Eres el Peregrino Número

jueves, 9 de enero de 2014

GONDAR: "COSTA FRANCESA", HOSPITAL DE PEREGRINOS Y FUENTE DEL AMOR A LA ENTRADA DEL CONCELLO DE LUGO (GALICIA)

Gondar desde A Costa Francesa. El Camino entra en el concello de Lugo
A Pallota, paso del concello de Castroverde al concello de Lugo. Antiguo mesón caminero.
Llegamos a la zona más occidental del concello de Castroverde en el Camino Primitivo viniendo del histórico y enigmático enclave de Soutomerille, con su casa-fuerte de Monfortino, su castiñeiro y su vieja iglesia de San Salvador con ventana prerrománica. El Camino discurre entre espesas carballeiras y solares de milenarios castros hasta llegar al solar del histórico mesón y posada con molino de A Pallota, junto al río Romeán, tierras de O Canteiro y Zarra de Buche.


Hoy son solo ruinas cubiertas de yedra pero antaño vivieron momentos de esplendor en el antiguo Camiño Francés a Lugo.


Vestigios de caserones y mansiones en A Pallota.



Los milenarios caminos, en los tramos que fueron sustutidos, principalmente entre los siglos XIX y XX, por la actual red de carreteras, dejaron de ver el paso de gentes y mercancías y muchos de aquellos establecimientos, algunos de notable antigüedad, cerraron sus puertas.

Larga recta junto a viejas ruinas.

Al pasar en A Pallota el puente del río Romeán el peregrino deja el concello de Castroverde y entra en el concello de Lugo.


Ahí están también los vestigios del viejo molino del lugar: O Muíño da Pallota.


Antaño la posada y el mesón junto con el trabajo de la molienda debieron dar a este solar una gran actividad. Ahora todo es olvido y decadencia.


Nuestros primerísimos metros por el concello de Lugo son a través de una larga recta en medio de la campiña: Agra de Reboledo y Pontide.


Al sur, campiña del Rego de Pontide.


Hileras de maizales ante las fragas, castiñeiros y carballeiras


Y trigo, inmensos trigales


Trigales también a nuestra derecha, en el Agra de Reboledo, caserío que se halla más allá de aquellos bosques.

Chantas dividendo las fincas en perfectas líneas rectas


Cuando nos acercamos al bosque, pasando por los parajes de Pontide y Corredoira Alta, donde se inicia una subida, un cartel nos informa que estamos en la parroquia de Gondar.


Antes de las primeras casas, A Fontiña das Valiñas, que dicen tiene la virtud de enamorar a quien bebe de su agua.


Menos romántica es la advertencia de su no potabilidad, si nadie puede beber a nadie se puede enamorar.


Al terminar la corta ascensión, más campos de trigo en el agro de Gondar...


Y así divisamos la iglesia: es dieciochesca en su hechura actual pero fue totalmente reformada en el siglo XX. En su interior conserva un retablo plateresco del siglo XVI y otro barroco popular del XVII:


El santuario se encuentra en el emplazamiento de un castro o milenario recinto fortificado galaico alrededor del que fue creciendo el pueblo. 


Hermosas casonas, verdaderos palacios rurales o pazos.


Pasamos bajo sus muros y balcones.


Vemos sus viejas inscripciones grabadas en los dinteles...


Y seguimos camino...


Cruz de piedra y concha señalando la ruta.
 

Rúa de Gondar: a nuestra derecha quedan las entradas al pueblo, nosotros apenas entramos en él, solo por las casas de su extremo sur.



El caserío es otra esencia artística, arquitectónica y etnográfica de los pueblos lucenses, donde la piedra es la protagonista, aquí especialmente labrada en varias de sus fachadas, algunas con vistosos balcones sobresaliendo sobre las callejuelas.
 

En este cruce seguimos por el camino principal, a la izquierda.


Huertas de patatas, berzas, maíz, y prados de hierba agostados por el sol del verano.


Gondar va quedando atrás.


Valle del Rego de Pelamios.


El Camino sigue junto al abrevadero y las casas.


Todo recto y llano.


Cómodo asiento.


Seguimos por firme llano.


El centro de Gondar. Vienen los peregrinos.


Parada de autoservicio.


Seguimos caminando.


Pasamos junto a la antigua fuente.


Un poco apartado del pueblo vemos el caserío de O Hospital. En Gondar estaba antaño la Casa do Hospital, fundación hospitalaria de peregrinos mencionada en un documento del año 1369, firmado por el Obispo de Lugo y por la Priora del monasterio de Santa María A Nova, donde ya se quejaban de la decadencia del mismo. En concreto se señalaba un suceso real: en aquel tiempo el Camino se desvió algo más al sur, por  Santalla en Moreira y Tras das Airas en río do Porto hacia San Paio de Arcos, A Granda y Paderne... "Ytem vos damos mais o espital de Gondar con suas rentas e dereituras e pertenenças, por cuanto o dito espital foy estableçido para recibir romeus probes en tempos que o camiño francés andaba por Gondar, e por cuanto o dito camiño se mudou por otra parte, e o dito espital non reçebe os diyos probes nel se faz y aquelo para que foy establecido..." (Archivo del Museo Provincial de Lugo, Publ. BCML, T. VI). La razón puede deberse al crecimiento y mayor poblamiento de alguno de esos lugares, según el investigador Ricardo G. Polín.


Y ya tenemos enfrente, al lado de O Hospital, A Costa Francesa, de nombre tan sugerente. Se trata sin embargo no de una metáfora de la Costa Azul sino de una... CUESTA, llamada francesa por mor de los peregrinos fanceses o francos (centroeuropeos) que por aquí subían al Monte dos Penedos y Alto da Devesa, tal y como vamos a hacer ahora nosotros. 


Trascastro...



Desde A Costa Francesa y Trascastro admiramos unos bellísimos paisajes de Gondar conforme vamos dejándolo atrás...


Gondar desde A Costa Francesa, bajo los montes de O Coto, O Castro y A Penouca.


Vegas del Rego de Pelamios.



Luego llegaremos a las canteras de la cima de la cuesta: O Cruceiro y Alto da Devesa.


Altísimas paredes verticales de la gravera.


E iremos, ahora hacia abajo, a Bascuas