Eres el Peregrino Número

sábado, 24 de enero de 2015

SAN MIGUEL DE BACURÍN (LUGO, GALICIA). IGLESIA ROMÁNICA Y PAZO.

San Miguel de Bacurín, con su hermosa estructura románica. El Camino discurre al pie de los árboles del fondo

Ramal desde el Camino a la iglesia y pazo de San Miguel de Bacurín
En la hermosa comarca del Mera, unos kilómetros al oeste de la  ciudad de Lugo, los peregrinos que, amantes del Camino, deseen conocer su patriomio e idiosincrasia, habrán de detenerse unos instantes y desviarse un par de metros para concer, al lado mismo del trazado de la ruta xacobea, un enclave escpecional, donde está la iglesia parroquial de San Miguel de Bacurín, en el mismo campo donde también se emplaza el cementerio, tal y como es usual en muchos lugares de Galicia.


Es un templo característicamente románico, del siglo XII, con su ábside semircircular


La sacristía del lateral, así como la espadaña del campanario, son elementos superpuestos siglos después a la parte medieval, pero no distorsionan demasidado el conjunto, en concreto fueron construidos en el siglo XVII. El ábside es plenamente románico, de los que, arrancando el tramo recto, realiza el chaflán semicirucular en el lugar que alberga el altar y dispone de una ventana que da luz al interior, presentando los clásicos arcos, columnas y capiteles de este arte medieval, bien cincelados con diversos motivos y filigranas, así como los canecillos que sostienen los salientes del tejado.


Ventana románica. En los capiteles presenta temas vegetales y en los arcos ajedrezados y puntos.


Vamos a fijarnos ahora en lo canecillos que sostienen los salientes o alerones del tejado de este ábside


Presentan algunos de ellos figuras antropomorfas


Y animales, principalmente carneros


Símbolos de un arte que triunfó en toda Europa en la baja Edad Media


Vamos ahora a entrar en el campo de la iglesia para ver sus portadas


Empezamos por la portada oeste, plenamente románica


Es de arcos de medio punto  y tres columnas a cada lado. El arco exterior es ajedrezado y en lo alto un pequeño óculo sirve en nuestros días para instalar el altavoz


Capiteles todos ellos de motivos vegetales. Estos los del lado derecho


Estos los del izquierdo


Y esta es la portada sur, más pequeña y sencilla pero no tanto... reparemos que el arco exterior está, como en la portada oeste, recorrido por una bien esculpida banda ajedrezada. Las columnas, una a cada lado, están cinceladas con rayas, rectas verticales en el fuste derecho y en diagonal en el izquierdo, que le confieren sensación de movimiento. El acesso presenta un interesante aspecto biovulado y los capiteles están también bien trabajados con bajorrelieves


El capitel derecho con motivos vegetales


Y el izquierdo con figuras muy gastadas por la erosión y el paso de los siglos


Ciertos documentos nos informan que hubo aquí en principio un monasterio, entendiendo esto no necesariamente como un gran cenobio sino tal vez una pequeña comunidad de monjes. En ocasiones una familia acogida a algún tipo de orden o regla monástica ya era considerado comunidad monacal


En el interior podremos ver el retablo barroco


 Al lado se encuentra la Casa de San Miguel, soberbio pazo rural gallego, con finca amurallada y arboleda, complejo señorial y dependencias dedicadas a la labor agropecuaria.



En la puerta de entrada a la quinta aparecen el basón y unas filigranas sobre el portón de arco de medio punto, todo ello rematado en una cruz


Desde la iglesia, unos metros más al sur, retornamos al Camino, marcado por grandes losas de piedra en el suelo


Nos adentramos ahora en el bosque umbrío de castaños y carballos, siguiendo ya la dirección de la parroquia que toma el nombre del valle: Mera.