Antón son el fragoso paso de estas montañas. Cuando la Carretera de Asturias (o de Castilla) sustituyó a la vía romana se buscó evitar este vericueto prefiriendo el paso por Villasimpoliz, Santa Lucía, Ciñera y Busdongo, que es por donde ahora va la N-630 y por donde Jovellanos pasaba el puerto en una y otra dirección


No obstante ahora este Camino de los Arrieros, que sigue la calzada romana y el ancestral paso directo hacia Payares (Pajares), el Camino de Verano también llamado, es ahora una de las más impresionantes rutas xacobeas, las etapas "reinas" del Camino de San Salvador


Y poco de arboleda


Sendero entre árgomas


Línea de peñascos en esa cresta que da a dos valles


Señalización


Aquí el Camino es bastante llano


 Y ya asoman las peñas de Las Forcadas de San Antón


El sendero se estrecha


Al pasar bajo esta gran peña


El Valle Oscuro abajo


Camino labrado en la roca viva


Que sube ahora un poco


Formidable paisaje de picudas peñas calizas


Como pétreos guardianes de este verdadero santuario natural


Rocas que se yerguen a ambos lados


Un paraje de leyenda


Casi a veces hasta emocionante e incluso sobrecogedor


Formidable paso entre las rocas


Esta era la antigua calzada romana de Legio (León) a Llugo de Llanera (Asturias)


Impresionante mole picuda


Vamos hacia los collados


Más sugerentes formas


En una campera un bosquecillo de pinos


Pasamos al pie de más peñas


Las flechas nos orientan


Aquí hay tramos empedrados de la antigua calzada


Un maravilloso encuentro con la historia


Hemos dejado atrás lo más duro del paso entre peñascos


Allí una flecha


Vamos a la derecha


Pasando sobre un riachuelo


Al lado del Camino una roca muestra algo


Muchas piedras colocadas por los peregrinos en señal de Buen Camino una vez coronado el alto de Las Forcadas de San Antón, importantísimo hito caminero en la ruta de San Salvador


Vamos ahora la ladera este de Peña Prieta


Hitos del Camino..


Y por aquí discurre, subiendo un poco más, el pedregoso trayecto


Dando vista al Pico Fontanos (1.619 m.) a nuestra izquierda


Hacia allí nos dirigimos


Un pino solitario en esta gran campera


La pista se ensancha y se hace llana


Llegamos al lugar más alto de este paso hacia La Tercia, a unos 1.463 metros de altura


Allí hay un gran montón de piedras, con un hito sobre ellas, hecho también de morrillos


Señalización natural y ancestral de esta ruta tantas veces milenaria


Empezamos la bajada


Ya ante nosotros otro paisaje, con la gran muralla de cumbres de la cordillera dominando el panorama


Es la bajada al Valle de la Tercia, municipio de Villamanín


Esta es la señalización oficial de los Cuatro Valles, entidad que agrupa a buena parte de las iniciativas de promoción de los municipios de la montaña noroccidental leonesa


También veremos flechas amarillas, hitos de piedra y, por supuesto, en los tramos más fragosos, las señales de Ender


Se inicia la gran bajada al Valle de la Tercia, ante el Fontano (1.619 m) y, más lejos a su derecha el Pico El Rubio (1.764 m)


A la izquierda de El Rubio asoma un poco el Pico Canga (1.776 m) con la Loma de la Aguja. Bajo él y a su derecha está el Alto del Venero (1.512 m), y este a su vez sobre los peñascos de El Barrancón, por donde continúa el camino al Valle de la Tercia. A lo lejos, cerrando el valle por el norte, son los Montes de Peñalaza. A su izquierda, por la lejana Collada del Coito, junto a la Peña la Calva sube el Camino de San Salvador desde Poladura de la Tercia, para luego bajar, y subir por diferentes montañas y valle hasta Arbás del Puerto y el Puertu Payares (Pajares), entrando en Asturias


El Barrancón y, a lo lejos, El Coito o Collada del Coito (1.578), el lugar más alto del Camino de San Salvador. El topónimo en el asturleonés de la zona es equivalente al castellano coto. A su izquierda, nevadas, La Chera (1.743 m) y Foxalba (1.773 m)


Por su parte a la derecha de El Coito, en los Montes de Peñalaza destacan La Peña la Calva (1.729 m), La Carbonera (1.761 m), Los Picos (1.705 m), Balagares (1.721 m), y La Llomba la Espina (1.795 m.)


Tras la fuerte subida una no menos fuerte bajada para compensar


Bajo el Fontanos y la Collada de Pedrosilla a su derecha


Pinares


Esta vertiente norte es más boscosa, abundan los pinos


Curva a la derecha. Las plantaciones lineales revelan repoblaciones forestales de esta especie


A la derecha El Violar, luego Carba Verde con su murallón peñascoso


Y más a lo lejos aún los 2.182 metros de Brañacaballo con El Cueto Mirallo


Adentrándonos en los pinares avanzamos así hacia El Barrancón en ruta al Valle de La Tercia