Eres el Peregrino Número

miércoles, 16 de octubre de 2013

SOUTOMERILLE: SEÑORES "DE SOGA Y CUCHILLO" EN LA CASA FUERTE DE MONFORTINO. EL CASTIÑEIRO Y LA VENTANA PRERROMÁNICA (CASTROVERDE, LUGO, GALICIA)

Ventana prerrománica de la iglesia de San Salvador de Soutomerille.
Saliendo de Soutomerille
En el trayecto de Castroverde a la ciudad de Lugo el peregrino del Camino Primitivo de Santiago llega a la última casa del pueblo de Vilar de Cas, donde hay un importante cruce.


Aquí veremos que el trayecto se bifurca en dos alternativas: una sigue de frente y otra, ligeramente más larga, apenas un kilómetro, que se dirige a la derecha, a Soutomerille.


Salvo que se tenga prisa por alguna razón perentoria recomendamos esta última, la de la derecha, por ser la senda más antigua e histórica y por tratarse de un tramo más bello, O Camiño das Barancas, con firme llano y suave, de tierra, al frescor de la sombra de altos pinares y campos de helechos en ambas márgenes.



O Camiño das Barancas, en un primer tramo, a la sombra de os piñeiros.


Luego predominan las especies autóctonas, robles y castaños, conformando un bosque de cuento de meigas ...


un auténtico bosque encantado cuya magia resalta aún más al encontrarnos de pronto con las esbeltas paredes de una mansión en ruinas.




Se trata de la antigua casa-fuerte de Monfortino, vivienda y torreón-fortaleza con ventanas adinteladas y saeteras, la cual languidece entre maleza pero que en su interior, al que entramos por restos de puerta con enmarcaciones, aún conserva algunos elementos constructivos.


Entre esas construcciones están restos de cuartos y habitaciones, llenos de vegetación, y las escaleras de piedra por las que se subía a los pisos superiores.


Por su fachada superviviente reconocemos que tuvo tres plantas en su parte más alta, que es propiamente la torre, a cuyos lados se adosaron posteriormente viviendas que fueron tranformándose y ampliándose con el tiempo, llegando a tener una extensión de 18 metros lineales.


Estamos en un paraje muy especial para la historia de nuestro Camino, se sabe que en la antiguedad el peregrino disponía de siete hogares en Soutomerille, parando sobre todo en la Casa-Torre de Arriba, donde había cárcel además de "soga y cuchillo" como castigo a los reveldes y levantiscos, y también con parada en la Casa-Torre de Abaixo.


Hoy en día las ruinas parecen hacerse eco de aquellos aconteceres en su mudo pero latente silencio...


El paso del tiempo...


La selva y la vieja fortaleza.


Puertas al campo...


Tan evocadora senda se dirige luego, al lado de muretes de piedra, hacia el Castiñeiro da Corredoira, topónimo que hace referencia a este camino rural y silvestre, donde hallaremos este gran castaño, viejo y venerable, verdadero monumento natural de 350 años de vida...


El Camino y el castaño.


Portento de la naturaleza.


Robusto tronco y corteza.


Pronto llegamos a la iglesia parroquial de San Salvador de Soutomerille (derecha de la foto), sita junto a la antigua rectoral, templo de origen prerrománico pero totalmente reformado en el año 1619, tal y como aparece escrito en el dintel de la fachada barroca con frontón blasonado, que es cuando también se hicieron obras en la casona. Pero primeramente de todo veremos el ábside, la parte que mira al Camino según viene, con alguna sorpresa que mostar.


Pues allí del estilo prerrománico conserva una ventana con cuatro aberturas, en forma alargada y de herradura, tan características de este arte que, aunque triunfó en Asturias, se desparramó por todo el territorio del viejo reino.


 Ventana prerrománica.


Sobre ella se descubren esta inscripción:    
      
"QVAM SIT ANTIQVA/ECCLESIA LAPIS IN/FERIOR TESTATVR"


Maravilla del Arte y de la Historia...


De la parte posterior, prerrománica al menos en su ventana de celosía, vamos avanzando por el Camino hasta ver la fachada principal, barroca, la que forma parte de las reformas de 1619


Los contrafuertes laterales, en cambio, nos hacen pensar en algún momento de influencia gótica. Pero va a ser ahora, avanzando un poco más por el Camino, cuando al tener a la vista la portada principal, observemos la parte más barroca del santuario, con su impresionante frontón


El historiador e investigador Nicandro Ares ha encontrado diversa documentación en la que se ve la evolución escita del topónimo Soutomerille, apareciendo citado en el año  1122 como monasterium de Sauto Maireli, en 1222 Souto Meyril, en 1293 Souto Merelle, en 1309 Souto Meirille, en 1286 don Saluador de souto Meyrile, Souto-meyrille en 1309, 1336, 1349... dado que la Toponimia no siempre es una ciencia exacta se supone estamos hablando del soto o boscaje de un posesor de nombre visigodo Mirellus. Po rsu parte, en lo concerniente en lo que fuese denominado alguna vez como monasterio  eso no quiere decir que hubiese un gran cenobio. Una muy pequeña comundidad de failes o incluso una familia acogida a algún voto religioso eran muchas veces definidos como "monasterio"


Es curioso que en no poca documentación antigua el nombre de Soutomerille aparezca "camuflado" o directamente ignorado en favor de otros lugares de la redonda, como Romeán o Romilani, como dice el privilegio de la iglesia de Lugo otorgado por Alfonso III en el año 897, o el de "monasterio de San Salvador de Romeán y sus monjes" en una escritura de compraventa del año 1005. Otras veces es nombre asignado es Vilafrío


"REEDIFICATVM + ANNO 1619/PER DOMINOS LICENCIATOS ALFONSVM/ET PETRVM LOPEZ PALLIN, FRATRES"... esto es, la famosa reedificación del año 1619 plasmada en esta leyenda , reedificación que parece seguro que habría que reemprender, dado el estado actual del edificio, en esta parroquia solitaria y casi vacía...



En el subsuelo aparecieron inscripciones del santuario prerrománico y también sepulcros del siglo XVII, tiempo de la reconstrucción de esta iglesia.


Muy cerca (a la izquierda de la foto), se halla el castro A Croa de Soutomerille, a 562 metros de altura, que dominaba todo el territorio y estos míticos caminos ya transitados, como tantísimas veces decimos, desde muchísimo antes de la inventio del sepulcro de Santiago.


Existen además señales de construcciones megalíticas, muy anteriores incluso al propio poblado fortificado galaico, pero todo ello semioculto por las zarzas y el olvido. Nada más salir del campo de la iglesia el Camino deja la penumbra de la arboleda y sigue junto a praderías de fresca hierba, aunque no muy lejos de las matas de bosques. Poco más allá se volverá a unir al que dejamos al salir de Vilar de Cas  para llegar a Gondar.


Nada más salir del campo de la iglesia el Camino deja la penumbra de la arboleda y sigue junto a praderías de fresca hierba, aunque no muy lejos de las matas de bosques.

 
El Castro da Croa contempla nuestros pasos...


Volvemos al bosque


Por terrenos umbríos...



Aquí, junto a una gravera, el Camino llega a esta carretera local, donde se une a la otra ruta, que viene directamente de Vilar de Cas, si bien un poco más corta no ofrece mayor alciente y tras un tramo de bosque sale a esta misma carretera. Ahora hemos de ir a la derecha



Y por aquí continuamos hasta ir al paso del río de Romeán en el Muíño da Pallota  para entrar en el concello de Lugo y llegar a Gondar.