Eres el Peregrino Número

sábado, 10 de enero de 2015

ARBAZAL, EL ANTIGUO MESÓN DE LOS CISTERCIENSES (VILLAVICIOSA)


Antiguo mesón caminero de los cistercienses de Valdediós en Arabazal
El Camino sube a Arbazal
Los peregrinos que hacen el camino costero de Santiago o Camino Norte deciden en el cruce de Casquita en Villaviciosa entre seguir hacia Gijón/Xixón o hacia Oviedo/Uviéu, la capital asturinan Luego a su vez, una vez dejada atrás la parroquia de Camoca, en Castiellu, parroquia de Ambás, podemos decidir entre ir al antiguo monasterio de Valdediós o iniciar ya la subida a La Campa por San Pedru Ambás monte arriba entre el boscaje. Este era antaño el camino más antiguo y empleado,
pues los monjes del cister de Valdediós tenían aquí su mesón caminero, mucho más arriba del monasterio.


El Camino, tras subir entre verdaderos túneles vegetales de frondosa arboleda y con hermosas vistas del valle de Valediós con su monasterio llega a las primeras casas de la aldea de Arbazal, también perteneciente a la parroquia de Pueyes, como el mismo Valdediós, en la ruta a La Campa, donde se vuelven a unir este y el Camino que sube desde el monasterio, ya cerca de aquí.


Arbazal es un pequeño enclave pero de gran historia en los milenarios caminos de peregrinación y de la trashumancia y la arriería.


Por esta pequeña callejuela entre casas, cuadras y henares ya vislumbramos allá al fondo el pórtico de un santuario.


Santa María de Arbazal, estilo barroco del siglo XVIII, con amplio cabildo porticado con columnas de piedra, templo que no es más en realidad que la ampliación de una ermita mucho más antigua, prerrománica, consagrada en el año 968 y que sería actualmente la sacristía. Aquí se celebra la Virgen de las Angustias, imagen que es bajada a la parroquial de Pueyes y subida en procesión y romería monte arriba.


Justo al lado a la derecha del Camino, está el antiguo mesón de los cistercienses, con escalera de piedra y que ostenta el escudo de la orden en lo alto de la fachada, sobre la puerta, fue construido en 1640 por los cistercienses para acoger a los numerosos viajeros, arrieros y peregrinos que andaban por estos puertos.


El Mesón de Arabazal fue construido en 1640 por los cistercienses para acoger a los numerosos viajeros, arrieros y peregrinos que andaban por estos puertos.


Escalera de piedra.


 Blasón cisterciense en la fachada.


Enfrente del mesón, pasando enfrente de la capilla de Santa María, sigue la ruta.


Atentos a la concha xacobea.


El Camino desde el mesón pasa entre la capilla de Santa María y unas casas.


Nos llama la atención tan acogedor y amplísimo pórtico.


Entramos al pórico, un buen lugar para descansar un rato, a la buena sombra, o cobijados de la lluvia si se da el caso.


Allí tenemos una estupenda portada.


Portada barroca.


Es ahora aquí cuando reparamos en un interesante elemento en las casas al otro lado del Camino.


Un círculo redondo pintado en aquella fachada.


Un reloj de sol entre dos ventanas bien talladas.


El reloj de Arbazal. Aunque nos damos cuenta que la sombra del templo no nos deja ver la hora.


Nuevas vistas desde el pórtico del mesón aquí fundado por los frailes de Valdediós para atender antaño a peregrinos y viajeros.



Más allá del mesón, otras casas del pueblo.


Pequeña carretera. Vienen coches de La Campa.


Robustas columnas.


Suelo de losas de piedra.


Volvemos al Camino.


Y salimos a esta explandada frente a las casa del reloj de sol.


Allí admiramos estos hermosos hórreos de corredor.


Tienen puertas y colondres (tablas de la pared) talladas con diversos motivos ornamentales.


Junto a ellos pasa el Camino.


Campos de las estribaciones del Picu Lloses.


Estos hórreos están justo al lado de la sacristía de Santa María de Arbazal.


La sacristía es el elemento más antiguo del santuario, se trata en realidad de la primitiva y pequeña ermita de origen prerrománico antecesora del actual templo.


 Caminando al lado de la sacristía que fue ermita prerrománica de Arbazal, seguimos ruta viendo las conchas xacobeas colocadas en el suelo, como piedras del Camino.


Buen Camino.


Así salimos de Arbazal por las últimas casas del pueblo.


Atrás va quedando Arbazal.


Paso a paso salimos de tan acogedora aldea villaviciosina.


Un poco de cuesta hasta aquellas cabañas.


Unas últimas ruinas de casas y establos antes de salir de Arbazal por el camino a La Campa.