Eres el Peregrino Número

viernes, 7 de marzo de 2014

LLASTRES (ASTURIAS): FARO DEL CAMINO EN "LA COSTA DE LOS DINOSAURIOS"


Llastres desde San Roque, al fondo La Playa la Griega y El Monte Sueve. El Camino pasa al otro lado del monte La Villeda, encima de La Playa la Griega, a la izquierda de la foto, a lo largo de los campos que se extienden al pie de los picachos del Monte Sueve (al fondo)
El hermoso puerto pesquero de Llastres, antaño también comercial y bucanero, no forma parte en la actualidad del itinerario señalizado hacia Santiago. Ello no quiere decir que en el pasado no pocos peregrinos fuesen a él aprovechando su histórica fundación hospitalaria para los romeros.

El Cabu Llastres desde la subida de Vega a Berbes en Ribadesella/Ribeseya (Asturias)
Desde el pueblo de Vega los peregrinos del Camino Norte o de la Costa van viendo en el horizonte el largo promontorio del Cabu Llastres.

Llastres a la luz de la tarde
 Las casas blancas de Llastres destacan también en la lejanía...

Llastres desde la costa de Caravia
Es en las costas de Caravia cuando la vista del puerto de pescadores de Llastres se hace especialmente próxima y hermosa.


Se divisan maravillosamente pueblo de pescadores y puerto. Llastres es un verdadero "faro" en el Camino, y no lo decimos únicamente por sus luces nocturnas, sino por su silueta que, recortada en la falda que cae hacia el mar, destaca en el horizonte desde Vega, en Ribadesella/Ribeseya, hasta la costa de Caravia.


Sus casas, mayoritariamente blancas, resaltan en la lejanía del cabo que lleva en nombre del lugar, El Cabu Llastres, de la palabra asturiana llastra , piedra o roca plana y alargada, dentro de diversas acepciones con ella relacionadas


El paisaje de los verdes prados que caen a La Veciella con Llastres a lo lejos es una de las más sublimes estampas del Camino...


Prados de pasto y verdes colinas de Caravia ante Llastres.


Impresionantes estampas naturales de bucólicas vaquerías ante el Mar Cantábrico y Llastres.


 Señales del Camino y Llastres...

Playas de Caravia: El Visu y La Espasa, al fondo las de El Barrigón y La Isla en Colunga: A la derecha muy a lo lejos Llastres
Luego, una vez dejadas atrás las playas de Caravia, el Camino señalizado se dirige hacia el interior del concejo de Colunga bien por Bueñu o bien desde La Isla.

Llastres (al fondo), empieza a ocultarse al ir recorriendo La Playa la Espasa.
El puertu de Llastres de noche
De todas maneras, si el viajero o peregrino, por alguna razón, dispone de tiempo para visitar Llastres, no saldrá defraudado. Recorrerá sus barrios antiguos y callejuelas, casas y viejas capillas apiñadas en cuesta.


Abajo también es una maravilla visitar el puerto pesquero y su rula o lonja de pescado, con los cañones que antaño protegían a este enclave que se hizo especialmente popular hace unos años al filmarse en él la serie de televisión Doctor Mateo, apareciendo Llastres denominado como "San Martín del Mar".


En lo relacionado con la ruta xacobea, del hospital de peregrinos de Llastres se sabe que en el siglo XVIII estaba atendido por una mujer y contaba con siete camas mas una capilla propia, en aquel momento en mal estado, siendo su patrono el vecino llastrín don Bernardo del Castillo, quien pagaba el mantenimiento del establecimiento a sus expensas y por devoción.


Conocemos por los Libros de Difuntos del paso de numerosos romeros yendo o viniendo de Santiago, muchos extranjeros. Si alguno fallecía se celebraba misa cantada con todos los sacerdotes que estuviesen en Llastres. La antaño poderosa Cofradía de Santa Ana, del Gremio de Mareantes, tenía a su cargo otro hospital de peregrinos, este situado en Colunga, por donde sí pasa el actual Camino marcado con conchas y flechas. El Hospital de Santa Ana fue fundado a mediados del siglo XVI y en la centuria del 1800 era, como tantos otros, pobre, manteniéndose de "la Justicia y Regimiento de la Villa". En el Catastro de la Ensenada de 1753 se dice que "sólo da albergue".

Capilla de Santa Ana en Colunga
 De ese antiguo hospital se conserva la capilla de Santa Ana, de grandes fiestas y devoción en Colunga, al lado del Camino y en "pugna vecinal" con otra capilla caminera, la de la Virgen de Loreto, a la entrada de la población. Se trata de la conocida como la fiesta los vieyos... "Válgame'l Señor San Pedro y la Virxen Soberana, que vamos a la romería de la gloriosa Santa Ana", dice el cantar.

Llastres y La Griega (de briga, monte o fortaleza, castro astur en La Villeda, el cueto sobre el arenal a la izquierda)
En Llastres, subir hasta la iglesia o hasta la ermita de San Roque, atalaya sobre el Mar Cantábrico, ante las montañas del Sueve, es una maravilla que, si se tiene oportunidad, merecerá la pena conocer. La vista llega en ocasiones, en días muy claros, hasta la costa de Cantabria...

Vista del Museo del Jurásico de Asturias en los bosques de eucaliptos de la rasa de San Telmo desde Llastres
Otro aliciente se encuentra cerca, el Museo del Jurásico de Asturias (Muja), en la rasa de San Telmo, dedicado a los grandes saurios que poblaron la tierra hace millones de años pues toda esta es la denominada Costa de los Dinosaurios. .


Museo del Jurásico de Asturias (MUJA)

























Pisadas de dinosaurios o icnitas en los pedreros de La Griega
Sus grandes pisadas y huellas, icnitas, así como otras señales, permanecen en los pedreros y acantilados de esta franja litoral, inmortalizadas y petrificadas por un capricho geológico y llegadas así a nuestros días.

Señalización de las huellas de los dinosaurios en La Playa la Griega.


Hervíboros y siguiendolos los carnívoros.


Huellas enormes de hervíboros...


Las más grandes del mundo...


El barro jurásico quedó petrificado con sus pisadas por un capricho geológico...









Señalización de las garras de los carnívoros...






Llastres desde La Griega
Lo dicho, pese a que el Camino marcado hacia Santiago por la costa no pasa actualmente por Llastres, si por alguna razón algún peregrino se desplazase hacia allí, no se sentirá defraudado. Más al alcance quizás de los peregrinos en bicicleta que de los que van andando, pues para estos segundos se trataría de un rodeo largo para luego retomar la senda en Colunga.

De todas maneras, como lo vemos bien en buena parte del trayecto, no está de más saber algo de Llastres y de su vinculación tan estrecha con los peregrinos.