Eres el Peregrino Número

sábado, 8 de marzo de 2014

TORNÓN Y CARDA, HISTORIA Y PAISAJES DE LA RÍA DE VILLAVICIOSA (ASTURIAS)

Ría de Villaviciosa desde Tornón. La Playa Misiegu a la derecha, El Puntal a la izquierda y Rodiles al fondo tras los árboles
Cruce y desvío para pasar bajo el viaducto de la Autovía del Cantábrico, entrando en Tornón
Recorriendo la zona oriental del concejo de Villaviciosa el Camino Norte de Santiago llega a esta bifurcación, nada más salir de Sebrayu, en la parroquia de Miravalles, para desviarnos a la derecha, pasando bajo el viaducto la Autovía del Cantábrico (A-8) y entrar en la también villaviciosina parroquia de Tornón


Luego de pasar bajo  tan imponente obra de ingeniería hallaremos un nuevo cruce


Cruce en el que iremos a la derecha


En dirección a Tornón, la cabeza de la parroquia


Aquí arranca una fuerte subida


Para alcanzar las casas de El Fresnu, arriba en lo alto, uno de los barrios de Tornón


Detrás de nosotros el Picu Castiellu Moriyón, donde 2.000 años y pico... nos contemplan, solar en su cima de un castro astur que dominaba desde tiempo inmemorial la Ría de Villaviciosa y su entorno, puerto natural desde la más remota noche de los tiempos


A nuestra izquierda el Monte Piedrafita


Y a lo lejos las caserías de La Regona y La Sienra


Vamos durante unos metros paralelos a la autovía


Aún nos aguarda un poco más de cuesta para llegar a El Fresnu


Al oeste se va abriendo, según ganamos altura, un hermoso paisaje


Ya vemos Vista Hermosa, casa de indianos que da vista al otro lado a la Ría de Villaviciosa, a las casas de El Puntal, donde hubo astilleros de ribera, en la parroquia de Samartín del Mar


Sin dejar de subir llegamos a El Fresnu


Pasamos al lado de esta quintana dedicada en nuestros días al turismo rural


Atención a la concha y al aviso de la máquina expendedora


Un grifo en un cuadro de madera y una flecha nos señalan que podremos proveernos de agua


Luego seguimos de frente, llaneando


Arriba en lo alto está la iglesia de Tornón, que lamentabelemente no podremos ver oculta por los eucaliptos aunque sí el repicar de sus campanas. Una lástima, reiteramos, pues era verdadero faro de orientación marina. Construida en el siglo XVIII y dedicada a San Cosme, antaño el Gremio de Mareantes del cercano puerto pesquero de Tazones estaba a cargo de pintar de blanco sus altas paredes y torre del campanario, pues se veía no solamente desde la ría y su entrada sino incluso desde alta mar, siendo empleada como referencia por lanchas y barcos para llegar al Puerto de Tazones o al puerto interior de El Puntal para acogerse al resguardo del estuario


Ahora en esta bifurcación iremos a la izquierda


Atentos al hito y flecha


Caminamos entre las fincas en la cresta de una colina ante los altos de Tornón


Vista de los montes de El Castru y El Castiellu Moriyón desde El Fresnu, a la izquierda


Pasamos al lado de un chalet con parcela a la derecha


El Trisquel



Tiende al Camino a querer subir muy suavemente


Atrás en la lejanía, más allá de El Fresnu, el Monte La Rasa y su gran llanura, en la parroquia de Seloriu


Adelante una nueva bifurcació en la que hemos de seguir a la derecha, ya en llano


Ahora sí que tenemos ante nosotros una magnífica panorámica de la Ría de Villaviciosa y de parte de la parroquia de Tornón


La Ría de Villaviciosa con El Puntal, parroquial de Samartín del Mar, a la izquierda y La Playa Misiegu a la derecha, parroquia de Selorio, como más allá, Rodiles, mirando al mar


Reconocemos bien a la izquierda el Puertu'l Puntal, que fue comercial y salieron de él hasta cargamentos de carbón traídos en camión desde la mina de Viñón, en Cabranes, al sur de Villaviciosa, ahora muelle deportivo. A la derecha reconocemos parcialmente La Venta Villaverde, L'Alegría y, más allá, el paseo de Misiegu a Rodiles


Destaca bien, también a la derecha, Vista Hermosao El Palacio Villaverde y a la izquierda La Sienra, en Onón, parroquia de Tornón


Vista Hermosa y más allá Misiegu, playa del estuario, con su camping y chalets, separada de Rodiles por aquella gran masa arbórea de eucaliptos. Se hizo cuando en 1859 compró el cercano Porréu de La Espuncia (porreos, terrenos ganados al agua) Rosendo Villaverde de La Llera, indiano perteneciente a una familia de emigrantes que había hecho fortuna en Cuba, tanto en negocios como en la carrera militar. El Porréu no era aún rentable pues se inundaba pero lo cercó y aprovechó, siendo el lugar donde se fundaría tiempo después la fábrica de Sidra el Gaitero. El objetivo de esta palacio era, además de residir, naturalmente, contemplar sus recientes adquisiciones ribereñas, disfrutando de un hermoso jardín y de un embarcadero propio en El Sordu, río que aquí desemboca y que fue canalizado


Casado con Dolores Villaverde Uría tuvo cuatro hijas de la que la cuarta, María Teresa Villaverde Villaverde, aquí nacida en 1882, fue colaboradora de prensa, escritora de crónicas y poesías en asturiano y castellano, también en la revista del Centro Asturiano de Madrid, fundada por uno de sus tíos, así como en el de Buenos Aires, del que fue presidente otro tío suyo, Guillermo Villaverde, firmando cuando con su nombre, cuando como Maruxa, Tuxa y Margarita del Campo.


Tenía fuerte vinculación con sus primos y residentes en Madrid Francisco Manuel Balbín de Villaverde, Xicu Balbín, gran autor en asturiano y con Rafael Balbín de Villaverde, magistrado y escritor, entusiasta de esta ría y sus tradiciones, con quienes se reunía en esta quinta durante las vacaciones estivales pero con los que mantenía correspondencia todo el año. Falleció María Teresa en 1934 en un trágico accidente de coche alquilado viniendo de Oviedo/Uviéu, junto con su madre Dolores y su hermana Mercedes, en un luctuoso suceso que conmocionó a toda Villaviciosa. Lamentablemente gran parte de su obra, en la que se incluye alguna obra de teatro basada en cuentos propios, desapareció al ser asaltada la casa en la guerra civil, conservándose únicamente aquello que publicó en la prensa . Actualmente la casa pertenece a las familias Villaverde y Balbín. A sus pies están las casas de La Venta, en la N-632, antigua Carretera de las Cinco Villas o aquí llamada Carretera de Colunga. Atrás vemos La Playa Misiegu, en el interior de la ría, con el camping y los chalets


La Sienra, la ría y El Puntal. Arriba los altos de Lliñeru. El puerto de Tazones se halla al otro lado y no podemos verlo desde aquí


El Puntal, su puerto deportivo, bares, casas y ocalital


Y más a la dereecha el Monte Rodiles


Otro emplazamiento castreño sobre costa y estuario. Abajo, diferentes barrios y lugares de la parroquia de Seloriu: Villar, Rebollar, L'Olivar, La Piniella, Terienzu...


A nuestra izquierda y delante de nostros está Onón, también perteneciente a esta parroquia de Tornón, topónimo derivado dicen de "Torre de Onón", torres y atalayas que, como los castros, guardaban estos puertos y fondeaderos naturales que son las rías, empleados desde la noche de los tiempos por los navegantes de la más remota antigüedad


Nos dirigimos a unas ruinas


Pasamos al lado de ellas


Y mejoramos notablemente la perspectiva


El puerto de El Puntal y La Playa Misiegu se contemplan ahora perfectamente casi en la boca de esta ría, así como El Monte Rodiles

La ría en bajamar
En primer término Onón. Gozamos pues de una magnífica panorámica en la que contemplaremos la desembocadura de La Ría de Villaviciosa desde lo alto, magnífico esturario que empieza a formarse en El Ríu Llinares (en La Villa o Villaviciosa, casco urbano de la capital del concejo), pero a la que desembocan otros arroyos y regatos. Es alargada, diez kilómetros desde la zona de Retromar a la boca de la ría, que es lo que mejor vemos desde aquí, con el pequeño puerto, actualmente deportivo, de El Puntal, pero del que llegó a salir mercancía en buques de poco calado, incluso carbón del Pozu Villapallía en Viñón (Cabranes)


Al otro lado de la ría son los barrios de Samartín del Mar lo que vemos... Samartín, El Requexu, El Puntal...


L'Ocalital del Puntal y El Pinal de Rodiles


Más tapada a la vista, por árboles y colinas, está La Playa Rodiles, extenso arenal en la margen derecha de la desembocadura.


Detrás del puerto destaca el bosquete de eucaliptos (ocalitos), del ya mencionado Ocalital del Puntal, que nos oculta La Playa'l Puntal o La Playina.



Justo enfrente al otro lado de la ría, a la derecha tenemos la extensa parroquia de Seloriu, con varios pueblos y donde se encuetra la playa ribereña de Misiegu, así como Los Porreos, terrenos ganados al agua en siglos pasados, en concreto El Porréu d'Arriba y El Porréu d'Abaxu, gran vega llana que se extiende desde Sebrayu a las orillas del estuario, cerrados en 1860 por iniciativa del indiano Rosendo Villaverde


En la misma desembocadura, mirando a los ocalitos de El Puntal, los pinares no nos dejan apenas ver la extensa y muy turística Playa de Rodiles, anque sí el monte del mismo nombre, donde se han localizado los restos de un castro astur, vigía, como otros localizados en los alrededores, de la entrada a la ría y a los puertos naturales que aquí existieron en el pasado, donde se fundaron también villas en tiempos de Roma. D todos ellos, castros, villas y otras construcciones, salen a la luz restos y cimientos ocasionalmente o como resultado de prospecciones arqueológicas


La Playa Misiegu en la ribera derecha y el pequeño puerto de El Puntal en la izquierda, en Samartín del Mar, bajo los altos de Lliñeru. El Puntal pertenece a la parroquia de Samartín del Mar, en la orilla opuesta, la izquierda, que forma una ladera que cae hacia la ría desde los altos de Lliñeru, no llegando a ver el puerto de pescadores de Tazones al ocultárnoslo la montaña


En esta Ensenada del Puntal se forma, a la izquierda del puerto, La Playa de Bonhome, donde hubo carpinteros de ribera, constructores tradicionales de barchas y embarcaciones de madera. Todo el entorno, entre prados cuestos y bosquetes, es rural y residencial, con chalets y algún hotel. La carretera aprovecha la misma orilla del estuario, la parte más llana, para su trazado, cosa que ocasionó en una de sus ampliaciones, el derribo del Palacio de los Peón-Cabanilles, con su muralla y capilla de San Telmo (veneración marinera) que allá se asentaba.


Hubo tráfico de barcos de poco cabotaje hasta los años 60 del pasado siglo XX. Por La Ría de Villaviciosa se comercializó primeramente la famosa Sidra El Gaitero, pues su fábrica está en La Espuncia, otro porréu más cercano al casco urbano de Villaviciosa, primero en gabarras, luego en vapores, hacia el puerto de El Musel (Gijón/Xixón), o hacia barcos grandes en alta mar.


Paisajes e historias inolvidables de costa, mar, estuario, prados y aldeas. Actualmente La Ría de Villaviciosa es un gran espacio protegido de fauna y flora, con diferentes miradores para observar a las aves, contando además con centro de interpretación. Es un importante recurso turístico aunque su riqueza marisquera se ha visto seriamente afectada al no haberse subsanado aún el problema de la contaminación y los vertidos. También han surgido problemas con la aplicación de la Ley de Costas en algunos puntos. Sería de desear que todo ello se subsanase así como que este impresionante paraje no se viese estropeado por la presión urbanística


Pasamos ahora al lado del depósito de agua


Viendo Onón y abajo la Autovía del Cantábrico


Aquí nos desviamos del asfalto y bajamos a la derecha


En el bosque


Iniciado el descenso, desde esta finca, tendremos otros sublimes paisajes del estuario


Y es que según bajamos por esta senda vamos dando vista a la desembocadura en la ría del Onón en el pueblo homónimo, o río Cueña, donde se enseñorea sobre las aguas una mansión peculiar: La Enciena


La Enciena, quinta residencial que fue antaño molino de mareas, la cual se levanta encima de la presa de El Fontán, donde se acumulaba el agua que subía en marea alta formando una especie de lago anexo a la ría, con el que funcionaba el antiguo molino de varios molares


El Fontán es la manga de tierra sobre las aguas de la Ría de Villaviciosa sobre la que se construyó el primitivo molino en 1880 al cargo de Bernaldo Llanos Álvarez de las Asturias, cuyo hermano Eduardo emigró a Chile donde hizo fortuna


Pronto acabó la iniciativa del molino pues solo cuatro años más tarde, en 1884, empieza a trabajar en La Villa, nombre popular de la capital del concejo de Villaviciosa. una fábrica de moliendas con dos molares que clasificaba las harinas y tenía gran rentabilidad, dando al traste con la empresa molinera de La Enciena.

 
El molino pasó del uso industrial al residencial cuando en 1902 fue comprado por gijonés Ramón Rivas, quien lo reformó para mansión en 1917 dejando abajo el molino. Siguió funcionando hasta los años 50 del siglo XX


Existe el dicho popular... "dos coses tien La Villa que nun les tien Xixón, el Colexu San Francisco y La Enciena de Tornón".


Al otro lado de la ría, Samartín del Mar, barrios de El Palaciu, El Pinalón, El Llendón...


Bellísimas estampas desde el Camino, dando vista a Onón y a La Enciena de Tornón


Seguimos admirando el paisaje


Pues a la derecha de Onón y ante la desembocadura de la Ría de Villaviciosa vemos el barrio de Moreda


Allí, entre las casas del barrio, se divisa la ermita de la Virgen de La Guía, junto a la escuela, otra maravillosa atalaya sobre el estuario


Hasta barcos de 15 pies de calado podían entrar en esta ensenada, cuyo amarre era en la Casa la Barca, en El Puntal, dependiente del cercano monasterio de Valdediós. Fue un tiempo "puerto de cuarentena", donde esperaban a desembarcar los días pertinentes, las tripulaciones de los buques procedentes de países con peste o epidemias. Acudieron a El Puntal numerosos barcos ingleses y de buena parte del Atlántico en siglos de notable prosperidad ((XVII, XVIII y XIX), llegándose a exportar muchísimas naranjas a Inglaterra


 Es llamado geológicamente un "estuario de valle sumergido" formado como consecuencia de los plegamientos alpinos y los efectos de las glaciaciones. Su aspecto actual es resultado de una canalización parcial a mediados del siglo XIX y de los espacios ganados al agua o porreos.


El Camino baja...


Follerón (hojarasca)


Tramos muy boscosos...


Bajamos paso a paso...


Llegamos a lo llano y el bosque continúa


Avanzamos por este verdadero túnel vegetal


En la paz del sendero todo yace en reposo ajeno de inquetudes


La autovía y Onón a nuestra derecha


La Rionda, más allá de la A-8 y de la N-632



Delicias del Camino


Árboles, arbustos y exuberante vegetación


Más vistas de Onón a nuestra derecha


Onón y Misiegu y Seloriu atrás


Y el Monte Rodiles


Más allá Moreda y el Monte la Rasa


De nuevo ante la autovía


Allá la ría y en lo alto el Monte Vistalegre (339 mtss.), luego el Monte Ñora y su cima de Pelapotros (411 mts.). Más allá La Cobertoria con El Picu Iyán (364 mts), los montes de El Pedrosu. A lo lejos el Cordal de Cañéu, con el Monte Curiella a lo lejos (535 mts.)


Aquí Musllera en Tornón. A la izquierda vemos el arruindado Palacio los Cabanilles, por donde pasa la carretera nacional, frente a El Porréu de Musllera, de los Cabanilles o de la Marquesa, cerrado a partir de 1873


Al otro lado de la ría está la antigua nave de El Calieru, sede del Club de Piraguas de Villaviciosa, ya en la parroquia de Bedriñana, al sur de la de Samartín del Mar


Bajamos un poco más


Luego llaneamos al pie del lugar de La Cuesta


Setos y boscaje


Llegamos así por esta senda a la carretera local que viene de La Cuesta, la cual cruzamos al otro lado


Nos dirigimos pues hacia aquellos árboles


Y hacemos una corta bajada


Siempre al sur El Monte Agüelle, vertiente norte del Monte Cubera


A sus pies la aldea de Agüelle, paso del gran valle de Miravalles a la Ría de Villaviciosa


Entorno de bocage


Setos silvestres y arbustos


Salimos a una pista...


Y bajamos otro poco más con la Autovía del Cantábrico, enfrente, en Ayones. Y abajo su rotonda de enlace con la N-632


Bajamos pasando junto a una cabaña


Y ya vemos la rotonda


Siguiendo las flechas y señales, al llegar a la rotonda acaba una pequeña cuesta y seguimos a la izquierda

La Fuente los Pelegrinos. La autovía ha afectado el Camino y el trazado ya no pasa por ella
NOTA IMPORTANTE:
La autovía ha variado el trazado caminero y esta rotonda y enlace nos ha separado de El Sellu, antigua venta y parada de postas en la divisoria de la parroquia de Tornón con la de Carda, donde La Fuente los Pelegrinos evoca el lugar en el que estos bebían y se lavaban antes de entrar en La Villa, que es como se conoce popularmente a Villaviciosa, capital del concejo. Ahora también la fuente nos queda al otro lado de la A-8


La pista por la que andamos rodea por esta parte la rotonda, de la que está separada por una valla metálica



Pasamos al lado de ella





Al fondo Ayones


Pasada la rotonda hallamos una bifurcación bajo El Monte Agüelle (336 mts.): nosotros seguimos rectos, de frente, por el camino de la derecha, viendo el Monte Agüelle al sur


Nos dirigimos, subiendo un poco, a la quintana de La Torre


Andando a los pies de El Monte la Cogolla y El Picu Carda, una casería con nave ganadera a mano izquierda es La Estrada.


Un poco más adelante, vemos la casa de La Barzaniella, bajo la quintana de Miares, en lo alto de la ladera


Arriba en lugar de La Torre, un topónimo que suele hacer referencia a casonas blasonadas que en su momento pudieron ser torre defensiva o de dominio del entorno, o siemplemente construcción señorial en lugar elevado que se divisa desde la lejanía


En la distancia apenas reconoceremos el blasón pero sí, a su derecha, el hórreo


Al pie de La Torre hay un cruce, en el que iremos a la derecha


Y a la derecha nos disponemos a cruzar el puente sobre la autovía


Al sur la casa y el hórreo de Villa Langreo, junto a la que pasaremos para ir a la iglesia de Carda, viendo al fondo La Villa, Villaviciosa, bajo el Cantu Cuetu y la Carbayera Sorribes, en Cazanes


Flechas amarillas en el puente


Vemos al sur la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Carda, bajo la que pasaremos, santuario que fue en el siglo XIII un pequeño monasterio dependiente de la abadía de Celoriu, en Llanes. Al sur en las alturas Lluaria y La Llomba, paso a Sariegu para quienes sigan hacia la capital asturiana


Al sur de La Villa, en Casquita, parroquia de Amandi, el camino se bifurcará. Un ramal se dirige a la capital asturiana, Oviedo/Uviéu, subiendo aquellos altos y luego bajando al valle del Nora por los concejos de Sariegu y Siero. Otro se desviará a la derecha para quienes se decidan por ir a Gijón/Xixón. Desde la catedral ovetense de San Salvador los peregrinos pueden regresar a la costa por Llanera y Corvera para en Avilés volver a enlazarse ambos o, optando por otra apasionante alternativa, seguir el denominado Camino Primitivo por el interior de Asturias y Galicia. En este caso, ambas rutas, Camino Norte y Camino Primitivo, no enlazarían hasta poco antes de Santiago de Compostela, en Arzúa o más allá aún, en O Pino


Pasamos al otro lado del puente, con la línea de cumbres del Monte Illán y el Monte la Cobertoria al oeste, asomando sobre la ría


Empezamos una bajada


Estamos dando vista abajo a nuestra derecha, a la fábrica de la famosa Sidra El Gaitero, sidra espumosa, empresa fundada en 1890 por Alberto Valle, Bernardo de la Ballina y Ángel Fernández


Se instaló primeramente en La Villa, pero pronto vinieron al Porréu de La Espuncia ( los porreos son terrenos ganados a la ría en tiempos pasados, este en concreto en 1860), razón por la cual se la conoce también como El Porréu la Espuncia


Era tal la cantidad de emigrantes asturianos de ultramar que se buscaba un método para hacerles llegar la sidra sin que perdiese su esencia con la larga travesía en barco. De esta manera se imitó como solución el proceso champanizador, gasificándola. Sus características burbujas pasaron a ser todo un símbolo, tanto es así que, fuera de Asturias y entre la gente no conocedora de la sidra, la que entienden como tal es la aquí llamada sidra xampanada (achampanada), para diferenciarla de la llamada oficialmente sidra natural


La factoría se encuentra al lado de la carretera N-632, nosotros la vemos desde lo alto, así como un poco La Ría de Villaviciosa y enfrente los campos de Bedriñana, esparcidos con sus quintanas por las laderas que desde el monte caen al estuario. La fábrica está rodeada de prados y pumaraes, pomaradas, plantaciones de manzanos


Nos encontramos estas ruinas mientras seguimos bajando y viendo la fábrica sidrera


Al principio, un vapor, el México, llevaba las cajas de sidra desde el embarcadero de La Espuncia a los puertos de Santander y Pasajes. Luego fue la motora La Gaiterina la que arrastraba las gabarras hasta el pequeño puerto de El Puntal, en la misma ría. Desde allí un remolcador gijonés, el Jumbo, las llevaba de dos en dos o de tres en tres hasta el puerto de El Musel, donde se realizaba el trasbrodo de la carga a los grandes buques de transporte, evitando de esta manera depender de las obras de canalización de la ría, que además acabarían siendo abandonadas. Los muelles se emplearon hasta los años 50 del siglo XX, cuando se hizo más competitivo el transporte por carretera


El Gaitero ocupa una buena margen de la ribera del estuario, bajamos de frente a sus intalaciones, dando vista al Porréu de Bedriñana, parroquia situada al otro lado de la ría


Nos acercamos, paso a paso, a la iglesia de Carda


Y a La Villa, en concreto los barrios nuevos que se extienden hacia las orillas de El Salín


El Gaitero a nuestra derecha


Su histórica chimenea de la máquina de vapor con la que funcionaba
antaño su maquinaria


Los almacenes


La entrada principal


Las palmeras, las oficinas...


Edificio histórico


Sigue la bajada, junto a los silos y pomares


Paisajes de Carda...


En este cruce de caminos seguimos de frente, por el ramal de la izquierda


Iniciando aquí la subida a la iglesia por La Trocha


Concha y flechas


La finca de Villa Langreo


Y más allá la iglesia


Empezamos a subir, junto a unas casas y un taller


Dejamos atrás las pomaradas e instalaciones de El Gaitero


 Y admiramos un bellísimo paisaje de los alrededores de La Villa, hacia la ría


La subida se suaviza un poco, pero solo de momento...


Pues llegados a este cruce de La Trocha iremos a la izquierda


Atención a la concha...


Y a la izquierda se inicia un tramo más pronunciado


Desde la cuesta de la iglesia de Carda seguimos contemplando La Espuncia y, más allá, el Monte Vistalegre, paso a El Gobernador y Les Mariñes, la costa occidental del concejo de Villaviciosa


Un ramal del Camín Real sale de La Villa hacia Les Mariñes rumbo a Gijón/Xixón, ruta que fue abandonándose en favor de la que se dirige a Gijón/Xixón por el Cordal de Cañéu, el valle del río España y El Curviellu, que es la actualmente señalizada y va unos kilómetros más al sur. La razón que esta segunda triunfase es que era la alternativa más corte


La subida se hace tan "seria" que hasta los ciclistas se posan de la bici para remontarla andando


Ya estamos al lado de Villa Langreo


En esta bifuración iremos a la derecha, junto a la arboleda del campo de la iglesia


Al fondo, La Payariega, donde hay albergue de peregrinos


Al sur La Villa y el extenso valle central de Villaviciosa, el llamado en la Edad Media Valle de Boides que, al decir de los filólogos, significaría "valle de bueyes", entendido bueyes como la raíz bovis, relativa a ganado vacuno en general, esto es bóvidos


Porreos y marismas de la ría. Al fondo vemos bien el Cordal de Cañéu, por donde se dirige al valle del río España, luego de subir y bajar el Altu la Cruz el ramal que, desde Casquita en Amando, al sur de La Villa, sigue hacia la bahía gijonesa por El Curviellu


Pasamos pues ante la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Carda, templo reformado y ampliado a lo largo del tiempo, con un gran pórtico o cabildo


Y cruzamos el puente sobre la Autovía del Cantábrico, ante La Payariega, donde hay albergue privado


Pasamos pues sobre los carriles de la autovía


Allí vemos los túneles bajo la ría, titánica obra de ingeniería


Abajo tenemos la hermosa quintana de Casa Aurelia, actualmente también dedicada al turismo rural, donde nació Nicolás Rivero, director y fundador del Diario La Marina en Cuba


Originalmente el Camino pasaba por allí pero fue modificado por este su trayecto actual por motivos de seguridad, dado que un poco más abajo la carretera general (N-632), carece de arcenes al pasar bajo un puente de la autovía antes de entrar en La Villa, siendo sumamente peligroso para los peregrinos


Ahora estamos ante El Porréu de Bedriñana y aquí abajo el de El Salín, que separó La Villa de la ría desde 1865


Los porreos y la Autovía, aldeas de Abayu y Oriyés, altos de La Cobertoria, El Pedrosu y el Monte Curiella (535 mts.), en el Cordal de Cañéu


Y al otro lado de la ría Bedriñana, abajo El Retiro, en la ladera los barrios de La Pola, El Llugar y La Peruyera 

Pasado el puente sobre la A-8 el Camino se desvía a la derecha. Este cruce es importante, pues si deseamos ir al Albergue La Payariega (arriba en lo alto), habríamos seguir de frente


Desvío a la derecha


Señalización, en su caso, para ir al albergue



Dejamos el asfalto


Otro buen lugar para disfrutar del paisaje...


De La Ría de Villaviciosa a Bedriñana, Cazanes, y las montañas


Vamos cuesta abajo


Nueva vista de Casa Aurelia y Bedriñana. A la izquierda Abayu y La Viesca


Bedriñana...


Sigue la bajada, en paralelo a la A-8


Y cerca de los túneles


Subimos ahora un poco


Y volvemos a bajar, siempre cercanos a la Autovía del Cantábrico


Ya estamos a un paso de Villaviciosa, La Villa, la capital del concejo


Pasamos sobre un arroyuelo...


Y llegamos a la N-632


En Les Caleyes


Aquí cruzamos la carretera, pues el Camino continúa de frente, entre las casas de Les Caleyes (a la izquierda de la foto)


En Les Caleyes accedemos al casco urbano de La Villa por La Casa Yuste o del Corredor, con corredor y columnas


La autovía hizo desaparecer el antiguo matadero, la Casa Nieves, la de Xeromín y La Fuente'l Túnel, donde bebían los peregrinos.


El Camino en Les Caleyes, entrando en Villaviciosa, capital de este concejo en el que se bifurca el Camino...