Eres el Peregrino Número

domingo, 28 de septiembre de 2014

LA ISLA, COLUNGA (ASTURIAS): MILENARIO PUERTO NATURAL Y SANTUARIO DE CULTO A MITRA

La Isla'l Moral (Colunga)
La Isla desde El Barrigón
Tras dejar atrás Caravia el Camino ha entrado en el concejo de Colunga por La Venta la Espasa. Poco después existe una bifurcación, bien puede seguirse la ruta a Colunga por Bueñu o bien continuarse hasta La Isla, donde hay albergue de peregrinos.


Para ir hacia La Isla podemos seguir la ruta señalizada y acceder desde la N-632, donde está señalizada la doble opción: Camino o albergue...


O bien más cómodamente desde El Barrigón, playa que encontramos al lado del Camino poco después de La Venta la Espasa y a la que podemos bajar por unas escaleras entre unos chalets. En bajamar es factible pasear por todo el arenal, pues es paso franco hacia La Isla. Vamos a presentar pues estas dos opciones: por la playa o por la carretera

1) A LA ISLA POR LA PLAYA DEL BARRIGÓN


Para ir a La Isla por El Barrigón podemos, caminando por el arenal de La Espasa, cruzar el río de este nombre a la altura de su histórica venta y entrar así en el concejo de Colunga. Si no queremos descalzarnos la otra alternativa es cruzar el puente de la carretera nacional y nada más pasar La Venta la Espasa (a la izquierda de la foto), desviarnos a la derecha hacia Entreplayas y los chalets (al fondo)


Unas escaleras bajan a El Barrigón


Y al fondo vemos ya La Isla con su playa, factible de llegar andando por el arenal en las bajamares


Y así, camino de La Isla, iremos viendo ya este entorno entre rural y residencial, de milenaria historia, pues en este antiquísimo fondeadero existió un puerto natural que durante la dominación romana fue de cierta relevancia, a tenor de los restos arqueológicos aquí localizados, encontrándose señales del antiguo embarcadero.


Allí, en El Peñón, El Castiellu o La Isla'l Moral, la isla que da nombre al enclave, hubo un castillo de época altomedieval, propiedad del conde Piniolo. Se hallaron restos de muralla con aparejo de cal y trozos de cerámica prerromana, romana y altomedieval del tipo "a peine", tal y como nos señala el investigador Inaciu Heva Llavona en su estudio sobre esta población: Parroquia de La Isla'l Moral, número 104 de la colección Toponimia de la Academia de la Llingua Asturiana.


Tiempo atrás también hubo un castro astur, recinto fortificado localizado en un promontorio al lado de la actual población, llamado precisamente El Castru, del que se extraía piedra procedente de sus milenarias edificaciones y defensas para emplearla en diversas construcciones vecinales. Todo ello revela ser un antiquísimo embarcadero prerromano que siguió en uso en época romana y medieval, con diversas estructuras portuarias y defensivas de las que han llegado numerosos restos a nuestros días.


Hay señales de fosos y muralla, cimientos de cabañas circulares encontrados al labrar la tierra, localizaciones de piezas como un puñal de antenas de bronce, cerámica castreña y una pica de lanza de hierro. Esta parte estuvo habitada hasta la conquista romana, que es cuando se descubre un nivel de incendio, quizás producto de un ataque, aunque esto habrá de ser corroborado en su momento. Las únicas excavaciones arqueológicas reseñables hasta la fecha son las del erudito Aurelio del Llano en los años 1917-19.


En el año 1032 es mencionado como Castro de la Isla en un documento del rey Bermudo III en el que cita los castillos del ya mencionado Conde Piniolo y, aún en el 1199 se encomienda su defensa al caballero Sebastián Gutiérrez, lo que demuestra un uso importante hasta entrada ya la baja Edad Media.


 La Isla'l Moral es el  topónimo original y antiguo de esta parroquia. Moral no tiene que ver, como se pensó en su momento, con moros ni con moras (fruto), sino con la raíz prerromana mor relacionada con piedras y murallas.


Dado que El Castiellu o El Peñón es el islote mayor, se le da en llamar La Moral Grande ya que hay un afloramiento rocoso cercano más pequeño y por lo tanto se le conoce como La Moral Chica.


 Además de El Peñón es denominado también El Peñón de les Ánimes (nombre evocador de apariciones).
 
 
Dado que se han observado sumergidas porciones de piedras trabajadas de lo que fue el embarcadero existen leyendas de ciudades sumergidas a manera de pequeña Atlántida local.


 Emocionante placer caminar por esta playa con el pueblo de La Isla esperando por nuestra llegada...


Unos eucaliptos en el acceso a la playa desde el pueblo. Hay algunas dunas...


Quintas residenciales en primera línea de playa y más atrás las quintanas y casas del pueblo.


En las guerras napoleónicas se reaprovechó el puerto para traer suministro por mar de los franceses a las tropas del general Bonet así como, cuando cambiaba de mano, de los ingleses a la guerrilla asturiana de Argüelles y Escandón. Más tarde, en la guerra civil española se excavaron trincheras ante el mar para proteger el cercano aeródromo de Sales de un eventual desembarco de los nacionales


Precisamente un desembarco mandado por Argüelles Rivero acabó mal cuando la guarnición francesa capturó a José Cortina, guerrillero de la partida de Escandón que se enfrentó a los franceses en La Espasa, llevado a la villa de Colunga y fusilado tras negarse a delatar el escondrijo de las armas de los asturianos.


La isla forma un arco al estar su roca horadada de parte a parte, formando un túnel o puente...


Evocadora imagen de La Isla'l Moral...




Frente a la playa está el albergue privado El Furacu.


La parte occidental de la playa es conocida como La Barquera pues era donde antaño se arrastraban las barcas a tierra en este puerto natural, otro paraje en el que apareció cerámica altomedieval que se vincula con una industria de salazón existente en tiempos de la monarquía asturiana.


En época estival es La Isla una maravillosa zona de baños...



Al este, las costas de Caravia, por donde hemos venido en anteriores etapas del Camino...


La Espasa, al fondo. Más acá El Barrigón.



La Isla...


El paseo de la playa...


La Isla y El Peñón.



Maravilla de paradisíaco entorno...



La Isla'l Moral


Playas de Colunga y Caravia


La Barquera, com la Plaza'l Campillín y a la derecha el chalet La Garita


El Tarreru. Camino de la antigua escuela y de la iglesia andaremos tamién por enclaves de gran trascendencia histórica y mistérica, ancestrales santuarios de primitivas religiones venidas de oriente...


Fue todo esto como decimos un puerto de marineros, pescadores y comerciantes, alguno de ellos, o tal vez algún legionario, estamento muy dado a rendir tributo a divinidades de los lugares donde prestaba servicio, trajo aquí la adoración a Mitra, divinidad de origen oriental, persa, con algunas connotaciones semejantes al cristianismo.


Se trata del único ejemplo encontrado hasta ahora en Asturias de esta veneración mitraica, a menos de manera totalmente demostrada, en concreto una estela hallada en 1786 en la iglesia parroquial (otras fuentes dicen 1770) durante una restauración completa del santuario, la cual estaría cristianizando por lo tanto un solar de culto anterior.


El tema del esotérico culto a  Mitra en este lugar ha dado lugar y sigue dando a numerosos estudios e interpretaciones. Ya de tiempos tardorromanos y altomedivales son las tumbas localizadas en el subsuelo del templo y sus alrededores.


También cerca de la iglesia aparecieron restos de una villa romana, destrozada parcialmente durante las obras de saneamiento del pueblo en el año 2000.


Se supone que el ancestral puerto marítimo era salida del mineral del Monte Sueve hacia el castro astur de La Campa Torres (Gijón/Xixón), tan célebre por sus hornos metalúrgicos que sus pobladores eran conocidos como cilúrnigos, vocablo céltico que designa a los caldereros.


Los romanos reutilizaron el enclave portuario como angiportus o pequeño puerto (statio) en las rutas a Aquitania. Se localizaron ánforas de las empleadas para el transporte marítimo en esta playa, sospechándose que era también embarcadero de los famosos caballos asturcones tan apreciados en gran parte del Imperio.


Todo ello formaría parte en el medievo, cuando el puerto ya eran básicamente pesquerías, del monasterio de Santa María de Tona.

 
El actual templo conservó esta advocación mariana aunque el apelativo de Tona, empleado hasta el siglo XVII, cayó en el olvido. Para unos tiene que ver con la divinidad Iupiter Tonans o Júpiter Tronante y para otros con el celta tonna con el significado de hueco o vasija para el líquido.


La iglesia, que todavía en el año 1873 era definida como templo bizantino (lo que hoy llamaríamos Arte Asturiano o prerrománico), hubo de ser reconstruida en 1938 a causa de las destrucciones de la guerra civil.


Fue entonces cuando, tras hallarse sepulcros del viejo monasterio o de alguna familia, como los Valdés de Bueñu, que tenían derecho a enterrarse aquí, sonó hueco el firme y apareció una piscina de argamasa rojiza y diversas inscripciones.


Hubo miedo que se parasen las obras y se ordenó que se taparan de nuevo prontamente. No es descabellado que fuesen termas romanas o tardorromanas relacionadas en su momento con rituales de bautismo por inmersión


En el pórtico de la iglesia veremos infromación de otras obras de restauración más recientes


Las realizadas en el año 2012


 

Al fondo viene a unirse con este el camino que entra en La Isla por la carretera N-632 y se desvía para llegar hasta aquí


Hacia allí vamos nosotros


Rumbo al centro del pueblo


Allí está Villa María Luisa, construida cuando el indiano Andrés Valle volvió de Cuba en 1870


Vendida en los años 20 del siglo XX por sus descendientes a Andrés Vigil, quien la reformó añadiéndole esa llamativa torre


Y aquí en La Xunglar, nos unimos al otro camino


Justo en este cruce se unen ambos para ir, al fondo, al Albergue de Peregrinos La Isla

2) EL CAMINO A LA ISLA POR LA CARRETERA


Como en el caso anterior, el Camino viene de Caravia por La Espasa pero en este caso por la carretera


Y así, en la bifurcación en la que ha de decidirse si nos vamos a Colunga directamente o primero pasamos por La Isla seguimos de frente por la acera


Es una larga recta


Pasamos frente a este hotel...


Y luego la urbanización Las Palomas


En el siguiente cruce nos desviamos a la derecha


En dirección a la playa y al centro del pueblo, donde hay albergues, bares, hoteles...



Desvío a la derecha por la calle Francisco Carrillo


Entrada a la urbanización


Más hoteles


Campos de La Isla


Tramo llano y recto hacia el centro de la población


Casas y urbanizaciones, hay bares y cafeterías


Siempre por la calle principal


Quinta El Cerrillo, de 1887



Pasamos junto a la tienda


Nos encaminamos hacia las casas del fondo


Blasones en una fachada


Hay aceras a ambos lados


Fachadas de piedra vista...


Allí está La Xunglar, donde nos unimos al camino que viene de la playa


Allí está la iglesia


Por allí viene el camino de la playa


La Xunglar: los dos caminos se unen y van a la izquierda, hacia el albergue de peregrinos

CAMINO DEL ALBERGUE DE PEREGRINOS DE LA ISLA


Desde la Plaza la Xunglar y una vez unidos los dos caminos, el de la playa y el que viene de la carretera, pasamos a la calle Avelino Herrero



De frente: La Faza


La Faza


Cruce de caminos


Seguimos a la derecha, pues nos fijamos en las letras grandes que indican la ruta al albergue, junto al chalet El Colmenar


Detrás Tras la Torre


El Camino es denominado de distintas formas a su paso por aquí: El Camín de Santiago, El Camín Real, El Camín de Sacramentos y El Camín del Peridiellu


Llegamos a la Plaza l'Horrón, que atrevesamos hasta el fondo


Fuente


Soberbios caserones


Tomaos el camino que pasa entre aquellas casas y que sube un poco


Calle El Castru


Barrio El Castru. Hoy en La Isla conviven interesantes ejemplos de arquitectura rural y urbana, además de residencial y señorial. Un plan de construcción de numerosas viviendas y chalets parece haber pasado a mejor vida, al menos de momento. La población creció gracias al turismo, animada en verano aunque muy desierta en invierno, con pocos vecinos. Los barrios antiguos, que recorreremos en dirección al albergue, han sido soberbiamente restaurados


Un poco de cuesta...


Una pequeña explanada ante las casas...


En la parte de abajo de la casa alta está la recepción del albergue de peregrinos, aunque este como tal aún está unos metros más allá, saliendo del pueblo. Nosotros seguimos subiendo por la calle de la derecha


A lo alto del barrio


Aquí nos desviamos a la izquierda


Indicación en el suelo del camino al albergue


Hay un hermoso conjunto de hórreos y paneras. El Camino baja al fondo




Finca La Fragua, donde antes hubo fragua de ferreru


El Corralón, donde se acaba esta corta bajada


Y volvemos a lo llano enfrente de Casa Carmen



Elegante fachada y corredor


Vamos a El Praequín y Corvera



 El Praequín


Corvera


 Cruce tras las casas


La Riola: vamos a la izquierda


Las flechas amarillas hacia el albergue coinciden con las de los senderos de pequeño recorrido pues por aquí discurren rutas como la Senda de los Acantilados de Güerres


Camino del albergue


Llegamos a Les Quintanes


Y en este cruce está el albergue de peregrinos (a la derecha)


El albergue está situado en la antigua escuela, al otro lado de La Isla pero en un tranquilo camino costero ya algo apartado de la población


Desde aquí se puede continuar ruta para llegar a la villa de Colunga sin necesidad de volver atrás, bien por el camino que se dirige allí por Trespandu y El Foyu o bien por la citada Senda de los acantilados de Güerres