Eres el Peregrino Número

sábado, 18 de abril de 2015

TORRE DOS SAAVEDRA O TORRE DE MIRAZ: LOS ANTIGUOS SEÑORES DE LA TIERRA (FRIOL, LUGO, GALICIA)



Recorriendo las tierras del concello de Friol el Camino, viniendo de Seixón, llega al pueblo de Miraz, cabeza de la parroquia de este nombre, al que accedemos junto a la gran torre cuadrada de picudas almenas de la Torre dos Saavedra o Torre de Miraz, torre del homenaje que es lo que queda de una antigua fortaleza medieval, transformada con el tiempo en pazo con extensa finca cerrada por altos muros de piedra


El aspecto del monumento corresponde a las trazas señoriales dieciochescas pero la vieja fortificación ya había pasado en el siglo XV de la estirpe de los Saavedra a la de los Andrade, disponiendo de pequeñas ventanas y gárgolas para la salida del agua, así como mostrando en la fachada los blasones cincelados de estos linajes, junto con los de los Taboada y los Ribadeneira. Ya en tiempos pretéritos los Ulloa, Parga y Seixas se repartieron tierras y poder en Friol, datando de aquel entonces este y otros castillos. Las guerras civiles de la época trastamarista asentaron esta composición aristocrática en base a las fidelidades de la nobleza guerrera, terrateniente y feudal para con los cambiantes monarcas, pues estas tres familias, junto con los Pardo y los Lemos dominaban todo el actual Lugo


La pérdida definitiva del poder absoluto de la nobleza sobre sus territorios a partir de los Reyes Católicos, hizo que, pese a que seguían siendo dueños y propietarios de los mismos y sus vasallos, los elementos defensivos careciesen de sentido y, como en prácticamente todo el reino, los viejos baluartes o bien se abandonasen o más bien, como es este el caso, se reformasen como casona y quinta residencial, símbolo igualmente de su poder y abolengo pero ejercido este de otra manera, socialmente tan jerarquizada como la anterior pero menos "bélica". Así el conjunto residencial del pazo tiene una planta en forma de L con sillares de granito y vivienda anexa de tejado a dos aguas, portalón con jardines y patio interior. Lo que es la torre propiamente dicha guarda biblioteca y archivos familiares.


Esbelta Torre de Miraz.


Luego de la torre nos dirigimos al Albergue de Peregrinos San Martín de Miraz, sito en la carretera local que atraviesa el pueblo, más allá de aquellas casas, donde hay bar.


Y llegamos a un cruce, a la derecha sigue el Camino mientras a la izquierda vamos al bar y seguidamente al albergue de peregrinos en el lugar de O Corral da Fonte.