Eres el Peregrino Número

domingo, 10 de agosto de 2014

LAS RUINAS DE LA IGLESIA DE SANTIAGO: TABORCÍAS (VALDÉS, ASTURIAS)

Ruinas de la iglesia de Santiago en Taborcías (Valdés)
Taborcías
A los pocos kilómetros de salir de la villa de Luarca/L.luarca, capital del concejo de Valdés, dejando ya atrás El Chano y el cruce de Ribadebaxu y L'Outeiru, los peregrinos del Camino Norte o de la Costa iniciamos unos pocos metros de bajada al pequeño valle del río del Ol.la, en Taborcías.



Llegando al valle divisamos, camino adelante, unas ruinas junto a las que vamos a pasar.


Se trata de lo que queda en pie de la iglesia parroquial de Santiago d'Arriba, templo de origen medieval con profundas reformas pero del que se conservan únicamente, muy deterioradas, las paredes.


Sus primeros testimonios son del siglo X, en tiempos del monarca Fruela II y aparecen señales de elementos prerrománicos y románicos junto con otros posteriores que son los predominantes.


El antiguo santuario fue iglesia hijuela de Santa Eulalia de Luarca/L.luarca y en ella se conservan unas conchas peregrinas labradas en el dintel de una puerta.


A primeros del siglo XX hubo una gran epidemia de gripe y el cementerio se vio tan desbordado que el párroco de entonces, Don Castro, cedió estos terrenos en 1922 de acuerdo con la condesa de Ferrera, alzándose a cambio un nuevo santuario al lado de la carretera general.


Ruinas testigo de un antiguo esplendor...









Una antigua cruz...


Viejos ventanales...




Un puentecillo sobre el río del Ol.la parece ser también muy antiguo pero apenas se aprecia oculto por la vegetación.


Atras dejamos el solar de la vieja iglesia...


Las conchas dirigen nuestros pasos.


Paisajes de la marina del concejo de Valdés.


Ligera cuesta arriba.


Llegamos a las casas...


Y las naves ganaderas.


Sigue el Camino por la carretera local entre grandes prados, pasando junto a naves ganaderas en Taborcías, más quintanas y hórreos esparcidos por la campiña.


Las bellas y coloristas hortensias.


Hórreos y quintanas.



Quintanas de Taborcías.


Panera de ocho pegollos con bodega abajo abajo.


Tiempo de siega...


Viejos caserones...


La "casa-bloque", tipología tradicional abundante en la zona.


Viviendas nuevas junto a quintas y quintanas...




Palacio de los Sierra, que veremos algo alejado a nuestra derecha, construcción del siglo XVIII reformada en el XIX, con capilla propia.


Divisamos la vía del tren.


Puente sobre las vías.


Camino de Vil.luir.


Paisajes desde el puente sobre el ferrocarril.




Maizales y palmeras...


Frutales en la campiña...


Banco para sentarse, al lado de una fuente de 1796.


Fuente y Camino...


Buen chorro de agua.


Inscripción casi ilegible, gastada por el paso del tiempo...


Hermosa fontana.


La antigua Casa Xicón.


Otro buen caserón asturiano.


El Camino es muy llano.


Además de hórreos y paneras vamos encontrando en este trayecto los populares cabazos, otra construcción tradicional muy abundante en la comarca y que seguiremos viendo en Galicia.


Buenas quintas.


Nos acercamos a Vil.luir.


Caserías.


Allí está la iglesia nueva de Santiago, de la que hablábamos antes, construida para sustituir a la antigua, junto a cuyas ruinas acabamos de pasar.



Buena señalización.


Buen Camino...


Buenos campos.


Buen maizal.


Buena recta.


Setos silvestres y buena arboleda a ambos lados del Camino.


Vamos llegando a Vil.luir.


El éxodo rural y abandono del campo...



Nos acercamos a la carretera N-634.


N-634 en Vil.luir, no demasiado lejos de la parada de autocares, la cafetería y la gasolinera.


Llegamos a Aquelcabu o Acalcabu.


Pasamos entre las casas del lugar.



Casas nuevas y chalets.


Hitos del Camino.


Sigue el firme asfaltado y llano.


Allá están Moanes y Valtraviesu.


 Exuberante campiña.


Las escuelas, según las vemos desde el Camino...


Seguimos ruta.




Más señales.


Vacas de leche.


La Sienra del Rozu.


La carretera, muy cerca, un poco más al norte.


Inmediaciones de El Paraíso, Quinta El Paraíso.


Casas de Cabornas y La Periquita.


Conchas xacobeas.


El camino es llano, teniendo ante nosotros al sur una sucesión de altos y colinas, La Castañal, El Picu Rondu, Las Penas Rubias con sus 594 metros de altitud y El Picu Curriel.los o Picu Quemáu con 472 metros, donde alternan prados y pinares.


Nos acercamos a Casa Constancia y más allá La Cervencia, muy cerca de la Autovía del Cantábrico y al pie del Picu Quemáu, todo praderías y destacando en verano las grandes extensiones de maizales.


Casa Manteca y detrás la Autovía del Cantábrico A-8.


Casa Manteca.


Maizales de La Cervencia.


Aquí la carretera pierde el asfalto.


La Cervencia adelante.


Casa Manteca atrás.


Señales en La Cervencia.



Así llegamos a términos de la valdesana parroquia de Otur/Outur, por las aldeas de Las Cabornas y Carral, bajo las faldas del Picu Bustrilde, viendo en todo momento la N-634, que es donde se concentran los núcleos más poblados, así como la iglesia parroquial, los silos y naves industriales.