Eres el Peregrino Número

jueves, 17 de julio de 2014

NOSA SEÑORA DE ARÁNZAZU, A SANTIÑA DE TRASUFRE (MUXÍA): CURACIÓN DE VERRUGAS Y MALES DE LA PIEL EN LA FONTE DA SANTA


Nosa Señora de Aránzazu, A Virxe do Espiño, A Santiña de Trasufre
Dumbría
El peregrino ha dejado atrás Dumbría, capital del concello de este nombre, en el Camino que va Muxía directamente desde el cruce de Hospital, itinerario de Santiago hacia el Atlántico, subiendo desde el puente sobre el río Fragoso a los altos de la Pena do Corvo


Hay una buena ascensión en este repecho


Atrás Monte de Cabral y Alto da Cruz (532 mts.)


La subida se hace más llevadera


Y en esta bifurcación vamos a ir a la derecha


Cruzamos un arroyo en las inmediaciones de Prado do Rei


Subimos ligeramente


Y tomamos esta larga recta


Tal y como dice el historiador e investigador Antón Pombo, especialista en los caminos de Santiago, el camino original a Muxía desde Negreira iba por el norte de Val de Barcala, hacia Brandomil, Baíñas, Berdoias, Quintás y San Martiño de Ozón pero la construcción del gran embalse del Encoro da Fervenza hizo que se plantease esta alternativa para no tener que ir por la carretera  AC-440, si bien existen algunas iniciativas tendentes a recuperar ese recorrido


Abundan en este monte, un poco al sur de la Pena do Corvo, los pinares y los eucaliptos


Los mojones de la señalización oficial


Ya en la parte más alta de la colina


Y empezamos a bajar


Al principio muy poco a poco


Ya empezamos a ver los valles muxianos y las montañas costeras, como el Monte Facho de Lourido, por donde va hacia Muxía el camino procedente de Fisterra... o el que de Muxía nos lleva allá, pues está señalizado en las dos direcciones


Y así, iremos entrando en el concello de Muxía, dando vista a las montañas que están al borde del mar...


Y ahora una gran bajada, como un tobogán


Pista ancha y cuidada...


Muy trillada por peregrinos, bien pisada...


Tras la foresta, el sendero se abre a un paisaje de campos abiertos...


Los primeros hórreos y tierras de labor anuncian que llegamos a Trasufre, primer aldea del concello de Muxía que vamos a visitar y que pertenece a la parroquia de Coucieiro


Entrando en Trasufre


Llegamos a esta carretera local y vamos a la derecha


Placa de Trasufre con la concha xacobea. Veremos muchas así en el concello de Muxía


Pronto llegaremos al centro del pueblo, con sus hórreos y quintanas que causan sensación a los peregrinos



Son hórreos de piedra menos el techo, que es de teja



Tipología habitual en la Comarca de Fisterra, formada por los concellos de Muxía, Fisterra, Cee, Corcubión y Dumbría


La mayor parte de las casas están a la izquierda, un poco más abajo del Camino


Seguimos de frente. Atención a la flecha del suelo


Pasamos junto a otro conjunto de hórreos


Esencia de la arquitectura tradicional gallega

Muretes de piedra al lado del Camino


A lo lejos son los campos de la Devesa de Agar y Os Requisentes


Hórreos y huertas...


Algunos tienen una cruz o u una pica en el vértice del tejado


Otros son lisos


Vista de Trasufre


Vamos ahora bajando y vemos a la derecha un campo de romerías con un cruceiro y una capilla, grande como una iglesia


Milagrero santuario de gran devoción mariana, el de Nosa Señora de Aránzazu, también llamada do Espiño y popularmente A Santiña de Trasufre


La capilla fue construida en en año 1785 por iniciativa del párroco de O Coucieiro Francisco Bretal Marino para favorecer la asistencia del vecindario de las aldeas Trasufre, Calo y A Farrapiña a las misas, dado que el paso del río Castro en invierno era un inconveniente pues su cauce venía crecido y no existía ningún puente para dirigirse a la iglesia parroquial de San Pedro, sita al otro lado del valle


Bajamos al lado de la iglesia


Atrás a nuestra izquierda vemos la casa rectoral y la fachada principal del templo. Se dice que el sacerdote era muy devoto de la Virgen de Aránzazu, de gran devoción en Euskadi, cuyo nombre viene de la exclamación  ¡¿Arantzan zu?! dicha por el pastor a quien se le apareció en una espinera y que en castellano significa "¡¿en los espinos, tú?!"



Ya tenía Don Francisco una capilla a ella dedicada en su casa cuando construyó este templo y luego, al ser destinado a otra parroquia, hizo otra capilla más también bajo su advocación. La fábrica barroca original hubo de ser ampliada entre 1879 y 1903 por causa del aumento de feligreses, llegando a su forma actual con planta de cruz latina, siendo el párroco de entonces quien hizo construir a sus pies A Fonte da Santa



Esta fuente está al pie de la iglesia y al lado del Camino, comunicada con este por un sendero empedrado. Podemos desviarnos un par de metros para verla pues merece la pena


A Fonte da Santa y al fondo la iglesia, donde se le traen a A Santiña frutos del campo y figuras de cera a manera de ofrenda


Es el día 21 de setiembre, paso del verano al otoño, cuando se festeja la romería do Espiño. A Santiña recibe las oraciones y peticiones de los devotos pidiendo curación para esos males y, tras los actos litúrgicos, mojan con agua de la fuente sus pañuelos y los cuelgan de espinos y alambradas de fincas, en lo que se conoce como A Silveira da Santa. Se dice que por cada gota de agua que cae se quita una verruga


Así es corriente encontrar en el Camino a iglesia y fuente multitud de paños y pañuelos que demuestran la honda pervivencia de esta antiquísima tradición.


 Existe el dicho... "Verrugas traio/ verrugas teño/ aquí colgo o pano/ e marcha correndo"





Desde A Fonte da Santa regresamos al Camino


Volvemos a la carretera y seguimos a la derecha


Saliendo de esta aldea. Al fondo a la izquierda A Farrapiña. Por allí era por donde el cauce del Río do Castro inundaba los campos impidiendo a la vecindad ir a la iglesia de Coucieiro, cabeza de la parroquia


A Farrapiña...


Atrás quedó Trasufre...



Y la ermita


Al oeste: Agar


Hórreo solitario en el valle


Puente sobre el río do Castro


Pasamos sobre estas hermosas riberas. Véase la gran pared de piedra sustento del puente


Al otro lado As Casas da Ponte...


Río Castro y su vega...


Un hermoso cauce, pese a los estragos que ocasionaba en estos campos. A eso se debe la construcción del santuario de A Santiña de Trasufre


Campos de cultivo en las riberas


Un antiguo molino


Vista atrás del puente desde el molino


Subiendo un poco iremos a la derecha


 As Candas y A Devesa de Agar


 O Castro en la distancia





Vistas de Trasufre


Nos adentramos en el bosque


Siguiendo los mojones


Praderías


Agar, a la izquierda



 Y saliendo a estos maizales divisamos a lo lejos el sigueinte pueblo del concello de Muxía por el que vamos a pasar: Senande, en la parroquia de Vilastose