Eres el Peregrino Número

martes, 23 de diciembre de 2014

LAS XANAS DE LA RODRIGA Y LA CASA DEL SALMÓN: ENTRANDO EN CORNELLANA POR LAS TIERRAS DE LA HIJA DE TALAVO (ASTURIAS)

La senda viene de La Ponte a La Rodriga al lado del Corredor del Narcea
El Camino entra en La Rodriga
Discurre el Camino Primitivo por las fértiles vegas del Narcea en La Rodriga, a un paso ya de Cornellana, en el concejo asturiano de Salas, luego de bajar desde Doriga a La Ponte, Las Casas del Puente, donde estuvo hasta el siglo XVI el antiguo puente sobre el río Narcea, La Ponte Vieya, que hacía ir directamente al Camino al monasterio de San Salvador de Cornellana, el cual fue derribado por una riada en 1580. Después de un tiempo cruzando en lanchas o siguiendo la orilla del río hacia el sur, por su senda ribereña, se hizo otro nuevo algo más al norte, aprovechando el trazado de la nueva carretera, actual N-634. Es a ese puente a donde vamos nosotros ahora, siguiendo la pista paralela a la AS-15, el famoso Corredor del NarceaEsta vega forma una gran llanura en la que el Narcea está a nuestra izquierda, a cierta distancia, y tapado por los bosques que crecen en sus orillas.


Dice la tradición que en La Rodriga moraban tres xanas, ninfas asturianas, en un pequeño regato donde molía El Molín de Paxina, quienes se le aparecieron a un hombre, pidiéndole que echase tres bollos de cuernos al agua del río, pues así ellas se desencantarían y le harían rico. El hombre cogió los bollos pero antes pasó por su casa, le advirtió a la mujer que no los tocase, pero esta, como tenía hambre, en un descuido de él, arrancó un cuerno del que pronto salió sangre. La mujer asustada volvió a poner el cuerno en su sitio y el bollo de pan dejó de sangrar, luego el marido volvió, se llevó los tres panes y fue con ellos al río, donde los tiró. Salieron entonces las tres xanas montadas en tres caballos, dos al galope, pero el de la tercera cojeaba y la xana hubo de quedarse, entre lamentos, para siempre en el río, malográndose el desencanto. Dicen que únicamente puede surgir de este fluvial hechizo durante la mañana del día de San Xuan, cuando se hace visible


Más al fondo, en los montes de El Castiellu, apareció la estela funeraria astur de la Hija de Talavo, dedicatoria póstuma de unos padres a su hija fallecida, hecha ya durante la romanización, pero con unos elementos decorativos cincelados a manera de entrelazos totalmente autóctonos. Entre ellos y en su parte superior aparece con todo detalle esculpida la cara de la niña. No será la única vez que las tierras de Cornellana entren en la historia de la mano de una mujer, como vemos en los artículos de este blog dedicados a la leyenda sobre el origen de su monasterio


Al pie del hórreo un viejo hito carretero


El pueblo también aprovecha la franja al pie de la montaña, las tierras más fértiles de la vega eran secularmente aprovechadas para pastos y cultivos


Nos aproximamos al gran cruce de carreteras de La Rodriga


El Corredor del Narcea enlaza con la carretera N-634


La arquitectura rural da un aire bucólico que contrasta un poco con la gran rotonda a la que llegamos, donde empalman carreteras que van en todas direcciones, la costa, la capital, el occidente, el sur, el suroccidente... así como el planeado polígono industrial. Una casa de estilo tradicional pero grande, de tres plantas y bien restaurada, es carpintería de muebles


A la izquierda la Casa del Río, dedicada al salmón, gran riqueza piscícola y todo un símbolo de Asturias, donde se pesca el campanu, el primer salmón de la temporada, con gran repercusión social y económica, celebrándose aquí, en Cornellana, una gran feria a él dedicada


Vemos la entrada. Atrás el bosque de ribera...


En el cruce iremos a la izquierda, a Cornellana


Aquí tenemos también el Centro de Información y Precintaje La Rodriga


Y un área recreativa en esta hermosa pradería ribereña donde suelen venir los pescadores y donde podemos descansar un instante, en tan plácido lugar pese a la cercanía de las carreteras con su tráfico continuo


Hay bar...


Dejamos esta vega a nuestra izquierda


Sin necesidad de salir aún a la N-634 podemos seguir junto al aparcamiento


Seguimos unos metros este sendero


Y nos dirigimos al puente del Narcea por el arcén de la N-634 para entrar en Cornellana, viendo a la derecha las vegas de El Pontón. No mucho más al norte, cerca de Pravia, el Narcea desembocará en el Nalón antes de llegar al mar en la ría entre San Esteban y L'Arena. Antes de estas dos localidades pasará sobre él, El Puente la Portilla, el Camino Norte o de la Costa


Ahora ya salimos irremediablemente a la carretera


Pero hay un espacio bastante amplio para los peatones


Y aquí tenemos el Puente de Cornellana, que sustituye al destruido en la Guerra Civil. Como hito histórico podemos decir que por aquí cruzó también en 1810 la columna invasora del general Bonet, la última vez que los franceses napoleónicos entraron militarmente en Asturias, lo cual dio origen a una copla popular "mucho se holgaría Grao, e igualmente Cornellana, si al pasar el buen Bonet, el puente se desplomara"



Se ha habilitado un buen paso para los peatones, bastante ancho


Ya vemos a lo lejos Cornellana


Por allí va el paseo fluvial



Al norte El Pontón, bajo los montes de La Cruz d'Arenas, Las Carrilonas y El Cantu las Nisales, ya en Las Campas (Pravia)...


Vista hacia el sur el sur, siempre con las riberas verdes y frondosas, formando playas fluviales de cantos rodados, donde se ponen los pescadores, divisando al horizonte el cordal de El Picu Pedroliu, El Llombu l'Ayalga, Xuncéu, El Llanu la Sierra, El Picu Piñinas, El Picu Grande... conformando un paisaje de ensueño.


Aquí vive el salmón, "el rey del río". Nos hallamos en zona de pesca salmonera por antonomasia, todos los conceyos de esta comarca están hermanados con otros municipios y villas de buena parte de la Europa Atlántica, desde Francia a Irlanda, Escocia y Noruega, en la promoción de este pez que es además culturalmente todo un símbolo, sin ir más allá en la propia cultura celta, el pez de la sabiduría



Aquí El Campanu, es prácticamente un animal venerado. El primer salmón que se pesca en la temporada, todo un acontecimiento que salta, por unos días, a las primeras planas de los periódicos y con el que se abren informativos de radio y televisión. Es el regreso del animal sabio que remonta los ríos buscando su propio origen, pues sin saberse cómo, localiza rápidamente aquel en el que nació, al que vuelve para desovar, exactamente en el lugar en el que vio la luz por vez primera, todo un portento y un misterio de la naturaleza. Nada extraño por lo tanto que los celtas lo considerasen emblema de la inteligencia y el conocimiento. No en vano Cornellana celebra El Campanu y la Feria del Salmón y esa es la razón por que se mire aquí tanto por este curso fluvial, ya que si el salmón es el rey, Cornellana es la reina, la reina del río...


Pasado el puente la señalización caminera nos encomienda seguir de frente


A la izquierda se puede ir al monasterio, donde está el albergue de peregrinos y por donde se continúa ruta, siguiendo la senda fluvia, pero nosotros vamos a seguir la señalización oficial pues además nos permite conocer un poco Cornellana



Siguiendo las señalizaciones de la concha y la flecha amarilla las seguiremos hacia el centro urbano


Y pasamos primeramente el Portazgo o Portalgo, edificio neoclásico de 1835, pequeña casita con columnas que vemos allá a mano derecha, antecediendo a los primeros edificios de Cornellana


Más allá están La Sierra Faxas (316 m) y La Llomba (282 m), situadas al norte del casco urbano


Vemos unos hitos kilométricos en la fachada del Portalgo


Cornellana, la villa de Cornelio según la etimología latina, lugar cercano a antiguos castros astures, como el de El Monte la Cabra, pero que nació de alguna villa romana o altomedieval, propiedad ese tal Cornelius, villa agrícola que luego crecería al amparo de su estratégica comunicación y de la fundación del importante monasterio de San Salvador, a donde pronto llegaremos


El Molín de Cornellana en la vega a nuestra izquierda, allí nació el 24 de octubre de 1943 José Luis Rodríguez García, Pepe'l Molín, prestigioso cantor de la Misa de Gaita que se celebra en muchos pueblos en actos de resonancia y en las fiestas patronales o sacramentales. Canta Pepe tanto en solitario como en coros y agrupaciones, siendo célebre la que hizo con Lolo, Eduardo Martínez y Armando Fernández, así como acompañado de gaiteros como Tino o Paco Paribañes, y actualmente con Xaime Menéndez


La acera se estrecha al pasar junto a esta esquinada plaza


Y luego vuelve a ensancharse


Casas de traza urbana e indiana


Arquitectura de entre los siglos XIX y XX


Llamativa estructura


Escaleras, palmeras...


Grandes galerías


Alguno de los primeros comercios que vamos a encontrar


Al fondo la gasolinera


Edificios de pisos


Estamos en la Avenida de Prudencio F. Pello


Seguimos por la acera


Un verdadero paseo de farolas


Casas de diferentes épocas y estilos


Alguna de traza tradicional asturiana, con larhos corredores


También bloques de viviendas


Flores que dan colorido al entorno


Cornellana, o Curniana, fue siempre enclave de paso y parada, memoria de camineros y carreteros, arrieros, agricultores, ganaderos, tratantes, indianos y posaderos. Fondas y tabernas, mesones y hospederías, que fueron los antecesores de los actuales restaurantes, cafés, hoteles, talleres, tiendas y demás negocios, muchos de ellos de gran renombre


Zona comercial, de tiendas, bares, casas de comidas...


Aquí tomamos a la izquierda la Avenida José María Caballero


Atentos a la señalización


Es la avenida que nos llevará directamente al antiguo monasterio de San Salvador de Cornellana, que ya vemos en la distancia


Se distinguen parcialmente sus torres y fachada barrocas, asomando tras la arboleda de El Campillo


Cruce y todo recto y de frente


Nos acercamos al río Nonaya, que desemboca aquí en en el Narcea


Nos acercamos al puente


Y los pasamos para dirigirnos al monasterio


A la derecha vemos el río viniendo de frente, río que llega hasta aquí, su confluencia con el Narcea, desde su nacimiento en las estribaciones de Brañameana, parroquia de Bodenaya. Al discurrir de oeste a este forma este valle transversal por el que discurren el camino y las carreteras. Aunque a veces subamos a algún monte o nos apartemos ligeramente de él podemos decir que será nuestro compañero de peregrinación hasta casi llegar al Alto la Espina


A la izquierda, unión de cursos fluviales


Y ya nos acercamos a El Campillo, el campo del viejo monasterio de San Salvador


Hitos del Camino: cartel con distancias a numerosas ciudades del mundo


El monasterio de San Salvador de Cornellana fue la institución más influyente en Salas durante siglos, pues hasta 1827 ocupaba gran parte de su territorio. Luego en 1835 se suprimió el cenobio dentro de las medidas desamortizadoras de la época y el templo pasó a ser la parroquial de Cornellana, cambiando la titularidad de San Salvador por la de San Juan Bautixta. Toda la construcción es Monumento Histórico Artístico, iniciándose en 1989 las primeras labores de restauración, luego paradas durante más de dos décadas hasta que, dado el deterioro y el derrumbe parcial de alguna de sus estructuras, se acometió recientemente el trabajo de reparar todo el tejado, labor que todavía continúa


El precedente del famoso albergue de romeros a Santiago que aquí abre sus puertas es el siguiente: el monasterio tuvo a su cuidado un hospital de peregrinos, citado en escritos de romeros franceses del siglo XVIII, pero ya documentado desde la centuria del 1500, hospital situado en este extremo de La Ponte Vieya, el puente viejo cuyos cimientos pueden verse junto a la carretera en La Ponte o Casas del Puente, viniendo de Doriga a La Rodriga y Cornellana y por ello era llamado "Hospital de Allende la Puente". Por el río se estableció un servicio de barquerías que duró muchos años, evitando en la medida de lo posible que viajeros y romeros siguiesen una ruta alternativa, la Senda Ribereña del Narcea, donde existieron fondas y hospitales para los romeros y los arrieros


Y nos disponemos pues a visitar San Salvador de Cornellana, reclamando, como no podía ser de otra manera, que el viejo conjunto monacal sea integramente restaurado y que se adecue para ponerlo en valor y darle actividades y usos en beneficio de vecinos y visitantes, incluyendo a los peregrinos, tal y como se ha hecho ya en otros antiguos monasterios