Eres el Peregrino Número

jueves, 11 de julio de 2013

Pasando por Fontaneira, recordamos a Florencio, O Cego dos Vilares





  Florencio, O Cego dos Vilares, Florencio López Álvarez, nació en Pin, concello de A Fonsagrada el 12 de abril de 1914, en el seno de una familia campesina y de ebanistas. Se quedó ciego de niño por causa de una viruela, desarrollando entonces portentosamente otras facultades, como el sentido de la orientación, asombrando a las gentes por su capacidad para recorrer los caminos, sabiendo ir y volver a todas partes pese a su ceguera. Para ganarse la vida un ciego solía tocar algún instrumento o cantar, y por ello tras pasar la enfermedad su padre la mandó a que aprendiese estas artes musicales de otro invidente, Xoán Santamarta. Como todos los músicos ciegos, Florencio disponía de una gran capacidad para aprender melodías de oído y posteriormente interpretarlas. Vivió en Fontaneira hasta los 14 años, cuando marcho a Os Vilares de Cubiledo, donde aprendió a ser buen violinista y cantador con ese otro ciego. Así se ganó el pan, yendo de pueblo en pueblo y de casa en casa cantando romances y coplas populares, muchas veces basadas en acontecimientos reales, acompañado por su hermano Pascario, que era copleiro o vendedor de coplas, llegando a ser una gran institución en toda la comarca da Fonsagrada, Baleira, y Ribeira de Piquín. A los 54 años volvió a A Fontaneira, donde falleció en 1986. Se recopilaron varias grabaciones originales de su buen hacer, llegando a conseguir notoria fama y reconocimiento al incluirse composiciones suyas en el disco "Recolleita", junto con la de otros músicos gallegos.

Fue tremendamente querido en vida y la gente que le conoció le recuerda con grandísimo cariño, recordémosle también nosotros cuando pasemos por Fontaneira, emblemático pueblo del Camino Primitivo