Eres el Peregrino Número

jueves, 30 de enero de 2014

LA RÍA DE VILLAVICIOSA (ASTURIAS) DESDE EL CAMINO

Desembocadura de La Ría de Villaviciosa
 Subiendo desde Sebrayu por El Fresnu y entrando en la parroquia villaviciosina de Tornón, nos sorprenderá una magnífica panorámica en la que contemplaremos la desembocadura de La Ría de Villaviciosa desde lo alto, magnífico esturario que empieza a formarse en El Ríu Llinares (en La Villa o Villaviciosa, casco urbano de la capital del concejo), pero a la que desembocan otros arroyos y regatos. Es alargada, diez kilómetros desde la zona de Retromar a la boca de la ría, que es lo que mejor vemos desde aquí, con el pequeño puerto, actualmente deportivo, de El Puntal, pero del que llegó a salir mercancía en buques de poco calado, incluso carbón del Pozu Villapallía en Viñón (Cabranes).

El Puntal (Samartín del Mar) y la capilla de La Guía (Tornón)
 El Puntal pertenece a la parroquia de Samartín del mar, en la orilla opuesta, la izquierda, que forma una ladera que cae hacia la ría desde los altos de Lliñeru, no llegando a ver el puerto de pescadores de Tazones al ocultárnoslo la montaña. En esta Ensenada del Puntal se forma, a la izquierda del puerto, La Playa de Bonhome, donde hubo carpinteros de ribera, constructores tradicionales de barchas y embarcaciones de madera. Todo el entorno, entre prados cuestos y bosquetes, es rural y residencial, con chalets y algún hotel. La carretera aprovecha la misma orilla del estuario, la parte más llana, para su trazado, cosa que ocasionó en una de sus ampliaciones, el derribo del Palacio de los Peón-Cabanilles, con su muralla y capilla de San Telmo (veneración marinera) que allá se asentaba.

Los ocalitos de El Puntal y a la derecha los pinares de Rodiles
Detrás del puerto destaca el bosquete de eucaliptos (ocalitos) que nos oculta La Playa'l Puntal o La Playina. Justo enfrente al otro lado de la ría, a la derecha tenemos la extensa parroquia de Seloriu, con varios pueblos y donde se encuetra la playa ribereña de Misiegu, así como Los Porreos, terrenos ganados al agua en siglos pasados, en concreto El Porréu d'Arriba y El Porréu d'Abaxu, gran vega llana que se extiende desde Sebrayu a las orillas del estuario, cerrados en 1860 por iniciativa del indiano Rosendo Villaverde. En la misma desembocadura, mirando a los ocalitos de El Puntal, los pinares no nos dejan apenas ver la extensa y muy turística Playa de Rodiles, anque sí el monte del mismo nombre, donde se han localizado los restos de un castro astur, vigía, como otros localizados en los alrededores, de la entrada a la ría y a los puertos naturales que aquí existieron en el pasado, donde se fundaron también villas en tiempos de Roma. D todos ellos, castros, villas y otras construcciones, salen a la luz restos y cimientos ocasionalmente o como resultado de prospecciones arqueológicas.

Entorno de La Ría desde Tornón, con El Monte Rodiles al fondo a la derecha
Hasta barcos de 15 pies de calado podían entrar en esta ensenada, cuyo amarre era en la Casa la Barca, en El Puntal, dependiente del cercano monasterio de Valdediós. Fue un tiempo "puerto de cuarentena", donde esperaban a desembarcar los días pertinentes, las tripulaciones de los buques procedentes de países con peste o epidemias. Acudieron a El Puntal numerosos barcos ingleses y de buena parte del Atlántico en siglos de notable prosperidad ((XVII, XVIII y XIX), llegándose a exportar muchísimas naranjas a Inglaterra.


Acabando el siglo XIX se planteó un proyecto para canalizar esta ría desde El Puntal hasta El Salín, un pequeño puerto en las proximidades de La Villa. La idea era que por Villaviciosa fuese la salida comercial del carbón de las minas de Lieres. La obras, con proyecto de José Lequerica, arrancaron en 1892, pero hubo varias paradas hasta que se suspendieron en los años 20 del siglo pasado. Aún así se hicieron dársena y barra o escollera, resultando de aquellos trabajos la aparición de la actual Playa de Rodiles, a la que antes nos hemos referido, donde antes solo había acantilados y mar.

Barrio de Moreda, en Onón, parroquia de  Tornón, casas, capilla, escuela y vista de la ría desde el Camino

Hubo tráfico de barcos de poco cabotaje hasta los años 60 del pasado siglo XX. Por La Ría de Villaviciosa se comercializó primeramente la famosa Sidra El Gaitero, pues su fábrica está en La Espuncia, otro porréu más cercano al casco urbano de Villaviciosa, primero en gabarras, luego en vapores, hacia el puerto de El Musel (Gijón/Xixón), o hacia barcos grandes en alta mar.

La Espuncia y sus pumaraes o pomaradas (manzanos), ante los altos de Bedriñana

La Espuncia, fábrica de Sidra El Gaitero
Antes de llegar a La Espuncia, aún en términos de la parroquia de Tornón, cuando dejamos la senda asfaltada para bajar por un bosque de castaños entre praderías, dando vista a la desembocadura en la ría de El Ríu Onón en el pueblo homónimo, o Ríu Cueña, se enseñorea sobre las aguas una mansión peculiar: La Enciena, quinta residencial que fue antaño molino de mareas, la cual se levanta encima de la presa de El Fontán, donde se acumulaba el agua que subía en marea alta formando una especie de lago anexo a la ría, con el que funcionaba el antiguo molino de varios molares.

La Enciena de Tornón

"Dos coses hai en La Villa que nun les tien Xixón: el Colegio San Francisco y La Enciena de Tornón"


Actualmente La Ría de Villaviciosa es un gran espacio protegido de fauna y flora, con diferentes miradores para observar a las aves, contando además con centro de interpretación. Es un importante recurso turístico aunque su riqueza marisquera se ha visto seriamente afectada al no haberse subsanado aún el problema de la contaminación y los vertidos. También han surgido problemas con la aplicación de la Ley de Costas en algunos puntos. Sería de desear que todo ello se subsanase así como que este impresionante paraje no se viese estropeado por la presión urbanística.