Eres el Peregrino Número

lunes, 8 de julio de 2013

BUSPOL: CUANDO LA VISTA ENGAÑA A LAS DISTANCIAS (GRANDAS DE SALIME, ASTURIAS)

Buspol y al fondo la villa de Grandas
 Ha sido larga y muy pronunciada la cuesta desde A Mesa pero pronto culminará aquí, en los altos de Buspol, dando vista a la villa de Grandas de Salime, la capital del concejo, que se nos antoja muy próxima y cercana pero... solo en apariencia. Buspol antiguamente fue uno de aquellos numerosos hospitales de peregrinos que jalonaban el recorrido xacobeo, el cual pagaba al obispo y su cabildo un tributo en forma de "una libra de cera en torta". En 1.753 el famoso Catastro de Ensenada informaba de esta hospedería, diciendo que era una casa particular, en la que seguían dando manta y techo a los peregrinos que por aquí circulaban.

Grandas desde Buspol
En línea recta nos da la impresión de tener la villa grandalesa prácticamente al alcance de la mano, pero la vista también engaña en ocasiones, aún nos queda un larguísimo descenso a las profundidades del río Navia, donde está el embalse, el "Gran Salto", para luego ascender nuevamente, camino de Grandas.


Aquí se produce este tan llamativo efecto visual: vemos enfrente y a "tiro de piedra" como tanto se dice por estos andurriales, la villa de Grandas, donde hay posadas, pensiones y el siguiente albergue público jacobeo, pero resulta que todavía nos aguarda una prolongada bajada hasta el Salto dc Salime (el embalse) y posterior subida por carretera hasta la población, etapa nada monótona y muy bella hacia las profundas simas donde se encaja la gran masa de agua del río Navia, pero dura. Hay quien la ha calificado incluso de "etapa sicológica".


Desde el sendero vemos las cuadras y la vivienda, todo ello cerrado en un gran portalón o corrada, donde las losas de pizarra siguen predominando en paredes y techos. Hay una nave ganadera en el conjunto y un hórreo, entre prados de siega y huertas.


Divisando a lo lejos los montes de Pedras Apañadas (1.204 metros de altitud) que caen hacia el valle del Navia, así como las estribaciones del Alto do Acevo, paso de Asturias a Galicia, un bonito sendero nos dirige hacia la quintana que es actualmente el antiguo hospital de peregrinos que aquí existió en siglos pasados...


Camino de Buspol.


La senda se encaja estrecha entre las fincas de Buspol


El Camino, según se aproxima a la antigua capilla del hospital, aparece enlosado en una especie de alcantarillado o canalización, pues en invierno el agua de lluvia y deshielos forma aquí un verdadero río.


Ojo donde ponemos el pie



 El Camino va en suave pendiente abajo y pasa justo al lado de la quintana de Buspol, para a continuación encontrarnos con la hermosísima capilla rural de Santa Marina, advocación compartida con la de la Magdalena, Santa Teresa y Santiago


Esta capilla era el antiguo oratorio del hospital de peregrinos


Aquí estuvo una de las campanas más antiguas de Asturias, del siglo XIV. Últimamente ya no la vemos


En el retablo encontramos una hermosísima muestra de imaginería popular barroca en un santuario rural que conserva todo su encanto natural, bien cuidado...



Este pequeño santuario es todo un símbolo del Camino Primitivo en Grandas de Salime, a partir de él el sendero de adentra en la impresionante bajada al Salto de Salime


 Chantas marcando el Camino, al principio muy llano


Nos maravilla ver ya, allí bajo las montañas, el río Navia con sus embalsadas aguas.


Sobre el gran embalse la serranía de Pedras Apañadas, a 1.204 metros de altura en su cumbre cimera. A la derecha, donde está el parque eólico es A Curiscada, por ahí sube desde Penafonte la ruta al Alto do Acevo, donde el Camino entrará en Galicia por el concello de A Fonsagrada.


Ahora abrimos la portilla de un pastizal y pasaremos al lado de las vacas. Suele cerrarse ella sola por un muelle o resorte pero en caso contrario es preceptivo cerrar las cancelas de los prados siempre una vez hayamos pasado nosotros.


Buspol es uno de tantos y tantos topónimos con la raíz lingüístico bus y busto (del latín combustum) referidos a espacios ganados, hace cientos de años o incluso milenos, al bosque, para pastizales y usos agropecuarios. Otra teoría dice que viene de bois con el significado de bueyes, atribuido al ganado vacuno en general.


Grandas de Salime, tan cerca... aparentemente.


La gran bajada al Salto de Salime se inicia verdaderamene aquí con sus curvas y revueltas, que hemos de tomar con calma, atendiendo a la señalización y a los cruces, no forzando demasiado las piernas, pues vamos a bajar y bajar.


Bajar y bajar,eso sí, absortos por el paisaje que se domina en estas alturas y que abarca, poco más abajo, gran parte del valle inundado por las aguas del embalse. Entorno que nos embelesa, según nos vamos asomando, paso a paso, al fondo del impresionante paraje que constituye esta comarca en la que las montañas parecen hacer caer a pico sus laderas, desplomando su desnivel literalmente sobre el pantano, como esculpidas por el hachazo de un titán. Es además el Navia "Río de los tres Caminos", pues nace en Busnullán, concello de Piedrafita do Cebreiro, mítico puerto de montaña del mal llamado Camino Francés, viene aquí a enlazar con el Camino Primitivo y desemboca en la villa asturiana de Navia, en pleno Camino Norte o de la Costa. Hacia él van ahora nuestros pasos, preparados para el buen juego y trabajo de piernas que supone bajar a su profundo valle.