Eres el Peregrino Número

sábado, 20 de diciembre de 2014

CONVENTO DE SANTA CLARA Y ANTIGUO MONASTERIO DE SAN FRANCISCO. PRESENTE E HISTORIA DE RIBADEO, LUGO (GALICIA)


Cerca de la Casa do Concello de Ribadeo y mirando para la Praza do Campo hay otro de esos lugares que dejan perenne impronta en la historia de las poblaciones: nos referimos al Convento de Santa Clara, fundado en el siglo XIII sobre lo que debió ser una ermita más antigua.


Los primeros frailes se dedicaban a la atención a los necesitados y se reformó en el siglo XV para convento de monjas clarisas, aunque hubo de ser reconstruido tras el pavoroso incendio que sufrió en el XVI, conservándose en la iglesia su estructura original. Tiene un claustro dieciochesco y a ciertas horas, normalmente fines de semana, se venden dulces, pan, empanadas pasteles y galletas hechas por las monjas.


Está inmediato como hemos dicho a la Praza do Campo, corazón verde de la villa de Ribadeo, espacio histórico comunitario de paseo, fiestas y relación social, alrededor de la que existen varios lugares y monumentos de interés y por donde suelen pasar los peregrinos al atravesar el centro urbano.


"Haec Est Domus Pauperatis" (esta es la casa de la pobreza), reza la inscripción que, según el ideal de Santa Clara, figura en la puerta de entrada.


Su historia se remonta al año 1366, pues se conserva el documento según el cual "Don Ruy Sánchez arcediano de Santiago y canónigo de Mondoñedo dio 80 cortos para faser o moesteyro de Santa Crara".




 La Orden nació en la baja Edad Media, en 1215, tres años después que la santa se fugase de la casa de sus padres para seguir los ideales de San Francisco de Asís.


Las Clarisas se extenderían rápidamente por España, en 1234 ya tenían fundaciones en Pamplona, Zaragoza y Burgos, dos años después en Barcelona y luego en Calatayud, Valencia, Salamanca, Ciudad Rodrigo, Lérida, Valladolid, Zamora... por Galicia no sería hasta después de la muerte de Santa Clara, empezando por el convento de Santiago en 1260 seguido por los de Pontevedra en 1271, Allariz en 1286, A Coruña (fecha desconocida), Tui en 1508, Monforte en 1622, y contemporáneamente el de Vilar de Astrés (Ourense). En Ribadeo, como en las demás poblaciones en las que se asentaron, llegarían a ser una verdadera institución del lugar.

Las partes más antiguas de la iglesia son del siglo XV, aunque buena parte del cenobio resultó totalmente afectado por el incendio del 12 de agosto del año 1544, festividad precisamente de Santa Clara, de quien se dice ayudó milagrosamente a apagarlo, apagándolo con las mangas de su hábito. Luego se realizaron reconstrucciones y reformas, siendo el actual claustro del siglo XVIII.



Fray Manuel de Castro y Castro, padre franciscano e historiador, es coautor con María de los Ángeles de la Cruz de un extenso y cuidado monográfico dedicado al monasterio y publicado en 1988, "Clarisas en el noroeste hispánico: Ribadeo", obra indispensable para todo aquel que quiera saber más sobre su historia y trascendencia.


Son renombrados, también lo hemos dicho, sus famosos dulces, trabajo repostero de las monjas, quienes también realizan ornamentos y formas eucarísticas. Tanta es su celebridad que el mismo escritor Álvaro Cunqueiro afirmó que de aquí era el mejor brazo de gitano que conocía, tal y como informa en sus artículos Francisco Xabier Martínez Prieto


Atravesamos pues la Praza do Campo pasando junto al Quiosco de la Música...


Y el parque infantil...


Así nos aproximamos a la iglesia parroquial de Santa María do Campo, antaño santuario del monasterio de San Francisco de Ribadeo. Está en la Rinconada de San Francisco pero poco queda de sus elementos originales. Aquí solo porciones del claustro y el arco del presbiterio.

Santa María do Campo, cuyo origen fue aquel monasterio franciscano fundado, según una tradición existente en prácticamente todos los conventos franciscos de los Caminos a Santiago, por el propio San Francisco de Asís en su peregrinación a Compostela.


Tiene dos puertas góticas del siglo XIV e imaginería barroca y neoclásica. así como ejemplos constructivos propios de principios del siglo XX, como su torre neogótica.


  Sobresalen ejemplos constructivos propios de principios del siglo XX, como su torre neogótica.


Dispone de capilla mayor y cuatro capillas aledañas, la advocación de Santa María do Campo para el que fuera convento franciscano fue proclamada tras la Desamortización de Bienes Eclesiásticos de Mendizábal, en 1835.
 

 Aquí, la rúa San Francisco recuerda al antiguo cenobio. Por ella pasa el Camino.


 Peregrina en la rúa de San Francisco.


Bellos jardines...


En ruta...


Placa en la casa natal de Leopoldo Calvo Sotelo y su obra Ribanova.


Pulperías, casas de comidas y taperías, bares en abundancia.


Luminosas galerías.


Terrazas y calle semipatonal.


 Cruzando la Avenida de Asturias salimos a la rúa Deputación.


Y pasamos a la rúa de San Lázaro.


San Lázaro, donde nos dirigimos a la capilla del que fue hospital de malatos o leprosos que aquí existió, por lo menos desde el siglo XIV y hasta finales del XVIII, paso del Camino.