Eres el Peregrino Número

domingo, 28 de septiembre de 2014

A PONTE DE ARANTE: HOSPITAL DE PEREGRINOS Y GUERRA NAPOLEÓNICA (RIBADEO, LUGO, GALICIA)

A Ponte de Arante
Bajada hacia A Ponte de Arante
Atravesando la parroquia de Covelas, al oeste del concello de Ribadeo, el Camino Norte o de la Costa baja hacia la aldea de A Ponte de Arante o simplemente A Ponte, un grupo de casas en las orillas del río Lexoso, en un estrecho y pequeño valle.


El Camino, aquí pista de tierra y grijo, baja directamente al río luego de cruzar la carretera local LU-133 en las inmediaciones de O Esfolado, viniendo de San Vicente, cabeza de la parroquia ribadense de Covelas, por A Rúa.


Buena bajada.


Señalización xacobea.


A Ponte de Arante, con su santuario en medio.


Vemos que luego del pueblo nos aguarda una buena subida.


O Esfolado. Llegamos a uun cruce de caminos en el que nos dirigimos a la derecha.


Ruta hacia A Ponte.


Prados hacia A Ponte.

Valle del río Lexoso.



Llegada a A Ponte.


Casas y alguna nave comercial.


Viejas casas tradicionales, de piedra y tejado de pizarra.



Cruzamos el puente, A Ponte.


Este es un puente nuevo que sustituye a otro anterior, de piedra, que aguantó mucho tiempo en muy mal estado.


El puente viejo, fotografía de una placa informativa en A Ponte.






El puente nuevo.


Al cruzarlo nos encaminamos directamente a la iglesia de Nosa Señora das Virtudes, fundada, al decir de sus inscripciones, por Pedro Pardo de Aguiar en 1519 y junto a la que hubo hospital de peregrinos bajo la advocación de San Andrés.


El santuario, también llamado de Nosa Señora da Ponte muestra en el exterior, mirando al Camino, una placa que recuerda la batalla aquí librada en el año 1809, cuando 200 campesinos de las aldeas cercanas, hastos de abusos y llamados a las armas por el alcalde de Sante (Trabada), Pedro de la Rocha, se enfrentaron a las tropas del general francés François Fournier, que ocupaban Ribadeo y que, tras proclamar a José Bonaparte como nuevo rey, regresaban por aquí a Mondoñedo, causándoles bastante bajas.


En su interior se conservan antiguos frescos descubiertos en 1970, con abundantes imágenes, entre las que destacan las que rememoran su construcción y la del milagro, atribuido a la Virgen, de la salvación de un naufragio en el Cabo San Antonio del barco Santa Catalina del que era capitán Domingo de Carranza e Aguiar, cuando en 1594 se embarcó a las indias.


 Se informa en textos antiguos que era esta de A Ponte Virgen milagrosa y por eso tanto vecindario como peregrinos le realizaban continuas ofrendas.


El hospital de peregrinos de Arante se fundó a mediados del siglo XVI por el canónigo de Ribadeo Juan Marqués, bajo mandato de dar gratuitamente a los romeros casa, cama, luz y leña. Funcionó hasta principios del siglo XIX aunque en su última etapa ya en muy precarias condiciones.


Este hecho fue el origen de la Festa dos Pendones, donde gentes de las parroquias de Balboa y Vidal hacen ondear pendones conmemorando aquella victoria.


En el bicentenario de la Batalla da Ponte de Arante, año 2009, se realizó una recreación histórica de todo lo aquí entonces acontecido.


Subimos desde el santuario cuesta arriba y pasamos junto a Casa Barbeiro.


Aquí nos desviamos a la derecha...


Y continuamos en ascenso.


Fuerte subida frente a esta casa.


Salimos definitivamente de A Ponte. Tramo de suelo adoquinado y vuelve el asfalto en un duro repecho.


A Ponte y Covelas van quedando atrás.


Muria de piedra.


  
Abajo está la aldea de Os Bestilleiros, sobre la Veiga de Vilamariz. Arriba es A Pena Moura y O Campo da Braña.



La subida continúa.


Paisaje de Arente, valle del Río Grande, aquí más hondo y estrecho, cuando el Rego das Grandas y el Rego da Pena Verde se unen para formarlo, en un anfiteatro formado por la Costa de Arante, esta cuesta que estamos subiendo, y al sur por el Monte dos Lousidos, el Monte As Grandas, la Pena de Teixido, O Chao de San Fernando y la Pena Moura.


Al fondo vemos ya la aldea de Vilamariz.


A la derecha y en plena subida tenemos el Monte Mondigo, la mayor altura del concello de Ribadeo, de unos 570 metros de altitud.


A la izquierda podemos detenernos en una explanada donde hay una fuente...


Y una pequeña área de descanso.


Grandes campos de fabas.

 

 Más cuesta arriba.


Prosigue la subida hasta algo más arriba de las casas, huertas e invernaderos de Vilamariz.


La subida se suaviza...


En un cruce giramos a la izquierda y por pista forestal caminamos en llano por la ladera, muy cerca de la cima.


  
Después de un trecho andando salimos a una senda asfaltada.


Una suave subida hacia los eucaliptos.


Senda asfaltada que da vista, abajo, al centro de la parroquia de Arante, caseríos de Cei, O Barredal, Fondo de Vila, Cima de Vila y Penedo...


Y la iglesia dieciochesca de San Pedro en medio del valle.


Pronto dejamos el ascenso para tomar esta pista a la izquierda.


Eucaliptos...


Maizales...


Helechales y más eucaliptos.


Praderías...



Lejos al norte se divisan las casas de Pexigueiro, Remourelle, A Madalena y Rego de Mel, escalonadas en la falda que sube a la Pena do Gato.



Nosotros, por el Monte da Aguá, estamos prestos a entrar en otro concello de A Mariña lucense: Barreiros


Y así descendemos poco a poco a la aldea de Vilamartín Pequeno, sobre el delicioso valle del Rego de Porto Bragán, viendo al otro lado en la colina de enfrente, Vilamartín Grande, los primeros núcleos de este concello por los que habremos de pasar.