Eres el Peregrino Número

domingo, 26 de enero de 2014

RIBADISO (ARZÚA,GALICIA), RECUPERACIÓN DE UNA SECULAR TRADICIÓN HOSPITALARIA

Llegando a Ribadiso
En el concello de Arzúa y en la ruta a la villa de este nombre, su capital, los peregrinos, procedentes de la parroquia de Castañeda, han entrado en la de Rendal, bajando al histórico valle del Iso a Ribadiso, en concreto Ribadiso de Baixo, cruzando este río Iso por su puente medieval de piedra y llegando al  albergue de peregrinos en A Ponte Ribadiso, el cual recupera una larga tradición hospitalaria, estamos nada menos que ante uno de de los lugares más significativos de la ruta jacobea, el antiguo Hospital de San Antonio de Ribadiso, regentado en la Edad Media por las monjas terciarias franciscanas del monasterio de Santa Cristina da Pena en Santiago de Compostela


El edificio del hospital es de origen bajomedieval, siglos XIII y XIV. El lugar es de tal belleza que en aquella época algún documento lo describe como "Puente de Paradiso". Ribadiso en realidad viene a ser ribera del Iso



En 1523 la cofradía de plateros de Santiago, sucesores en su función hospitalaria a las monjas franciscanas, arrendó este hospital a un particular, Rodrigo Sánchez de Boado, vecino de Rondal, a condición que siguiese prestando servicios a los peregrinos y mantuviese el lugar en buen estado, según rezaba el acuerdo:

"E aveys de tener las dichas casas del ospital llevantadas e reparadas, e camas e ospitalero en ellas que acoja a los peregrinos que al dicho ospital vinieren e les haga touda caridad"

 El antiguo hospital de peregrinos fue perdiendo su función hasta que, restaurado entre los años 1992/93, volvió a su labor originaria, atender a los romeros a Santiago


Inaugurado en 1993 y perteneciente a la Xunta de Galicia, es un ejemplo de como se ha mantenido y recuperado la tradición hospitalaria del lugar, edificios de piedra y hórreo, buena pradería en la ribera, literas y zona de acampada, escaleras que bajan al río y maravillosa playa fluvial


El puente por su parte es romano en origen y formaba parte de la vía que comunicaba Lucus Augusti (Lugo) con Asecona (Compostela). Fue reformado varias veces, principalmente en la Edad Media



Al otro lado del puente está la entrada al albergue, cerrado por una cerca. Tanto si pernoctamos aquí o no nos encantará bajar a la playa fluvial a la derecha


Hay incluso unas escaleras


Desde esta orilla admiramos la estructura de A Ponte Ribadiso en tan precioso enclave


Volvemos de la playa fluvial al Camino

 
Pasamos la entrada al antiguo Hospital de Ribadiso y actual albergue


De frente empezamos una subida



 En las inmediaciones han abierto sus puertas otros buenos establecimientos y posadas, como Casa A Curiscada, casa de labor del siglo XVIII rehabilitada para el turismo rural y en la que antaño dormían en su palleira los romeiros a Santiago


Y pasamos al lado de la Pensión Ribadiso. Más arriba es es Albergue los Caminantes


La cuesta es recta y directa colina arriba, como las calzadas romanas


Cobertizo agrícola


Nuevo edificio del albergue


Es la subida a Ribadiso de Arriba


Cruce y de frente


Pasamos entre otras casas


La de la derecha con buena parra


La de la izquierda con buena piedra



Y sigue la cuesta rampa arriba


Hermosas praderías


Llegamos a un cruce


En el cruce a la izquierda


Vemos en lo alto las casas de Ribadiso de Arriba


Allí está la N-547 que nosotros no cruzaremos dada su peligrosidad en una curva sino que pasaremos bajo un puente, hacia el que se dirigen los peregrinos arriba a la izquierda.


Ribadiso de Arriba, subiendo a Arzúa


Llegados pues a la carretera no la cruzaremos por aquí y vamos a la izquierda, admirando un gran paisaje


El valle del río Iso ya va quedando atrás, abajo, con Ribadiso de Abaixo. Al fondo la bajada al valle desde el Coto de Doroña por Trigás, viniendo de Castañeda


Valle del Iso con sus vegas, As Leiras de Ribadiso


Hay un poco de respiro en la cuesta, viene un tramo casi llano


Vista del valle hacia el sur: curva a la derecha


Pasamos bajo el puente de la N-547, la célebre carretera de Santiago


Y pasado el túnel empezamos a subir con la carretera ahora a nuestra izquierda


Bifurcación y a la derecha


Seguimos la cuesta en Ribadiso de Arriba


Aceras


Vieja casa labrega y barandilla de madera


Zona de quintas y chalets en las cercanías del casco urbano de Arzúa


A la derecha el Albergue Milpiés


Seguimos acera arriba junto al albergue


Más viviendas campesinas, con hórreos, testimonio del origen netamente rural de


Flor del Camino


Algunas casas tienen su preciosa parra en la fachada que da a la calle


Y preciosos jardines


La acera se ensancha y tiene iluminación de farolas


La subida se va suavizando


Rosales en la ruta...


Poco a poco iremos acabando el recuesto


Un hórreo, a la derecha de nuevo la N-547 que entra en Arzúa


Salimos a la N-547


Y seguimos por esta vereda de la izquierda, al lado de ella


Prados y jardines, seto bien podado


A la derecha, otra fila de setos nos separa de la carretera


La cuesta se termina por fin


En los cruces siempre de frente al lado de la N-547


Ya caminamos en llano


Suele haber mucho tráfico


Pasamos a la altura de la gasolinera


Un pequeño bosquete nos da muy buena sombra


Y así seguimos pista adelante


Entramos en Arzúa cerca de O Viso


Hay algunas naves industriales


Pisamos por acera. Ya vemos al fondo los edificios de la urbe


Y ya entramos en el casco urbano de Arzúa, villa caminera y quesera por esencia