Eres el Peregrino Número

martes, 23 de diciembre de 2014

LAS XANAS DE LA RODRIGA Y LA CASA DEL SALMÓN: EN LAS TIERRAS DE LA HIJA DE TALAVO (CAMINO DE CORNELLANA, ASTURIAS)

La senda viene de La Ponte a La Rodriga al lado del Corredor del Narcea
Desde La Ponte, las Casas del Puente, donde estuvo en antiguo puente sobre el río Narcea que hacía ir directamente al Camino al monasterio de San Salvador de Cornellana, se ha habilitado un paso peatonal a lo largo de la carretera AS-15, el Corredor del Narcea, que llega a La Rodriga, donde tomaremos la dirección del puente que se hizo para sustituir al anterior, derribado por una crecida del río, no sin bastante tiempo intermedio en el que se cruzaba a la gente en barca o esta se desplazaba por una ruta más al sur.


Así junto a las fértiles huertas y praderías del valle recorremos la amplia vega del Narcea siempre en dirección a Cornellana por esta vereda para los peregrinos.


De esta manera prontamente llegamos a La Rodriga, antiguas caserías al otro lado de la calzada, cuadras, paneras, hórreos, pajares y graneros.


Al pie del hórreo un viejo hito carretero.
 

La arquitectura rural da un aire bucólico que contrasta un poco con la gran rotonda donde empalman carreteras que van en todas direcciones, la costa, la capital, el occidente, el sur, el suroccidente... así como el planeado polígono industrial. Un casa, estilo tradicional pero grande, de tres plantas y bien restaurada, es carpintería de muebles.


Dice la tradición que en La Rodriga moraban tres xanas, ninfas asturianas, en un pequeño regato donde molía El Molín de Paxina, quienes se le aparecieron a un hombre, pidiéndole que echase tres bollos de cuernos al agua del río, pues así ellas se desencantarían y le harían rico. El hombre cogió los bollos pero antes pasó por su casa, le advirtió a la mujer que no los tocase, pero esta, como tenía hambre, en un descuido de él, arrancó un cuerno del que pronto salió sangre. La mujer asustada volvió a poner el cuerno en su sitio y el bollo de pan dejó de sangrar, luego el marido volvió, se llevó los tres panes y fue con ellos al río, donde los tiró. Salieron entonces las tres xanas montadas en tres caballos, dos al galope, pero el de la tercera cojeaba y la xana hubo de quedarse, entre lamentos, para siempre en el río, malográndose el desencanto. Dicen que únicamente puede surgir de este fluvial hechizo durante la mañana del día de San Xuan, cuando se hace visible.


Más al fondo, en los montes de El Castiellu, apareció la estela funeraria astur de la Hija de Talavo, dedicatoria póstuma de unos padres a su hija fallecida, hecha ya durante la romanización, pero con unos elementos decorativos cincelados a manera de entrelazos totalmente autóctonos. Entre ellos y en su parte superior aparece con todo detalle esculpida la cara de la niña. No será la única vez que las tierras de Cornellana entren en la historia de la mano de una mujer, como vemos en los artículos de este blog dedicados a la leyenda sobre el origen del monasterio de San Salvador de Cornellana.


Llegamos a la Casa del Río, dedicada al salmón, gran riqueza piscícola y todo un símbolo de Asturias, donde se pesca el campanu, el primer salmón de la temporada, con gran repercusión social y económica, celebrándose aquí, en Cornellana, una gran feria a él dedicada.



Ahí tenemos también el Centro de Información y Precintaje La Rodriga, en esta hermosa pradería ribereña donde suelen venir los pescadores y donde podemos descansar un instante, en tan plácido lugar pese a la cercanía de las carreteras.


Ärea de descanso o recreativa al lado del Camino.


A la sombra de la arboleda ribereña.


Luego de unos instantes de reposo y quietud toca encaminarse al puente del Narcea y entrar en Cornellana.