Eres el Peregrino Número

lunes, 18 de noviembre de 2013

SAN MARTIÑO DE OZÓN: ANTIGUO MONASTERIO Y HÓRREO GIGANTESCO

Hórreo y monasterio de San Martiño de Ozón
En el Camino de Muxía y sito ya en este concello, haciendo ruta viniendo de Santiago vía Olveiroa y Dumbría, hallaremos, luego de pasado el pueblo de Quintáns y no muy lejos ya del mar, el pueblo de San Martiño de Ozón, con su antiguo convento de origen medieval que conserva elementos románicos, así como dos cruceiros y un enorme hórreo, de los más grandes de Galicia.



Este es el panorma que nos encontramos de San Martiño de Ozón viniendo de Quintáns, con el pueblo de Vilar de Sobremonte arriba, por donde continúa el Camino a Muxía. Abajo, en medio, está el monasterio.


El monasterio de San Martiño de Ozón conserva dos hermosos ábsides en su parte posterior (a la izquierda de la foto) que son el legado de su obra románica, no obstante su aspecto actual obedece a las profundas reformas efectuadas en los siglos XVII y XVIII. 




Como era de costumbre, en su interior se enterraron miembros de las antaño podersosas familias de la nobleza local, patrocinadoras muchas veces de estos santuarios y sus posesiones monacales, en este caso son los Lema destacando don Alonso de Lema Quintáns, en 1595, así como doña Ana Álvarez de Carantoña, esposada con un Lema, don Isidro Vázquez de Lema.


Hacemos pues camino hacia San Martiño de Ozón por este verde sendero de hierba...


Bajamos al Rego de Ozón, entre prados y arbustos, dando vista al monasterio y al hórreo.



Concha xacobea en el Camino...


El Camino junto al Rego de Ozón...



Subiendo desde la ribera del arroyo veremos primeramente el hórreo de Ozón, con 22 pares de pies, es como dijimos de los más grandes de toda Galicia, otrora propiedad del cenobio, ha servido últimamente como llamativo alojamiento de los peregrinos que realizan este trayecto. Son en total unos 27 metros de hórreo, hecho en piedra granítica.


Al lado del hórreo está el priorato, cuya traza actual es de los siglos XVII-XVIII, cuando se acometieron grandes reformas, que luego fue casa rectoral, ahora es vivienda-albergue y se ofrece atención y posada a los peregrinos.


Subiendo por un tramo empedrado llegaremos al hórreo.



En el hórreo, donde se guardaban las rentas en especie que se pagaban al monasterio, se han habilitado asimismo alojamientos para los romeros...


O Cruceiro, al lado del hórreo y en un cruce de caminos...


Subimos otro trecho por firme empedrado...


Y llegamos a los pies de otro cruceiro, donde un hito xacobeo nos indica salir a la derecha, terminando aquí la cuesta.


Entrada al refugio de peregrinos...


Y pasamos ante la fachada principal del antiguo monasterio, con otro cruceiro en su campo, actual iglesia parroquial. Esta fachad forma parte de las reformas barrocas del siglo XVII que transformaron el cenobio medieval.



Fundado entre los siglos XII y XIII, sobre un santuario anterior prerrománico o suevo, el monasterio de San Martiño de Ozón fue priorato de San Paio de Antealtares, en Santiago, siendo su último prior en 1480 Diego de Viveiro, quien en 1487 fue abad de San Paio. En 1498 los monjes fueron sustituidos por monjas benedictinas, siendo la casa propiedad de San Martiño Pinario, también en Santiago.


Un arco gótico une casa rectoral o priorato con la iglesia...


Bajo él podemos pasar para admirar estos impresionantes ábsides románicos con canecillos labrados...



Volviendo a la fachada principal regresamos al Camino...


Y atravesamos la aldea, rumbo a Vilar de Sobremonte...




Aquí iremos ganando altura...


Cruz y concha peregrina en el Camino...



Estampas rurales...



Vista Alegre: desde este hórreo tenemos unas admirables vistas de San Martiño de Ozón, abajo, y al fondo Quintáns. Una parada perfecta antes de entrar en Vilar de Sobremonte.