Eres el Peregrino Número

jueves, 27 de febrero de 2014

PRAZA DO CAMPO. LUGO, GALICIA: VINOS Y TERRAZAS, TAPAS Y SOPORTALES


Si bien la mayor parte de los peregrinos salen actualmente de Lugo por la Porta de Santiago, inmediatamente delante de la catedral, hemos de decir que durante mucho tiempo esta era una puerta de uso particular para los frailes del templo, pues tenían allí sus huertas. lo natural antigua y originalmente era buscar salir por la Porta Miñá desde la actual Praza de Santa María, frente al Palacio Episcopal y mirando a la pared norte de la catedral de Santa María de Lugo, para, por la rúa do Bispo Basulto, venir a la tantas veces bulliciosa Praza do Campo.


La puerta antigua de salida de Lugo en dirección a Santiago era en verdad la mencionada Porta Miñá (del río Miño), ruta urbana intramuros también señalizada pero hoy día menos empleada, la cual se dirige a otro de los lugares más emblemáticos del casco histórico, A Praza do Campo, llamada así porque hasta el siglo XX fue mercado del pan y anteriormente (s.XVI-XVIII) de productos del campo.




Tiene hermosos soportales, bajo los que actualmente se extienden las terrazas de los numerosísimos establecimientos hosteleros existentes, sucesores de los antaño ubicados en torno al mercado. Es zona de vinos y tapas, cobijados del sol y de la lluvia los clientes que aquí acuden, cuando con animación y bullicio, cuando con reposo y  tranquilidad, depende de la época, el día y la hora a la que pasemos...



En medio de la plaza hay una fuente barroca (año 1754) de la que mana agua por sus cuatro caños, con la imagen de San Vicente Ferrer predicando sobre ella y presidiendo el lugar, agua que es sustituida por vino tinto en las animadas fiestas de San Froilán, patrón de Lugo, a principios de octubre.





Algunos entusiastas de la historia están convencidos que aquí estuvo el foro de la milenaria ciudad romana de Lucus-Augusti. Antaño el agua de la fuente venía por un desaparecido acueducto desde los manantiales de O Castiñeirino.


La Fonte de San Vicente forma parte del plan de mejoras de Lugo emprendido por el obispo Izquierdo y Tavira, proyectada por el arquitecto benedictino Manuel de los Mártires.


Zona de vinos, ambiente y tapas, pero también otras muchas veces silenciosa y callada, como esas alboradas en las que los peregrinos más conocedores de los verdaderos vericuetos del Camino se dirigen a la Porta Miñá...