Eres el Peregrino Número

viernes, 16 de enero de 2015

ARTÍCULO DEL ESCRITOR XUAN BELLO SOBRE EL HOSPITAL Y HOSPITALERO DE SOTO DE LUIÑA/SOUTU L.LUIÑA (ASTURIAS)


 
Hace unas fechas, el escritor Xuan Bello publicaba en su artículo dominical del diario El Comercio una glosa del hospitalero de este albergue de peregrinos sito en las antiguas escuelas del pueblo de Soto de Luiña/Soutu L.luiña, en el concejo asturiano de Cudillero o Cuideiru y muy conocido por los romeros a .  El autor nos ha cedido amablemente su texto para estas páginas:


 CAMINOS SECRETOS. UN ALBERGUE PARA EL OTOÑO

Xuan Bello

    "Todos queremos escaparnos de nosotros mismos alguna vez en la vida ; puede, incluso, que nos queramos escapar siempre y soñamos cosas más o menos banales. Luis de Baviera soñó altos castillos sobre peñas imposibles y los construyó ; no a todos, por desgracia, se nos ha dado la capacidad de construir, sobre cimientos fértiles, nuestro sueño. Cuando era niño –más o menos iba a cumplir los trece– soñé con una caseta construida de cartón e inestables ramas de pino donde leer aquellas novelas de Edith Blyton. La construí por el verano, que soy muy tenaz, y cuando volví a ella en el invierno pude contemplar la ruina de mi vida. Ya no me gustaban las novelas de Los Cinco, y había comenzado a leer nada menos que 'La Madre" de Gorky. No entendí nada, pero a los trece años ¿quién entiende nada? Tan sólo la consciencia de que uno todo pone en lo que hace –todo– y eso poco que resulta acaba siendo el mayor suspenso de la vida.
    El pasado verano, por razones laborales, me fui a Santiago de romería. No hay que ir muy lejos para encontrar la maravilla y en Soutu de Lluiña, en el concejo de Cuideiru, me encontré con Pepe l'Hospitaleiru, un señor que me dio no sólo el palique sino también un reflejo de lo que podríamos ser a poco que lo intentásemos. Lo quise entrevistar entonces, para esta página, pero me dijo:
    –Has llamame pola seronda, qu'agora nun séi que dicir.
    Y como ahora es otoño, y urge la noticia del día, le llamé. ¿Cómo ha ido la temporada, Pepe? Los peregrinos, ¿han encontrado su destino?
    Y me contesta:
    –La temporada fue muy buena, pero aún faltan meses para acabarla. El año pasado, en total, durmieron en el albergue de Soutu 4.094 peregrinos ; este año van a ser más, según mis cuentas.
    En el albergue de Soutu de Lluiña no se hace negocio. Por una cantidad honesta se encuentra ducha, cama y calor. Aunque el verano es distinto al otoño:
    –Ahora llega menos gente, pero cada noche hay por lo menos 26 peregrinos. La media es esta: dos españoles, y el resto alemanes, franceses, italianos, portugueses, rusos, polacos...
    A Pepe l'Hospitaleiru le viene el oficio de la tradición de su pueblo. Se constituyeron en asociación para potenciar el Camino de Santigo por la costa asturiana y al principio –recuerda Pepe con agradeciemiento– todo el pueblo se comprometió. La llave del albergue estaba en la carnicería, en el bar Miguel Ángel, en su casa... Desde 1999 él tiene la llave y ofrece el albergue. Atiende todas las tardes a los peregrinos, les indica la ruta a seguir. Descubre secretos como la Ermita de la Reglina o los acantilados de Ballouta.
    –El problema que tengo es que el albergue da para 22 personas. En verano esa cifra se multiplica por tres. Yo les digo lo que hay y con un colchón limpio y una manta nos arreglamos entre todos. Es el camino: un lugar de encuentro.
    Cuando le pregunto si esto tiene que ver con la religión, o con la espiritualidad, y no con una ruta turística más o menos bien planificada, me dice que sin duda sí. Que claro que sí. «Muchos peregrinos me preguntan que por qué las iglesias a su paso están cerradas. Y yo les hablo de la falta de curas».
    –Siempre hay alguien que habla en inglés o en alemán y nos vamos entendiendo –concluye.
    Le pregunto si él habla inglés o alemán. Adivino su sonrisa. Contesta:
    –Falo n'asturiano y p'alantre...
"