Eres el Peregrino Número

jueves, 3 de mayo de 2018

PEREDILLA, LA ERMITA DEL BUEN SUCESO, NOCEDO Y HUERGAS DE GORDÓN (LEÓN): CAMINO DE SAN SALVADOR (5)


Entrando en Peredilla (municipio de La Pola de Gordón

Procedente de La Robla, el Camino de San Salvador sigue el curso del río Bernesga hacia el norte, buscando el paso natural hacia Asturias empleado desde la más remota antigüedad y seguido por los peregrinos que iban a venerar las Reliquias de San Salvador en la catedral ovetense, haciendo caso al famoso dicho medieval que afirma que "quien va a Santiago y no al Salvador visita al criado y olvida al Señor. Así, nuestra ruta llega a Peredilla, al sur del municipio de La Pola de Gordón, por la Calle Real, teniendo el Ferrocarril León-Gijón a la izquierda y, poco más allá, el río


Peredilla, a unos 5 kilómetros de la capital municipal está, como dice el Diccionario de Madoz, "Situada en el camino que de León se dirige a Asturias por el puerto de Pajares". Se supone que el origen del pueblo pudo ser una venta, posada o similar justo antes de acometer las fragosidades de la cordillera cantábrica, pues era este además camino de arrieros, peregrinos y pastores trashumantes con sus rebaños


El nombre de la Calle Real hace mención al antiguo Camino Real que se comunicaba Asturias y León. Ya los romanos hicieron aquí vía o calzada aprovechando el ancestral paso natural existente para comunicar su campamento de la Legio VII Gemina (León), con lo que fue su centro adsministrativo de Lucus Asturum (Llugo de Llanera) el el territorio de los ástures transmontanos


La primera vez que se ve a Peredilla en un documento es en el año 1203 en una carta de venta de Suero Pérez y su esposa Aldonza Rodríguez de unas heredades que tenían aquí al abad de Santa María de Arbás (Puertu Payares) Don Fontún


Ya en el siglo XVII la población aparece consolidada en las escrituras como el Censo de Floridablanca de 1787 y en las anotaciones de Jovellanos, quien la llama La Peredilla y Peredilla del Camino


En estas latitudes, las casas de adobe han quedado atrás, empezando a verse galerías y corredores, como este


Cuenta la tradición que hubo en Peredilla un asentamiento mozárabe, cristianos que viviendo en territorio musulmán se marcharon para repoblar estos parajes de los reinos del norte desde los tiempos en los que el Reino de Asturias se expandía hacia el sur, ellos eran llamados zagales y ellas zarcas y son el fundamento de la Leyenda de las Tejedoras


Un rey leonés que iba camino de Asturias, tal vez Ramiro II en el año 950, se alojó con su séquito en el Castillo de Gordón, pero uno de los nobles que le acompañaban, había visto en el camino a una bellísima zarca en Peredilla, que era tejedora de lienzos, resolviendo salir del castillo esa noche para aprovecharse de ella y poseerla. Pasados unos meses la zarca dió a luz dos niñas que aprenderían de su madre el oficio de tejedoras y el noble, apesadumbrado de su acción, les pondría un taller de tejidos de lienzos y estameña, así como buena asignación pecuniaria. Guardaron ellas el tesoro de sus ganancias en algún lugar del camino a Llombera, donde hay unas colladas que dan pie a esta estroga popular:

"Entre Tamba, Tambica y Tambicón
las tres colladas que son
hay un tesoro que vale
más que la ciudad de León
con toda su guarnición.
El que lo ha de encontrar
tiene que ser
moza gaceta (correveidile)
con punta de reja
y pezuña de oveja"


Recorriendo la aldea vemos otra casa de elegante balcón-corredor


Un mercancías pasa a nuestro lado


Esta calle no suele tener demasiado tráfico pero hemos de ser prudentes


Monte El Rasón a la derecha


Más allá La Lomba y El Picón


Fuente pública pero de agua sin garantía sanitaria. Detrás hay unos murales hechos por la vecindad


Uno nos llama la atención


Es la frase de un documento del año 1236 que dice "in terra de Gordon inter Pereda et Villar Molín"



Desde este pequeño parque seguimos camino en Peredilla


La Esquina y La Plazuela


Un hermoso rincón


A la derecha hay buena acera


A la izquierda la señalización oficial del Camino de San Salvador


Los castros ástures localizados en esta parte del valle del Bernesga y aledaños son el precedente poblacional más inmediato de las actuales poblaciones, si bien estos lugares ya estuvieron habitados desde el Paleolítico. Se perciben asentamientos romanos próximos a esta calzada, senda que fue trasiego de gentes y rebaños desde los albores del mundo. De todas maneras, es durante las repoblaciones de la Reconquista cuando se van asentando los actuales núcleos de población, protegidos por castillos que defendían estos pasos a través de las montañas, como el Castillo de Gordón, en torno al que se irá configurando el actual territorio


Gordón es mencionado por primera vez en un documento en el año 875 en Letrán, cuando el Papa Juan VIII ratifica unos privilegios a la Iglesia ovetense hablando de sus límites en "tierra de Gordón". Avanzada la Edad Media se registra el título administrativo y jurídico de "Honor de Gordón", con una extensión mucho mayor que la del actual concejo. Sus castillos, antiguos castros y/o fortalezas romanas, fueron reedificados en tiempos de Alfonso III El Magno, si bien jugaron un papel determinante al ser entregados por su mujer Ximena Garcés a sus rebeldes hijos, lo que provocaría la adbicación del monarca y el traslado de la corte de Oviedo/Uviéu a León allá por el año 910, castillos que menos de un siglo después resistirían los envites de Almanzor que asolaban el Reino de León


Peredilla es como una gran "calle mayor" con sus casas que se extienden longitudinalmente a lo largo de la vereda derecha del Camino en su mayoría


Alguna de notable antigüedad, tal que esta, con sus dinteles de sillería y ladrillo


A la izquierda hay también alguna vivienda y almacén o establo


Paso a paso iremos llegando al final del pueblo, junto a la calle Mejín


Llegamos a las útimas casas


Y avanzamos en recto


Aquí hay una fuente


La Fuente de San Torcuato


Fuente del año 1953 restaurada en el 2004


Así aparece plasmado en esta placa


Aquí dejamos la Calle Real y nos desviamos a la izquierda


Camino de La Vega, la gran vega que forma aquí el Bernesga


Pasamos este caserón


Y caminamos por este túnel bajo la carretera N-630


Salimos al otro lado


Y en La Vega tomamos el camino que pasa junto a la vía férrea


En esta larga recta que atraviesa La Vega


Rumbo a Nocedo de Gordón


Pasa el tren de viajeros de RENFE


Esos montes son el límite con el municipio de La Robla. Allí están El Bufo y La Peña Castillo, solar de otro de los castillos de la comarca, el Castillo de Alba, del que tanto hemos hablado en la anterior entrada de blog dedicada a este Camino de San Salvador


La Vega, con el monte de Matamediana a la derecha y al fondo las Sierras Negras del Cajal, Monterredondo (.161 m), Alto de Monterrey (1.194 m) y a la izquierda Colladas (1.341 m)


Señales ferroviarias y seto ajardinado


Casa solitaria al otro lado de la vía


Matamediana


A la derecha La Rasada, Valdemonte, La Lomba, El Corollo, Fuente del Oso, El Rasón...


A lo lejos, sobre el arbolado algo nos llama la atención


Es el santuario de Nuestra Señora del Buen Suceso, patrona de Gordón, de gran veneración romera y donde existió un hospital de peregrinos


Seguimos unos metros más junto a las vías


Y ya llegamos al Campo de la Ermita


Aquí está la Casa Rectoral


Fue donde estuvo antaño el hospital de peregrinos. También hubo una casa para el ermitaño que antiguamente custodiaba el lugar


Estamos en Huergas de Gordón. Más allá, al otro lado de la carretera, hay bar si deseamos tomar algo antes de seguir hacia La Pola de Gordón


Si bien de fundación medieval, el edificio actual fue construido a partir de 1776 y se reformó en 1834, siendo declarado en 1983 Monumento Histórico Nacional. Algunos autores creen que su origen está, como la de Celada en La Robla, en haber sido erigidas en conmemoración y agradecimiento por la victoriosa defensa de los castillos de la comarca ante las incursiones de Almanzor a finales del siglo X, si bien algo antes, en el 953, ya hay una mención, un tanto trágica, al santuario, pues se trata de un pleito a un tal Fernando con la ordalía del agua o prueba del agua hirviendo, en la iglesia de Santa María, "que existata est ad porta gordonem", esto es que existía a la puerta de Gordón.  Pudiese ser que ello tenía que ver con que el santuario marcaba la separación jurisdiccional de los castillos de Alba y Gordón. La leyenda piadosa, similar a la de tantos numerosos marianos, dice que unos pescadores, padre e hijo, encontraron la imagen de la Virgen en el río, llevándola a la iglesia de Nocedo primero y a la de Huergas después, pero la talla siempre desaparecía y volvía al mismo sitio de su hallazgo, por lo que se hizo aquí un nuevo templo.


En el libro Becerro de la catedral de Oviedo/Uviéu, año 1385, se mencionan varias iglesias marianas de Gordón como Santa María de San Marciel, Santa María de La Pola, Santa María de Vega de Gordón, Santa María de Ruytellade de Los Barrios, Santa María de Buiza y Santa María ad portam gordonensem.


Es de estilo emninentemente barroco-neoclásico, de planta de cruz latina, con cabecera cuadrada que hace también de camarín. La nave presenta bóveda de cañón está reforzada por arcos fajones y en el exterior con contrafuertes. Llama la atención su pórtico de tres arcos. La espadaña se hizo en 1808. En las obras de ampliación de 1834, con el obispo Monseñor Gregorio Ceruelo y estando de administrador don Bernardo Láiz, párroco de Llombera, se añadieron tres naves a la cabecera, el coro, el camarín y el camposanto. Al fallecimiento del adminstrador en 1873 sus feligreses le donaron la lápida de mármol


La Romería del Buen Suceso se vio grandemente potenciada con la fundación en 1905 de la Piadosa Asociación de Nuestra Señora del Buen Suceso, en cuyo reglamento de dice habrá la fiesta de durar tres días, el sábado anterior al primer domingo de septiembre, canto de las Vísperas, el domingo, día grande con misa, procesión y romería, el lunes dedicado a los difuntos, con reparto del escabeche a cofrades y asistentes


Bajo el pórtico vemos la portada principal


Allí, en la clave del arco de medio punto vemos la inscripción de la construcción del actual santuario


"Esta obra se hizo siendo cura de la Villa de Buergas y azmenistrador de la  Virgen de Bven Svceso el señor D. José Suárez Baión y maiordomo Manuel de Bobis, vecino de dicha billa. Año 1766"


Vista desde el pórtico a La Vega


El Camino sigue a la derecha, donde también hay un pórtico lateral



Sobre él hay una imagen



Es la talla en piedra de Nuestra Señora del Buen Suceso, réplica de la existente en el interior



Bajo el pórtico otra portada



Y ventanuco para las limosnas



Tras las destrucciones de la Guerra Civil que perdieron su retablo barroco, se hizo un nuevo altar mayor con un retablo hecho en un taller de Porcinas, en Pravia (Asturias), con madera de castaños procedente de un hórreo que se compró para ello en 1954 por suscripción popular. El retablo antiguo tenía columnas neoclásicas y había sido donado por Monseñor Gregorio María Aguirre, cardenal primado oriundo de La Pola de Gordón. La verja actual fue donada por Francisco Javier Bernardo de Quirós


Hay dos imágenes de la Virgen, la más antigua es del siglo XVIII y la llaman La Virgen Pequeña, que es la que sale en procesión. Fue ocultada por los vecinos durante la contienda. La otra es más moderna, de mediados del siglo XIX y fue hecha en un taller valenciano


Dejamos ya el santuario, viendo su ábside poligonal


El Camino sale a la carretera


Aquí hay una fuente, de estilo neoclásico, con dos caños


Agua fresca para vecinos y peregrinos


Nos aguardan unos metros de caminar por el arcén de la N-630


Podemos tomar este sendero para apartarnos un poco más del tráfico


Aquí, antes del viaducto del AVE, tomamos este ramal a la izquierda, dejando la carretera


Y nos dirigimos a Nocedo de Gordón, viendo a la izquierda el apeadero del tren del Buen Suceso, que fue casa de los empleados del ferrocarril, restaurada y renovada según la ha cuidado la familia González Arroyo, residente en Oviedo/Uviéu y que pasaba aquí los veranos. Uno de sus miembros, Manuel, es nieto del ferroviario que aquí vivió por primera vez


Pasamos el paso a nivel


Y en el cruce seguimos de frente


Hacia el puente sobre el río Bernesga


Que baja caudaloso de las montañas asturleonesas con el deshielo de la primavera


Y vamos a Nocedo de Gordón, en el valle del río Manadero, afluente del Bernesga, y bajo los montes de Colladas


A la derecha viaducto y túnel del AVE


Entramos en el pueblo por la Calle Real



Nocedo es un topónimo vinculado a nozal, palabra del asturleonés que es en castellano nogal. Sin duda habría muchos antaño


Aquí hay un parque con cancha deportiva, mesa y bancos de piedra y fuente


Una placa nos informa que en estas montañas estuvo durante muchos meses el Frente Norte en la Guerra Civil, existiendo numerosas trincheras y construcciones militares en peñas, colinas y riscos. Los habitantes de las aldeas fueron evacuados a Asturias a causa de los bombardeos


Información histórica de la situación del Frente Norte en este lugar. La parte norte de León no pudo ser ocupada por los sublevados y los fieles a la república consiguieron resistir ayudados por Asturias, permaneciendo muchos mineros procedentes de las cuencas asturianas, por lo que las tropas franquistas de León  establecieron su frente en Puente de Alba. Salvo hostigamientos y algún golpe de mano como el efectuado contra las posiciones nacionales de La Robla en febrero de 1937, este frente se mantuvo casi estático más de un año


En septiembre de 1937, cuando el flanco marítimo oriental republicano se desmoronaba tras la caída de Santander los nacionales obligan a retirarse a los republicanos en este valle. Poco antes y ante lo desesperado de la situación y el aislamiento físico del resto de la España republicana se había proclamado el 24 de agosto el Consejo Soberano de Asturias y León. Luego, el 21 de octubre, con la caída de Gijón/Xixón, la resistencia republicana en el norte desaparecía en el sentido de la lucha militar regular del término, pues aún, durante décadas, la cordillera sería testigo de las andanzas de los últimos defensores de la República, los guerrilleros, entre los que destacaría el vecino de La Robla Marcelino de la Parra Casas



No todos los habitantes fueron evacuados, en muchos pueblos seguía haciéndose vida como buenamente se podía. En una de las fotos vemos a un grupo de mujeres haciendo la colada en las piedras de un río. La otra foto es un grupo de soldados en La Peña del Asno, al norte de La Robla


Pasos naturales que no solo vieron las andanzas de arrieros, trashumantes y peregrinos, sino también las de guerras e invasiones


Todo ello es ahora un plácido lugar en el valle del Bernesga


Subimos ligeramente


A la izquierda el parque infantil


Y enfrente el centro del pueblo


Apenas entrados en Nocedo de Gordón habremos de desviarnos a la derecha


Por el Camino de La Barzanilla


Esta señal nos lo indica


También las de la Ruta de la Plata


Ahora sí que vamos hacia el viaducto, con la Peña Blanca y el Alto del Viso (1.442 m) en lontananza


Praderías, cobertizos y huertas


Pasamos bajo el viaducto


Y seguimos por esta extensa vega del Bernesga


Curva a la izquierda


Y en esta bifurcación iremos a la derecha, cerca de la llamada Curva del Molino


Por aquí


El Picón (1.189 m)


Peña Blanca, con su repetidor, sobre el valle


El Bernesga...


Presa en el río y ferrocarril


Hermosa ribera


Torres de alta tensión


Bosquetes


Sombra en el Camino


A nuestra derecha Huergas de Gordón, barrios de La Erilla y El Itito, bajo El Montico. Por allí va la N-630. Huergas o Güergas, como la denomina Madoz siguiendo el topónimo asturleonés, es citada también por Jovellanos en sus Diaros, junto con la ermita del Buen Suceso, durante sus viajes e inspecciones, pensando sin duda en la nueva Carretera de Castilla para las comunicaciones asturianas. Parece que en la antigüedad hubo varios núcleos desperdigados antecesores de la actual población, como San Frechoso, Conforceo y Samés. Era este territorio de la mitra ovetense hasta que en tiempos de Felipe II pasó a ser territorio realengo al comprar su libertad al rey los vecinos, dejándose de dependencia eclesiástica, si bien luego por alguna razón venden esta condición y pasan a prestar obediencia señorial al  Condado de Luna


Caminamos bajo Las Peñas Negras del Cajal


Más allá de La Collada de Sierravaras alzan sus moles nevadas los picachos de La Peña la Muezca (1.859 m), El Altico (1.845 m), El Cueto los Barrios (1.798 m) y Amargones (1.898 m), en El Collado de la Muela


Huergas de Gordón bajo Peña Blanca


Atención en el siguiente cruce


Subimos a la izquierda


Poste de la Ruta de la Plata


Arbustos y setos silvestres


Nueva vista de Huergas de Gordón bajo El Montico y Peña Blanca. Este es el barrio de El Millar, unido a Huergas en 1582


Bajo El Coto la Cuesta está la capilla de San Fabián, San Mateo y San Sebastián, del siglo XVII


El Camino sigue la orilla del río, pero bastante por encima de él, evitando quedar anegado con las riadas


Estamos en un paradisíaco bosque de ribera


Senda bien trillada


Flechas en el Camino


Puente sobre el río de La Gretosa, afluente del Bernesga


Nace de la unión de varios arroyos que forman pequeños y estrechos valles bajo Los Picones, Sierravaras y el Alto de Monterrey


Estamos en La Gretosa o Corral de la Gretosa


Subimos a la izquierda de la casa


Y en lo alto, zona de obras del AVE o tren de Alta Velocidad, iremos a la derecha


Bajamos un poco


Y pasamos por este túnel bajo la carretera que comunica las obras


Viendo ya a lo lejos La Pola de Gordón, capital del municipio, con el rocoso monte de Cimera de Chano Forcón (1.264 m.) a la derecha


Vamos hacia la central eléctrica


Y vemos de nuevo el ferrocarril


A la derecha otra vista de Peña Blanca y El Viso, asomando un poco a su izquierda el picudo Cueto San Mateo (1.603 m). Más a la izquierda El Rasón


Pasamos la central


Y el Camino, aquí asfaltado, sube, viendo El Castro (1.214 m) y el Alto del Villar (1.238 m)


Pasa el mercancías


A lo lejos vemos un poco mejor el Cueto Mateo


Podemos sentarnos sobre este hermoso mirador ante La Pola de Gordón, capital municipal, un buen lugar para descansar y avituallarse antes de emprender el paso de lo más abrupto de la cordillera