Eres el Peregrino Número

domingo, 30 de agosto de 2015

ALBERGUE Y PUNTO DE APOYO AL PEREGRINO EN CARBALLEDO, UNA ALDEA EN MEDIO DEL BOSQUE. SANTA LOCAIA DE PARGA. GUITIRIZ, LUGO, GALICIA

Punto de Apoyo al peregrino Witericus
Eirexe, cerca de la iglesia de Santa Locaia de Parga
En la parroquia de Santa Locaia de Parga, en el concello de Guitiriz, viniendo de la aldea de Raposeira los bosques frondosos de carballos, pinos y castaños alternan con praderías y diminutas aldeas agrícolas y ganaderas.


Es aquí cuando vemos las señales que anuncian el albergue y punto de apoyo al peregrino que hay en las cercanías.


Así llegamos al cruce de Carballedo, donde unos indicadores de madera nos advierten que en el pueblo, a unos cien metros a mano derecha, está este centro de ayuda a los peregrinos en el que podemos descansar y pernoctar.


Vamos pues rumbo a Carballedo.


Se trata de un pequeño y acogedor albergue privado que lleva el antropónimo suevo origen del nombre de Guitiriz: Witericus.


Un lugar muy acogedor.


Aquí vemos la entrada al bar, al fondo un porche es la entrada al albergue de peregrinos.


Son unas pocas literas en una deliciosa casita rural gallega, pero dispone de las condiciones idóneas que buscan muchos peregrinos amantes de la paz que se vive en estos senderos, apartados de prisas y masificaciones.


El pequeño bar nos permite reponer fuerzas físicas siempre dentro de este mágico reposo en un paraje que se nos revela casi uno de aquellos santuarios naturales celtas o nemeton, en un claro en medio del bosque.


Reponer fuerzas físicas y también anímicas, pues el lugar es punto de encuentro para muchos amigos y entusiastas del Camino, que vienen a charlar de sus impresiones y anécdotas sobre el mismo.


Allí están Helena y su hermana, junto con otros vecinos como Roberto, atentos siempre a todo el acervo cultural, humano, ecológico y paisajístico de esta preciosa senda del Camino Norte a su paso por estas aldeas de Santa Leocadia de Parga, rumbo ya al cercano concejo de Friol, ruta a Miraz y de allí, ya en terminos coruñeses, a Sobrado dos Monxes.


Es por lo tanto punto de apoyo y de información, donde podemos aquirir también recuerdos y objetos relacionados con esta impronta caminera...


 Luego regresamos al cruce para seguir ruta.


Estamos a 93 kilómetros de Santiago.


El bosque impera en el paisaje.


 Llegamos a una casa slitaria en A Conchada.



El Camino sigue así hacia la aldea de Aldar.


Los hórreos, en su diferente tipología según talleres y zonas, elemento fundamental siempre del paisaje gallego.


Atravesamos la aldea de Aldar.


Alguna casa desvencijada.


Otras restauradas.


Cuadras.


Bella casa de corredor.


Algún chalet a la salida de Aldar.


Aquí nos desviamos de la carretera a la derecha por esta espesura.



Hay muchos pinos y helechos.


Aquí, casi sin darnos cuenta, pasamos el Rego de Portocarro.


Y en A Pedranegra dejamos el concello de Guitiriz para entrar en el concello de Friol por Seixón de Abaixo
























 .