Eres el Peregrino Número

lunes, 31 de agosto de 2015

SAN PEDRO MÁRTIR, CONCELLO DE CEE: ANSIANDO LA LLEGADA AL MAR...



Una vez hemos dejado atrás la emblemática capilla de Nosa Señora das Neves en Buxantes, concello de Dumbría, nos internamos por ancha pista a lo largo de las montañas de Pedras Loiras y A Cheda, divisando ya el mar en el horizonte, mar al que ansiamos llegar, pero del que aún no separa un buen trecho.


Es aquí cuando, pasada la Portela de Lousada, llegamos al campo de la ermita de San Pedro Mártir, prado luminoso y abierto al lado del Camino, que es aquí ancha pista. Santuario de animada romería el domingo siguiente a la Ascensión, y al igual que el de Nosa Señora das Neves con su particular Fonte Santa de propiedades sanadoras.


Los peregrinos pueden por su parte hacer buen uso de la que hay aquí en el prado, al lado de la senda. Antes la fuente, curativa para reuma. dolores de pies y verrugas, se hallaba ante la misma puerta.



Pese a su sencillez aparente se trata de un de los templos más antiguos de la comarca, en todo el entorno existen multitud de monumentos funerarios megalíticos, mámoas o campos de túmulos de varios milenios que también están relacionados con estos ancestrales caminos al Fin de la Tierra.


Está en términos de Lobelos, parroquia de Pereiriña y concello de Cee y se sabe que hasta el siglo XV pertenecía al arcipiestrazgo de Trastámara. No se abre muchas veces pero si venimos coincidiendo con la romería podremos ver su interior, así como las imágenes de San Pedro y la Virgen de Fátima.



No se sabe de la fecha de fundación pero se le relaciona con el monasterio de Santa Tasia el cual tenía grandes intereses en la zona y que era residencia del arcipiestre de Trastámara, dignidad eclesiástica compostelana.


Se sabe que en 1741 vivía aquí un eremita con algo de ganado y huertas. Su modesta vivienda desapareció (estaba al norte de la ermita), cuando décadas después el luguar fue asaltado por las tropas francesas. Ahora, además del tendejón para los músicos, hay otro para guardar bancos, mesas y otros objetos. Tiene el nombre de O Peregrino.


Un cruceiro domina la escena...